Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia festeja un pase histórico

La selección cafetera elimina a la bicampeona Uruguay y el pais sudamericano celebra en las calles el triunfo de la Tricolor

Aficionados colombianos celebran en Bogotá.
Aficionados colombianos celebran en Bogotá. REUTERS

En Colombia no cabe más emoción. Es la primera vez que la selección colombiana llega a los cuartos de un campeonato mundial de fútbol, que lo consigue gracias a un triunfo indiscutible ante Uruguay, la garra charrúa, bicampeón mundial y cuarto lugar en Sudáfrica 2010. Porque la Tricolor ha conseguido este triunfo con dos goles de James Rodríguez, el mismo que la FIFA consideró el mejor de la primera fase y hoy, con 22 años, es el jugador con más anotaciones en el Mundial y el máximo ídolo en el país sudamericano. Colombia, hoy, ya hizo historia.

El país entero vivió paralizado los 90 minutos de un partido que resultó menos enredado de lo que se esperaba. Después de la sanción a Luis Suárez, el temor por un Uruguay herido en su orgullo había hecho dudar a algunos de una victoria del equipo colombiano. Pero ganó el talento y el juego en equipo de un grupo de jugadores que más que una selección es una familia.

Esa camaradería y compromiso se han reflejado en los colombianos que, con cada partido, son más optimistas. La esperanza de llegar más allá que en cualquier otro mundial ya se logró, ahora el sueño es mucho más grande: es posible lograr la Copa del Mundo.

Ahora el sueño es mucho más grande: es posible lograr la Copa del Mundo

Ese anhelo es el que más se repite en las redes sociales que se han inundado con agradecimientos y felicitaciones a cada uno de los jugadores, a James, el goleador; a Ospina, el portero que realizó varias atajadas magníficas; a Cuadrado que aguantó los golpes y a todo el equipo. También a José Pekerman, el técnico argentino a quien ya le piden nacionalizarse colombiano.

Fue una fiesta de todo el país, en los hogares y en algunos parques y calles donde los alcaldes organizaron pantallas gigantes y orquestas para que el partido se convirtiera en una fiesta. Y así fue, apenas sonó el pitazo final, los gritos y alientos se cambiaron por el baile y la rumba, especialmente la llamada “salsa choque”, la misma que los futbolistas colombianos ya impusieron para celebrar cada uno de sus goles.

Y toda la fiesta, acompañada por los llamados de los jugadores, dirigentes y alcaldes para celebrar en paz.

La euforia es total. El Tiempo imprimió una edición extra con el título de “Histórico, a cuartos y con el goleador” y los demás diarios no se contuvieron en elogios “Oh, júbilo inmortal”, “Maracanazo a la colombiana”, “Mordisco histórico”, son algunos de los titulares que circulan ya.

El presidente Juan Manuel Santos y su equipo de gobierno siguieron el partido con miembros de las Fuerzas Armadas y minuto a minuto lo comentaron en twitter. Al final, su mensaje a los jugadores: “Estamos en 4tos!!! Felicitaciones mi Selección!!! Felicitaciones Colombia!!! ¡¡¡Qué orgullo!!!”.

En muchos lugares hubo toneladas de harina y espuma, y caravanas de coches contuvieron el tráfico, pese a que en la mayoría de ciudades capitales había probibición de consumo de licor y de tránsito de autos y motos, para evitar desmanes y víctimas. La campaña por una celebración sin muertos fue la premisa en todo el país.

El tema sigue siendo la selección de Colombia y las ganas de triunfo, solo que el rival ya es otro: Esto apenas comienza, el viernes toca Brasil.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fe de errores

Una versión anterior de este artículo indicaba que Uruguay había ganado el tercer lugar en el campeonato de Sudáfrica de 2010. En realidad ganó el cuarto sitio.