Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inyección china para el Atlético

El multimillonario Wang Jianlin invierte 45 millones para adquirir el 20% del club madrileño La entidad cree que es la única manera de mantener la competitividad en el futuro

Wang Jianlin saluda a unos niños de la cantera del Atlético de Madrid Ampliar foto
Wang Jianlin saluda a unos niños de la cantera del Atlético de Madrid DIARIO AS

El empresario chino Wang Jianlin se convertirá el miércoles en el tercer socio mayoritario del Atlético de Madrid. Miguel Ángel Gil Marín, máximo accionista del club, y el presidente, Enrique Cerezo, se encuentran ya en Pekín para encabezar la delegación rojiblanca que oficializará el acuerdo que se concretará a través de una ampliación de capital.

El grupo Wanda, el holding empresarial que preside el multimillonario asiático, ha anunciado para mañana una inversión en España de 45 millones de euros, que se corresponde a dicha ampliación de capital del Atlético de Madrid. Esa inyección económica permitirá a Wang hacerse con el 20% del club, en el que Gil Marín seguirá teniendo el control con un 52% de las acciones, Cerezo en torno al 20% y el resto, cerca de un 8%, estará repartido entre el resto de la familia Gil y los accionistas minoritarios. Un hombre de confianza de Wang entrará a formar parte del consejo de administración para controlar la inversión.

Con una deuda de 540 millones de euros al cierre de la temporada pasada, desde el Atlético califican la operación —que implica valorar el club en unos 225 millones— como “positiva” y la única manera de poder mantener la competitividad en los próximos años. En el club consideran que con el nuevo reparto de los derechos de televisión, pese a que puede llegar a doblarlos y pase de 40 a 80 millones, no será suficiente. También se estima que el mercado europeo está saturado y ofrece pocas opciones de expansión y para atraer nuevos inversores.

La lectura interna de la entrada de Wang describe a un inversor poderoso que aportará liquidez y ayudará a generar ingresos a través de diversos contratos de patrocinio con empresas chinas. Durante estos últimos años, ante la negativa de los bancos a concederle créditos, el Atlético ha tenido que recurrir a fondos de inversión en busca de financiación para pagar fichajes o hacer frente a algunos pagos.

Con esas nuevas vías para la obtención de liquidez, el club podría aumentar su presupuesto para las próximas temporadas. La cifra del actual ronda los 120 millones. El Atlético cuenta ya con el patrocinio de Huawei, la multinacional china de las telecomunicaciones, con la que recientemente renovó el acuerdo hasta 2016. Para este verano está prevista una gira del campeón de Liga por China y también se prevé la apertura de media docena de escuelas de fútbol del club en el gigante asiático a través de su Academia de Desarrollo Internacional.

Fue precisamente mediante la colaboración del Atlético con el denominado proyecto Wanda como comenzó la relación entre la sociedad rojiblanca y Wang. Desde 2011, una veintena de jóvenes jugadores chinos viajaban a Madrid para recibir formación futbolística en las categorías inferiores rojiblancas. Valencia y Villarreal también formaban parte de este proyecto.

Desde el Atlético se refieren a Wang como un hombre “apasionado del fútbol que está haciendo todo lo posible para que este deporte crezca y se asiente en China”. El empresario fue quien colocó a Camacho como seleccionador chino y es el patrocinador de la Superliga china. “No necesita al Atlético para abrirse puertas en nuestro país. Ya ha comprado el edificio España (256 millones de euros)”, aseguran en los despachos del Calderón, donde también se hace referencia a la operación como “la noticia más importante de los últimos años fuera del terreno de juego”.

El jueves los dirigentes rojiblancos convocarán una junta extraordinaria de accionistas que se celebrará en el plazo de un mes. En dicha junta se deberá aprobar la ampliación y en los siguientes 30 días se abrirá un plazo de inscripción de acciones con preferencia para los actuales accionistas. En el mes de marzo se culminará la capitalización de Wang.

Tras sobrepasar este verano en cinco millones el límite impuesto por el control económico de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) con la contratación del extremo italiano Alessio Cerci, el Atlético estaba obligado a realizar, como mínimo, una ampliación de capital por el importe rebasado. Como no podía ejecutarla al estar aún en proceso otra por la cual tenía que corregir la de 2003, declarada nula por el Tribunal Supremo, Gil Marín y Cerezo tuvieron que avalar esos cinco millones para que la LFP permitiera la inscripción del futbolista italiano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información