COPA AMÉRICA | CON Y SIN BALÓN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Chile, pasado y fútbol

Este deporte ha de acostumbrarse a que sus eventos más importantes estén rodeados de inconformes y reivindicaciones

Los chilenos celebran la victoria de su equipo ante Ecuador.
Los chilenos celebran la victoria de su equipo ante Ecuador.E.G. (EFE)

"Pasa por una cosa de la idiosincrasia chilena, que el chileno tiene la facilidad de olvidar, la facilidad de no sentir. Para mí el Estadio Nacional es un estadio que no existe. No soy partícipe de que sea todavía ocupado como Estadio Nacional", me explicaba en su cadencioso hablar andino, Julio Palestro, cuya familia fue torturada en ese escenario durante el inicio de la dictadura de Augusto Pinochet.

Sin embargo, más que falta de memoria o inclinación hacia el olvido, podemos referirnos a una sociedad que a veinticinco años de su transición a la democracia, mantiene una evidente polarización, con su lacerante pasado como cuchillo que rebana todo debate o diferencia.

A unos minutos de la inauguración de la Copa América, en medio de la euforia de aficionados que llegaban y se pintaban, cerca del arrumbado y deslavado letrero que recuerda el uso del estadio como centro de detención, escuché uno de los cánticos más clásicos de Sudamérica, con letra modificada: "¡Que los vengan a ver, que los vengan a ver! ¡Esto no es un gobierno, son puras leyes de Pinochet!". Una protesta de maestros en huelga (de las constantes que nos asemejan a los latinoamericanos de cada país), con la pancarta: "Había una vez un pueblo que sabía más de fútbol que de sus derechos".

Para la derecha, el fútbol era la prueba de que los pobres piensan con los pies; y para la izquierda, el fútbol tenía la culpa de que el pueblo no pensara Eduardo Galeano

De inmediato pensé en el Brasil de la Copa Confederaciones 2013, del lema "un profesor vale más que Neymar" y la pancarta "Japón, te cambiamos nuestro fútbol por tu educación".

El fútbol ha de acostumbrarse a que sus eventos más importantes estén rodeados de inconformes y reivindicaciones (máxime, si quienes dirigen este deporte lo hacen con tal desfachatez). No obstante, tanto la sospecha como la descalificación son asunto viejo. Como Eduardo Galeano lo ponía, "Para la derecha, el fútbol era la prueba de que los pobres piensan con los pies; y para la izquierda, el fútbol tenía la culpa de que el pueblo no pensara".

Culpable perfecto por su poder mediático, por ser la criatura más global que se pueda hallar, por millonario, por heredar al coliseo romano como sitio de distracción y desahogo, pero absuelto por lo que genera y da, por lo que hace vivir y hace sentir, por sus lecciones y devociones.

En eso pensaba cuando entré al estadio y vi esa grada vacía, con las estructuras de madera del trágico 1973, encabezada por el mensaje: "Un pueblo sin memoria, es un pueblo sin futuro".

El letrero no aminora lo que aquí pasó ni lo pretende. No es que Chile tenga amnesia o sea insensible: es que necesita hallar forma de ir hacia adelante sin que eso signifique perdonar u olvidar.

Alberto Lati es periodista deportivo de la cadena Televisa y autor del libro Latitudes: crónica, viaje y balón. @albertolati

Más información
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción