fórmula 1

La Generalitat Valenciana “no pagará penalización” por el GP de fórmula 1

Alberto Fabra abre la puerta a una futura colaboración público-privada para que se pueda volver a celebrar la prueba

Vista del circuito de Valencia.
Vista del circuito de Valencia. Carles Francesc

Valencia renuncia al Gran Premio de Europa de fórmula uno. La mala situación económica ha llevado al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, a negociar una rescisión del contrato firmado en su día por Francisco Camps sin tener que pagar la penalización prevista.

El presidente valenciano admitió ayer que ultima con el patrón de la F-1, Bernie Ecclestone, la ruptura del contrato sin que se aplique la penalización prevista por no organizar las dos últimas carreras. Según fuentes conocedoras del contrato, la penalización, en caso de rescisión, se eleva a casi 54 millones de euros, que es el coste del canon previsto por las dos carreras anuladas. A cambio de renunciar a la penalización, Ecclestone reclama la cesión del material utilizado (10 kilómetros de vallas homologadas, entre otros elementos) para acondicionar el circuito urbano de Valencia.

“Con las cifras de las que estamos hablando, no podemos competir, pero dejamos la puerta abierta para cuando haya un cambio de ciclo económico y una mayor participación del sector privado”, explicó Fabra en una entrevista en la televisión autonómica valenciana.

Fabra lamentó que el Gobierno catalán rompiese el acuerdo verbal para alternar las pruebas de Montmeló y Valencia y celebrar una sola carrera al año en España.

Un acuerdo frustrado

Tras la ruptura del acuerdo, el presidente de la Generalitat hizo un último intento este verano para salvar la carrera urbana de F-1 con la colaboración económica del Ayuntamiento y la Diputación de Valencia, que se negaron a asumir el coste del evento a partes iguales. La negativa fue especialmente explícita en el caso de la alcaldesa Rita Barberà, que incluso se negó a estudiar la posibilidad de trasladar la carrera al circuito valenciano de Cheste para abaratar el esfuerzo económico.

Barberá, que mantiene una relación tirante con Fabra, lamentó ayer que la ciudad pierda uno de sus principales torneos, pero recalcó que no piensa “reprochar nada a nadie”. La alcaldesa de Valencia admitió que nunca tuvo demasiada fe en la alternancia con la cita de Montmeló. Para Barberà, la “generosidad” de Ecclestone al no aplicar la penalización lo acerca aún más a Valencia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50