Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los seguidores valen una millonada

Líder en todas las redes sociales, el Barcelona genera un negocio de 30 millones de euros anuales derivados del ámbito digital, como venta de entradas, Museo, licencias y patrocinios

Dídac Lee, responsable de Nuevas Tecnologías. Ampliar foto
Dídac Lee, responsable de Nuevas Tecnologías.

No hay una red social que se le resista. El Barcelona es el líder en guarismos y seguidores, dado que acumula más de 72 millones de simpatizantes en Facebook, otros 12 en Twitter, casi 10 en Google+, 3,3 en Instagram, 1,5 en Youtube, 1,1 en Sina Weibo… Una explosión que ha derivado en una vía de comercialización estupenda para el club, que ha cambiado incluso su modo de negociación para lograr contratos de patrocinio de cualquier tipo.

“Antes íbamos a vender a un sponsor chino, por ejemplo, y teníamos un discurso que apenas llegaba al receptor”, cuenta Dídac Lee, directivo azulgrana y responsable del departamento de Nuevas Tecnologías; “pero ahora exponemos los números, los millones de visitantes que hay en nuestras webs especializadas del club, el eco en las redes sociales y sí que encontramos compañeros de viaje”. Tanto es así, que el negocio que genera el club en el ámbito digital se sitúa en torno a los 30 millones de euros, cifra que abarca no solo las licencias, sino todas las acciones vinculadas al mundo digital (como ticketing, E-Commerce, Museo, licencias de patrocinio, contenidos…). “Supone un crecimiento del 43% en los últimos tres años”, esgrimen desde el club. “Mi obsesión, más que un departamento digital al uso de la mayoría de los clubes, era digitalizar por completo al Barça”, expone Lee. Y para lograrlo se definió la tecnología en tres apartados.

El primero consiste en acercar el club al socio. Conseguir que todas las gestiones se puedan hacer on-line. “Por ejemplo, la liberación del Seient lliure a través de la App ya es del 15% en seis meses de uso”, desvelan desde el Barça. “Y aproximadamente un 40% de las gestiones ya se hacen on-line”, abunda Lee. Evolución que también se explica en lo económico; mientras que una gestión presencial cuesta alrededor de 11 euros —por el salario del empleado—, una gestión digital cuesta un euro. “No es por el ahorro, sino por la comodidad”, apunta Lee; “y ese empleado está liberado para hacer otras cosas más productivas”. Otro ejemplo es la lista de espera del abono, puesto que hace cuatro años era un proceso opaco y ahora público, por lo que cada socio sabe cuál es su número de orden para el acceso a un abono. Aunque no todas las iniciativas han tenido éxito; Escoltem, web que recoge las propuestas de los socios hacia la directiva, no ha cobrado el relieve esperado. Desde el Barça, sin embargo, creen que todo será mucho más dinámico y útil con la nueva App denominada Aplicación Madre, donde se aglutinarán todas las aplicaciones del club y que saldrá a la luz en el último trimestre del año.

mientras que una gestión presencial cuesta alrededor de 11 euros —por el salario del empleado—, una gestión digital cuesta un euro

El segundo punto se refiere a la globalización, acercar la entidad al mundo. Para ello, el Barça apostó por adaptar la web del club a lo local, nueve versiones repartidas por el planeta. “Es el concepto GLOCAL; pensamos en global y actuamos en local”, define Lee. Así, no es raro que en la festividad musulmana de la Fiesta del cordero, la web árabe del Barça recoja celebraciones de azulgranas; que en la versión china se haga una entrevista al campeón del mundo de bádminton —que es culé—; o que en la de Indonesia se haya creado la figura de un embajador que es una celebrity en el país. “Esto repercute en el seguimiento en las redes sociales”, concede Lee. “El tráfico es de siete millones de usuarios únicos mensuales”, interceden del club; “las nuevas webs han doblado el tráfico en los últimos tres años”. Como los ingresos.

La respuesta del tráfico se traduce en la generación de nuevos ingresos. Como las licencias digitales para las aplicaciones nuevas, tipo videojuegos, como ticketing, como comercializar camisetas por Internet donde no hay puntos de venta… Y, sobre todo, patrocinios a través del argumento Internet y redes sociales. “Es que es un argumento muy bueno y por eso hemos batido el récord de ingresos”, explica Lee. Compañeros de viaje como la cerveza Chang en Tailandia o Tecate en México —allí no vende Damm—, la cadena de electrónica Suning en China, la bebida Big Cola en Centroamérica… “Pero todo esto es mérito de marketing”, remata Lee. Y de los seguidores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.