Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos dinero, más talento

El fútbol argentino pide más ayuda estatal y exporta menos futbolistas, lo que repercute en una mejora de su juego

Gago, exjugador del Real Madrid y Valencia, ahora en Boca Juniors. Ampliar foto
Gago, exjugador del Real Madrid y Valencia, ahora en Boca Juniors. Getty

Cinco años de subvenciones del Estado argentino a los clubes de fútbol del país no han sido suficientes para revertir su crisis estructural. El pasado día 21 la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) emitió un mensaje por Twitter en el que recordó que “viene solicitando un ajuste de ingresos por Fútbol Para Todos”, el programa de la TV Pública que emite en forma gratuita los diez partidos de cada jornada de Primera, por el “crecimiento de costos”. La AFA añadió: “Aún no obtuvo respuesta positiva”. Su vicepresidente, Miguel Silva, ratificó este lunes a El País que “no hay un centavo todavía” de los fondos reclamados al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. La inflación, la devaluación del peso en enero pasado, el contagio de la crisis de Europa a una Argentina que con Brasil compite por el liderazgo mundial en exportación de jugadores y el financiamiento del fútbol a otras actividades deportivas de los clubes explican el complejo panorama.

En 2009, en plena crisis mundial que incluyó a Argentina en particular, los clubes pedían más dinero por los derechos televisivos mientras afrontaban una deuda de 977 millones de pesos (179 millones de euros de entonces). Un año antes, los Kirchner habían roto cinco años de buenas relaciones con el Grupo Clarín, el mayor conglomerado de medios de comunicación de Argentina que entonces transmitía la liga por televisión de pago. Un conflicto de cuatro meses entre el Gobierno de Cristina Fernández y su esposo, Néstor Kirchner, fallecido en 2010, y las patronales agrícolas había dividido a Argentina en dos y Clarín había optado por la oposición. Así fue que los Kirchner pactaron con el entonces presidente de AFA, Julio Grondona, la ruptura del contrato con Clarín y firmaron otro por el que la TV Pública transmitiera todos los partidos de Primera. El contrato con el Estado elevó la paga por los derechos televisivos de 268 millones de pesos (49 millones de euros de entonces) que abonaba Clarín a 600 millones de pesos (110 millones de euros de aquel tiempo), un 124% más.

El Gobierno de Fernández solo permite que en las transmisiones de Fútbol para Todos se emitan propagandas sobre su administración. A principios de 2014, año que ha vuelto a encontrar a Argentina en crisis económica, quien acababa de asumir como jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, intentó cambiar el esquema de financiación del Fútbol para Todos e incluir publicidad privada. Iba a firmar un acuerdo para que el programa fuese producido por la la productora Ideas del Sur, propiedad del más popular conductor de la televisión argentina, Marcelo Tinelli, que había sido dueño del Badajoz y ahora es vicepresidente del San Lorenzo. Pero, según la prensa crítica del kirchnerismo, en el último momento intervino el hijo y consejero de Fernández, Máximo Kirchner, para evitar cualquier reforma con el supuesto argumento de que Fútbol para Todos debía seguir siendo un instrumento de comunicación de lo que hace el Gobierno. Capitanich, que había llegado al cargo como eventual presidenciable en las elecciones de 2015, sufrió aquel y otros reveses que lo han llevado a anunciar que el año próximo solo será candidato a alcalde de Resistencia, capital de la provincia norteña de Chaco.

La inflación, la devaluación del peso y la caída en la exportación de jugadores a Europa influyen en la crisis

En julio pasado murió Grondona después de 35 años como presidente de la AFA y comenzó una disputa por su sucesión en los comicios previstos para octubre de 2015, en coincidencia con las generales de Argentina. En este país varios dirigentes de clubes han iniciado allí carreras políticas y diversos políticos "se han servido" de estas instituciones para "potenciarse", según reconoce Silva. Tinelli y el nuevo presidente del Estudiantes de La Plata, el exfutbolista Juan Sebastián Verón, impulsan una reforma del estatuto de la AFA para que los dirigentes con menos de cuatro años de trayectoria en esa asociación puedan postularse para presidirla el año próximo. Buscan su renovación. Mientras tanto, la preside en forma interna el anterior vicepresidente, Luis Segura, y lo secunda Silva, ambos fieles herederos de Grondona.

Segura nombró a Tinelli como secretario de prensa de la AFA. Y como tal, el conductor de la popular versión argentina de Mira quien baila, envió el polémico mensaje de Twitter reclamando dinero al Estado. Los clubes finalizaron 2013 con una deuda de 2.444 millones de pesos (272 millones de euros de entonces), es decir, un 150% más que cuando comenzó la ayuda estatal al fútbol profesional. Claro que la inflación entre 2009 y 2013 sufrió un similar aumento, con lo que en términos reales el pasivo se mantuvo sin cambios, lo que tampoco es motivo de celebración. Lo que ha ido perdiendo valor es el aporte por los derechos televisivos, que subió a 975 millones de pesos (85 millones de euros actuales, después de la devaluación de enero), un 62% respecto de 2009, por debajo de la inflación desde entonces hasta septiembre pasado, que ascendió al 227%. La AFA está cobrando un tercio más que si hubiese seguido con el contrato con Clarín, según una investigación que el periodista Alejandro Casar González publicó en el periódico La Nación. Lo que piden ahora los clubes son 220 millones de pesos (19 millones de euros) adicionales para finalizar 2014, según Casar.

“El fútbol es rentable. Lo que no es rentable son los clubes argentinos, que no son sociedades anónimas, son sociales, para la familia, y en los que el fútbol financia a otros 40 deportes dentro de cada club”, opina el vicepresidente de la AFA. “Y el principal problema de ahora es que por la depresión económica de Europa ya no se venden tantos jugadores ni se pagan cifras siderales, como antes”, añade Silva.

Quizás por esa caída en la exportación de futbolistas la liga local está mostrando un mejor nivel de juego. El River Plate que dirige Marcelo Gallardo y en el que golea el colombiano Teo Gutiérrez está revolucionando con su buen juego y ha exigido más a sus rivales, mientras el San Lorenzo ha ganado  la Copa Libertadores de América, con lo que el trofeo ha vuelto a manos de un club argentino después de cinco años.

Casar también atribuye la actual zozobra financiera del fútbol argentino al aumento de costes y a la devaluación del peso, dado que los contratos de las máximas estrellas locales y de los jugadores extranjeros están atados a la cotización del dólar. Y añade que el mensaje de la AFA por Twitter fue una respuesta de Tinelli a la supuesta presión de Máximo Kirchner para que la asociación no reforme el artículo del estatuto que impide al dirigente del San Lorenzo que se candidatee a dirigir el fútbol argentino en 2015. “Por ahí necesitan un enemigo y me han elegido a mí”, dijo Tinelli en su programa. Fue en la misma semana en que el alcalde de Buenos Aires, candidato a jefe de Estado y expresidente del Boca Juniors, el conservador Mauricio Macri, distinguía a Tinelli con el título de Personalidad Destacada de la Cultura, pese a las críticas por la discutible calidad de sus espectáculos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.