Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosell rendirá cuentas al juez, no al socio

El presidente del Barça se pone a disposición del magistrado para esclarecer el fichaje de Neymar, cuyo coste final podría acercarse a los 95 millones si se le suman todas las partidas y el sueldo

Sandro Rosell, en rueda de prensa Ampliar foto
Sandro Rosell, en rueda de prensa REUTERS

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, solicitó ayer al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que admita a trámite la querella presentada por el socio Jordi Cases por el fichaje de Neymar. “Pido con todo mi respeto al magistrado que me cite a declarar”, afirmó el máximo mandatario del Barça. “Le explicaré lo que quiera y necesite. No hay nada que tapar. Y le ruego que si es posible no haga durar mucho el proceso, que me llame pronto, y así nos saltaremos todo lo de las cláusulas de confidencialidad que no han sido puestas por nosotros sino por las demás partes”. Y, después de reivindicar la “transparencia del consejo”, subrayó: “Nos reafirmamos por enésima vez: Neymar costó 57,1 millones”.

Rosell no respondió a la pregunta de si comparecerá como testigo o como imputado y cuando se le demandó por qué prefería explicarse frente a un juez que ante un socio replicó: “Por la cláusula de confidencialidad”. El presidente, incómodo, dijo reiteradamente ante cada pregunta sobre el caso: “Ya vale”. El portavoz del club, Toni Freixa, que compareció con Rosell y los vicepresidentes Javier Faus y Jordi Moix, para explicar el proyecto del nuevo Camp Nou, ya no admitió más requerimientos respecto al asunto Neymar. Ruz preguntó ayer precisamente al fiscal si antes de decidir sobre la admisión de la querella debe pedir al Barça dos contratos por valor de 16,9 millones de euros, que de acuerdo al querellante sirvieron en realidad para pagar la incorporación del delantero brasileño.

La palabra de la junta se ha puesto en duda ante la falta de explicaciones

La palabra de la junta directiva se ha puesto hasta ahora en duda porque no ha encontrado la manera de explicar que solo pagó 57,1 millones por fichar a Neymar. No le ayuda la “cláusula de confidencialidad” a la que se acogió inicialmente —por decisión de los implicados— para no dar detalles de una negociación que requirió “una ingeniería negocial”, en terminología utilizada en un comunicado oficial de la entidad. Así se explicarían las operaciones adicionales que el club desvincularía del fichaje del brasileño.

A los 40 millones abonados a la sociedad N&N —propiedad de la familia Neymar— y a los 17 pagados al Santos, club de procedencia del futbolista —57 en total— habría que añadir dos cantidades que el club no vincula con la incorporación del jugador: 7,9 millones por los derechos preferenciales sobre tres jugadores del propio Santos y 9 millones por dos partidos amistosos.

El diario El Mundo agregó ayer a la operación otras tres cantidades: 10 millones de prima de fichaje, 2,6 millones por la comisión del 5% que le corresponde al agente —el padre del jugador— y 8,5 millones por comisiones a la familia del futbolista por trabajos sin condiciones como la de buscar talentos, captación de publicidad y fines sociales. La suma de las distintas cantidades da como resultado 95 millones. Florentino Pérez, presidente del Madrid, quien también intentó fichar a Neymar, aseveró cuando se retiró de la puja que al Barça la incorporación del jugador le supondría un gasto de 100 millones.

Aunque no se ha referido ni negado ninguno de los documentos que se le atribuyen, el Barça entiende que solo 57,1 millones son imputables a la operación del fichaje. Las demás partidas serían operaciones paralelas y habrían servido para completar el sueldo del futbolista, cuya ficha oficial es de 11 millones de euros brutos en cinco temporadas.

Los ingresos del futbolista pueden alterar la escala salarial de la plantilla

Varios portavoces del club coinciden en que no se ha cometido ninguna ilegalidad ni un delito de apropiación indebida, ni tampoco ha habido distracción económica sino que su actuación ha sido “impecable”. El demandante reitera en cambio que se ha ocultado a los socios una información que debía ser pública. La transparencia a la que alude reiteradamente el presidente ya se cuestionó cuando se dieron a conocer detalles inicialmente no sabidos sobre el contrato con Catar.

Los ingresos de Neymar pueden provocar en cualquier caso la alteración de la escala salarial de la plantilla azulgrana, y muy especialmente la mejora del contrato de Messi, y por otra parte la intervención de Hacienda.

Tampoco han quedado claros por el momento aspectos del contrato de Neymar en los que se especificarían ingresos por premios como podrían ser la conquista de trofeos individuales, como la Bota o el Balón de Oro. Hay que recordar al respecto que uno de las personas claves en la operación, el agente brasileño André Cury, ha pasado a formar parte del equipo de colaboradores del Barcelona.

“No tenemos problema en contarlo todo”, intervino Rosell, después de reiterar que una cosa es el fichaje y otra los conceptos que afectan a la “confidencialidad”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información