Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si Figo llega a meter ese penalti…”

Históricos de la Juve recuerdan la semifinal contra el Real Madrid de 2003

Pasaron los italianos tras haber perdido 2-1 en el Bernabéu

Madrid - Juventus Ampliar foto
Figo tira un penalti a Buffon en la vuelta de semifinales de 2003. Reuters

Gianluigi Buffon e Iker Casillas, capitanes de Juventus y Real Madrid, son los únicos dos jugadores que quedan de aquella semifinal de Champions de 2003 que enfrentó a los blancos con el conjunto italiano. Los dos guardametas fueron titulares esas dos noches de mayo de hace 12 años. El Madrid había ganado la Novena el año anterior y buscaba repetir final. La Juve de Lippi había conseguido la orejona en 1996. Ganaron los italianos. Más bien, remontaron: después de la derrota por 2-1 en el Bernabéu se impusieron por 3-1 en la vuelta. “Pocas veces he escuchado un boato tan fuerte como el que siguió a esos tres goles”, rememora Del Piero.

“Ese Madrid estaba repleto de fuoriclasse”, añade Alessio Tacchinardi, que ahora trabaja de comentarista en Mediaset Italia. “Yo lo que más recuerdo es que Ronaldo no jugó de inicio en Turín… me volvía loco y al menos durante la primera parte me quitó un problema de la cabeza”, bromea Liliam Thuram, central de aquella Juve. En el Bernabéu, en la ida, marcaron Ronaldo y Roberto Carlos. Y David Trezeguet. “Su gol nos dio la oportunidad de agarrarnos a algo”, dice Mauro Camoranesi.

Trezeguet también marcó en la vuelta, junto a Del Piero y Nedved. Zidane anotó un tanto en el minuto 89. La remontada ya era imposible. “El gol de Trezeguet en la ida nos mantuvo en la eliminatoria, de los demás, de aportar experiencia y garra se encargó el míster, Marcello Lippi. Nos insistió en mantener las líneas muy juntas para no dejar pensar ni respirar a Figo y Zidane. Éramos muy inferiores a ellos por lo que teníamos que plantearnos un partido con un ritmo altísimo. En el único momento en el que bajamos el pistón, Ronaldo se plantó en el área y le hicimos penalti. Lo lanzó Figo, si llega a marcarlo… se habría acabado la eliminatoria. Menos mal que estaba Buffon”, recuerda Tacchinardi que asegura haber vuelto a ver muchas veces ese partido.

“Lo pondría en las escuelas como ejemplo de partido perfecto", dice Tacchinardi

“Lo pondría en las escuelas como ejemplo de partido perfecto: por intensidad, ritmo y calidad de juego”. Del Piero lo corrobora: “Fue uno de los mejores partidos jugados por la Juve”. ¿Tan superior era el Madrid? “Sí. Aparte de los nombres, jugaban bien y ganaban. Recuerdo el sufrimiento en el partido de ida. Nos dominaron durante 90 minutos: nosotros fuimos allí a intentar limitar los daños. Los limitamos gracias a Trezeguet”, apunta Camoranesi.

“A mí me tocó marcar a Zizou. Fue marcaje-marcaje, fui su sombra, no podía concederle ningún espacio porque el fútbol del Madrid se movía alrededor de él. Me desentendía por completo de las jugadas para centrarme en él y en sus pies”, asegura Tacchinardi que esta noche estará en el Bernabéu como comentarista. No hubo grandes celebraciones aquella noche del 14 de mayo de 2003 en Turín.

“La Juve era un equipo con exigencias tan grandes que no se podía celebrar una semifinal”, dice Thuram. “Aparte de eso, la cartulina que vio Nedved, que estaba apercibido y se iba a perder la final, nos quitó las ganas de festejar. Sabíamos que sin él iba a ser mucho más complicado”. 2-1 terminó también el partido en Turín el pasado martes. Resultado idéntico al de 2003. “Es el resultado más feo para el que gana y el menos pesado para el que pierde”, palabra de Tacchinardi. Esta noche se reedita el duelo.

Más información