Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El baloncesto español juega al pleno

Los de Orenga desafían la supremacía de EE UU en casa y con la mejor selección de su historia

El alero Alex Abrines, en un entrenamiento de la selección. Ampliar foto
El alero Alex Abrines, en un entrenamiento de la selección. EFE

LeBron, Kobe Bryant, Durant… El 12 de agosto de 2012, en el North Greenwich Arena de Londres y en una inédita y conmovedora imagen nada más concluir una final olímpica, las máximas estrellas de la NBA formaron cola ante el banquillo español para saludar a un desconsolado Pau Gasol, exhausto física y emocionalmente por el esfuerzo que supuso rozar la proeza. Perdió España su segunda final seguida en los Juegos Olímpicos (107-100), pero estuvo a punto de acabar con la supremacía de la multiestelar y multimillonaria selección de Estados Unidos, de la NBA, claro. Dos años después, España vuelve a la carga. “Cuento con un equipo más hecho, más maduro, con jugadores que atraviesan su máximo nivel”, conviene el seleccionador español Juan Antonio Orenga. Y son los mismos con dos excepciones, la de Ricky, entonces lesionado, por Sada, y la de Abrines, por San Emeterio. Todo lo contrario de lo que le sucede al equipo que se perfila como su principal contendiente en la Copa del Mundo.

EE UU defenderá su supremacía, sus dos oros consecutivos en los Juegos y su oro en el último Mundial hace cuatro años, con la escuadra más joven del campeonato, y con un puñado de bajas ilustres. No está siquiera el que iba a ser su líder, Kevin Durant, que ya ejerció como tal en Turquía en 2010 y ha sido el MVP de la NBA la última temporada, y comparece con solo dos de los jugadores que compitieron en el verano de 2012 en Londres: Harden y Anthony Davis.

El escenario, un papel protagonista y una ambición propugnada con convencimiento y sin presunción por su plantilla afirman a España en el eje sobre el que gravita la Copa del Mundo de baloncesto, por supuesto, junto a la de Estados Unidos. Son 24 selecciones, 15 días (del 30 de agosto al 14 de septiembre), seis ciudades (Granada, Bilbao, Sevilla, Gran Canaria, Barcelona y Madrid) y una hoja de ruta que exige la infalibilidad del campeón en los últimos cuatro partidos, una vez que se haya separado el grano de la paja.

EE UU defenderá su supremacía, sus dos oros consecutivos en los Juegos y su oro en el último Mundial hace cuatro años

El primer sorbo del torneo opone hoy a España con Irán en Granada (22.00, Cuatro) y a Estados Unidos con Finlandia en Bilbao (21.30). Los dos gigantes no podrán verse las caras hasta la final. Antes deberán combinar la cocción de su potencial al mismo tiempo que evitan sobresaltos en la primera fase (Irán, Egipto, Brasil, Francia y Serbia están en el grupo A de España; Finlandia, Turquía, Nueva Zelanda, República Dominicana y Ucrania en el grupo C de Estados Unidos). A continuación tratarán de blindarse ante lo que les puede llegar en los partidos ya a todo o nada (Croacia, Argentina, Grecia y tal vez Puerto Rico en la parte del cuadro español y Lituania, Eslovenia y posiblemente México, Australia o Angola en el cuadro estadounidense). La hoja de ruta está trazada, los llenos en Granada y Bilbao, asegurados, la expectación mundial generada, con el anhelado duelo entre España y Estados Unidos como telón de fondo. España, en casa, juega al pleno.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.