Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘Jimbo’ atrapa a Sergio Sánchez

El atleta leonés, en libertad con cargos por tráfico de sustancias dopantes después de declarar en una comisaría de León por su implicación en la trama de Penti e Iván Hierro

Sergio Sánchez ganando la plata en el Mundial de Doha. Ampliar foto
Sergio Sánchez ganando la plata en el Mundial de Doha. J. A. Miguelez

A Sergio Sánchez le esperaban en León. Apenas regresó a su ciudad tras casi un año de ausencia, el atleta fue citado en una comisaría, donde declaró por su presunta implicación en una trama de tráfico y venta de sustancias dopantes. Después de declarar, el miércoles por la tarde, Sánchez, de 31 años y subcampeón mundial de 3.000 metros en pista cubierta en 2010, salió en libertad con cargos, como informó la agencia Efe, imputado por tráfico de EPO. Este delito está castigado en España con penas de cárcel de hasta dos años.

La investigación, que tuvo un primer destello en marzo pasado y está dirigida desde un juzgado de Cantabria, continúa, pero tiene raíces en el pasado.

En otoño de 2013, cuando su positivo por EPO en el campeonato de España de 5.000 metros, que ganó, la policía comenzó a investigar las relaciones y andanzas de Sergio Sánchez en su tierra, León. Se trata de un procedimiento habitual en España desde que entró en vigor la ley que penaliza el tráfico y el suministro de sustancias dopantes a deportistas. La investigación fue de corto recorrido e infructuosa. Debió ser archivada poco después de iniciarse, pues el atleta, tras ser suspendido dos años en noviembre pasado, emigró de León para trabajar en Alemania y Suiza. Pero el asunto se complicó. Una investigación diferente y paralela acabó, casi un año más tarde concluyendo que a quien había que investigar para conocer el origen de la EPO con que se dopó Sánchez no era a su entorno, sino al propio atleta, consumidor y vendedor según la imputación policial.

En otoño de 2013, dio positivo por EPO en el campeonato de España de 5.000 metros, que ganó

Pocos meses más tarde, en marzo de 2014, se desarrolló en Andalucía (principalmente en Lucena y Sevilla) y Cantabria la llamada Operación Jimbo. Entre la decena de detenidos acusados de posesión, suministro y tráfico de sustancias dopantes, destacaban dos nombres de atletas conocidos. Uno era el del sevillano Antonio Jiménez Pentinel, una de las glorias del atletismo nacional (campeón de Europa de 3.000 metros obstáculos en 2002, entre otros logros), quien, aún en activo, fue suspendido cautelarmente por la agencia antidopaje, una suspensión que no se mantiene ya.

El otro nombre llamativo era el del cántabro Iván Hierro, quien durante su carrera no se labró tan buen palmarés como Penti, y no tan sabroso para el morbo de los aficionados, pero que para la policía tenía un interés mucho mayor. Por un lado, los investigadores, después de analizar las escuchas y lo hallado en la docena de registros de la Operación Jimbo, productos, discos duros, intercambio de emails y demás, llegaron a la conclusión de que el cántabro podría ser considerado uno de los elementos más importantes de la trama, si no el cerebro. Esta es una de las razones por las que es un juzgado cántabro quien centraliza una investigación que afecta a varias provincias.

La investigación, que tuvo un primer destello en marzo y está dirigida desde un juzgado de Cantabria, continúa

Por otro lado, Hierro es amigo íntimo de Sergio Sánchez, con quien comparte entrenamientos y vivencias. Fue Hierro precisamente, en su faceta de colaborador en un programa de Radio Cantabria, quien en abril de 2011 le hizo a Sánchez una entrevista de la que el atleta leonés salió con una sanción (posteriormente anulada) por injurias contra Jaime Lissavetzky, entonces secretario de Estado para el Deporte.

No fue Sánchez, el campeón, el único atleta de 5.000 metros que dio positivo en los campeonatos de España de 2013. También, y también por EPO, fue castigado el segundo clasificado, el atleta de Guadalajara Alberto Lozano. Justamente, un mes antes de los campeonatos, en junio, durante la llamada Operación Gym-Sin, la policía había desarticulado en Alovera (Guadalajara) otra red de venta de productos dopantes. Entre los detenidos e imputados figuraba Álvaro Lozano, atleta y hermano gemelo del subcampeón de España. Sergio Sánchez y Alberto Lozano, ambos suspendidos dos años, fueron descalificados de la carrera. El título recayó en el tercer clasificado, Alemayehu Bezabeh.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.