Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sistema del sorteo de grupos del Mundial es injusto. Cambiémoslo

El autor carga contra el actual método de configuración de la primera fase del Mudial, y propone una técnica más equilibrada

Dilma Rousseff y Josepp Blatter (centro), en el sorteo del Mundial Ampliar foto
Dilma Rousseff y Josepp Blatter (centro), en el sorteo del Mundial REUTERS

El controvertido sorteo del Mundial de Futbol, en el que la composición de los bombos ha suscitado fuerte polémica, ha dejado en evidencia la injusticia de un sistema fundamentalmente mal concebido. Sin embargo, existe una manera sencilla de solucionar este problema.

Este año, cinco continentes están representados en el Mundial: Europa (13 equipos), Sudamérica (6), África (5), Norte y Centroamérica (Concacaf, 4) y Asia (4, incluido Australia que se integra en este grupo). Al dividir los 32 equipos en ocho grupos de cuatro, la FIFA se guía por dos principios legítimos: el equilibrio y la separación geográfica.

El sorteo del Mundial deja en evidencia la injusticia de un sistema mal concebido. Sin embargo, existe una manera sencilla de solucionar este problema.

El principio de equilibrio significa que los ocho grupos deben tener un nivel competitivo similar, mientras que el principio de separación geográfica implica que no haya dos equipos de un continente en el mismo grupo (con la excepción de Europa que puede tener dos equipos en un mismo grupo como máximo).

El sistema actual da prioridad al criterio geográfico a expensas del principio de equilibrio dividiendo primero a los 32 equipos en cuatro grupos llamados "bombos". Esta es la composición de los cuatro bombos iniciales que fue anunciada por la FIFA en Diciembre de 2013, tres días antes del sorteo:

- BOMBO 1 (Cabezas de serie): Brasil, España, Alemania, Argentina, Colombia, Bélgica, Uruguay y Suiza.

Utiliza el simulador de The New York Times para elaborar grupos según el modelo propuesto

- BOMBO 2 (África / Sudamérica): Argelia, Camerún, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, Chile y Ecuador.

- BOMBO 3 (Norte y Centroamérica / Asia): Costa Rica, Honduras, México, Estados Unidos, Australia, Irán, Japón y Corea del Sur.

- BOMBO 4 (Europa): Bosnia-Herzegovina, Croacia, Inglaterra, Francia, Grecia, Italia, Holanda, Portugal y Rusia. (Debiendo cambiar a uno de estos equipos al Bombo 2 día del sorteo).

la FIFA se guía por dos principios legítimos: el equilibrio y la separación geográfica.

En el sorteo, cada grupo de cuatro incluye un equipo elegido aleatoriamente de cada bombo. En este sistema se consigue un nivel mínimo de equilibrio poniendo a los equipos más fuertes y al país anfitrión en el bombo 1, los cabezas de serie. A continuación la FIFA forma los bombos 2, 3 y 4 usando el criterio geográfico únicamente, ignorando en qué posición del ranking mundial está cada equipo. Este año el bombo 2 se compuso con los equipos africanos más Chile, Ecuador y un equipo adicional procedente del bombo europeo (que al final resultó ser Italia). El bombo 3 se formó con los equipos de la Concacaf y por Asia. El bombo cuatro agrupó a los ocho equipos europeos restantes. De esta forma, es fácil asegurar la diversidad geográfica.

Pero muchos aficionados se quejan, con razón, de que este sistema es injusto. Estados Unidos, por ejemplo, a pesar de ser el 13º equipo mejor clasificado del mundo fue incluido en el bombo 3 con el 24º, 31º, 44º, 49º, 56º y 57º. De esta manera se asegura que jugará contra un cabeza de serie (clasificados 1º al 7º) o Brasil (el 11º) y contra un equipo Europeo del bombo 4 (clasificados del 8º al 21º), y que en ningún caso se enfrentará a los débiles equipos asiáticos (clasificados del 44º al 57º). De hecho, Estados Unidos acabó en el que muchos consideran el grupo más duro (el "grupo de la muerte", junto con Alemania (2º), Portugal (14º) y Ghana (23º).

Los chilenos también tienen derecho a sentirse perjudicados ya que siendo el 12º equipo del mundo fueron incluidos en el bombo 2 con países que van desde el 17º al 59º puesto terminando automáticamente en un grupo con dos equipos europeos, uno entre el 1º y el 7º del mundo y otro entre el 8º y el 21º. Y así ocurrió: Chile quedo encuadrado junto con España (1º) y Holanda (8º), los dos finalistas de 2010.

El evento deportivo más importante del mundo se merece el sorteo más justo posible, a la altura de su prestigio y de la pasión que despierta por todo el planeta.

El punto más polémico del sorteo (que algunos han llegado a llamar el "potgate") vino cuando la FIFA decidió que el equipo europeo que debía incluirse en el bombo 2 sería designado aleatoriamente. En ediciones anteriores el equipo europeo peor clasificado era el escogido para cambiar de bombo, que en este caso habría sido Francia, mientras que con el nuevo criterio se ponía en peligro por igual a selecciones mucho mejor clasificadas. Esto provocó la reacción airada de federaciones, aficionados y periodistas, señalando que el Secretario General de la FIFA, el francés Jérôme Valcke, fue quien sugirió el cambio, y sospechando que otro influyente compatriota, el presidente de la UEFA Michel Platini, ayudó a que se aprobara.

Al día siguiente, el periódico deportivo italiano Corriere dello Sport bramaba en su titular: "Sorteo del Mundial 2014: Que escándalo!"

Dicho esto, el propósito de este artículo es probar que un sorteo más equilibrado, y al mismo tiempo respetuoso del criterio geográfico, es posible organizando los bombos de manera diferente.

Esta es mi propuesta:

Las 32 selecciones se agruparían en ocho bombos de cuatro equipos cada uno siguiendo sus respectivas clasificaciones en el ranking mundial. En el bombo 1 pondríamos a los cuatro equipos mejor clasificados (en este caso Brasil, España, Alemania y Argentina), en el bombo 2 los cuatro siguientes (Colombia, Bélgica, Uruguay y Suiza), y así sucesivamente (si no le gustan los rankings de la FIFA puede usar Elo ratingos, por ejemplo, el método funciona con cualquier clasificación). Para asegurarnos el equilibrio, los equipos del bombo 1 se agruparían con los de los bombos 4, 5 y 8 (primer sorteo), mientras que los equipos del bombo 2 jugarían contra los de los bombos 3, 6 y 7 (segundo sorteo).

Antes de sortear los equipos de los bombos 3 al 8 sortearíamos primero sus continentes. Este año, por ejemplo, el bombo 4 habría contenido tres equipos europeos y uno de la Concacaf, mientras que el bombo 5 tendría a tres europeos y un africano. El bombo 8 tendría a tres selecciones asiáticas y una africana. Eso nos deja con 6 posibles distribuciones continentales en el primer sorteo cumpliendo con el principio de separación geográfica, siendo la siguiente una de ellas:

- Brasil, Europa, Europa, Asia.

- España, Europa, África, Asia,

- Alemania, Concacaf, Europa, África.

- Argentina, Europa, Europa, Asia.

Para el segundo sorteo, 24 distribuciones continentales de los bombos 3, 6 y 7 cumplen con el criterio geográfico. El día del sorteo, escogeríamos en primer lugar dos combinaciones geográficamente aceptables de manera aleatoria, una para el primer sorteo y otra para el segundo. Para hacer esto, este año habríamos podido utilizar dos dados, uno de 6 caras y otro de 24.

A continuación sortearíamos los equipos. Empezando por el bombo 8 escogeríamos a los equipos de forma secuencial, que serían asignados al primer sitio disponible para sus respectivos continentes. En el ejemplo de arriba, si Camerún es escogido primero en el bombo 8 iría directamente al grupo de Alemania. Después, si Irán es escogido en segundo lugar iría al grupo de Brasil, y así sucesivamente. Una vez terminado, repetiríamos la misma operación para los bombos 7 al 3.

Además, para asegurar el equilibrio de los cruces posteriores a la fase de grupos, los cabezas de serie 4, 5 y 8 serían asignados aleatoriamente a los grupos C, E y G, y los cabezas de serie 2, 3, 6 y 7 a los grupos B, D, F y H (El grupo A está reservado para el anfitrión, Brasil). Al contrario que el sistema que utiliza la UEFA actualmente para formar los grupos de la Liga de Campeones, este sistema es totalmente justo: Todos los posibles resultados son igualmente probables.

He realizado un nuevo sorteo siguiendo estas nuevas reglas, y el resultado ha sido :

A: Brasil, Bosnia- Herzegovina, Rusia, Irán

B: Bélgica, Chile, Ghana, Japón

C: Argentina, Grecia, Croacia, Corea del Sur

D: España, Portugal, Costa de Marfil, Australia

E: Suiza, Holanda, Ecuador, Honduras

F: Uruguay, Inglaterra, Costa Rica, Nigeria

G: Colombia, Italia, México, Argelia

H: Alemania, Estados Unidos, Francia, Camerún

Mientras que los grupos formados por la FIFA son :

A: Brasil, Croacia, México, Camerún

B: España, Holanda, Chile, Australia

C: Colombia, Grecia, Costa de Marfil, Japón

D: Uruguay, Costa Rica, Inglaterra, Italia

E: Suiza, Ecuador, Francia, Honduras

F: Argentina, Bosnia-Herzegovina, Irán, Nigeria

G: Alemania, Portugal, Ghana, Estados Unidos

H: Bélgica, Argelia, Rusia, Corea del Sur

Comparando ambos resultados, los nuevos grupos son más equilibrados. Nigeria sustituye a Italia en el grupo que contiene a Inglaterra. Holanda reemplaza a Francia en el grupo E. Chile y Estados Unidos tienen un grupo más justo para pasar a dieciseisavos. Oh, y además eliminamos la posibilidad de una nueva polémica como la del "potgate": Inglaterra, Italia y Uruguay nunca podrían acabar en el mismo grupo, al igual que España, Holanda y Chile.

Comparando ambos resultados, los nuevos grupos son más equilibrados.

Este nuevo sistema es sencillo, totalmente justo, proporciona resultados equilibrados y respeta la diversidad geográfica de los grupos, además de ser un formato atractivo para hacer del sorteo un evento mediático a nivel mundial.

Creo que así es como debería realizarse el sorteo, y espero poder convencer a la FIFA y a los aficionados. El evento deportivo más importante del mundo se merece el sorteo más justo posible, a la altura de su prestigio y de la pasión que despierta por todo el planeta.

Julien Guyon es matemático francés y aficionado al futbol. Todos los detalles sobre este sistema alternativo están disponibles en la web de la SSRN (Social Science Research Network). Este artículo ha sido publicado también en The New York Times y en Le Monde. Traducción: Gonzalo Muñoz

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información