Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El entusiasmo de Madrid 2020 tropieza con el dopaje

Los miembros del COI dedican dos de sus cuatro preguntas al dopaje tras una presentación en la que destaca la intervención del Príncipe

Por sorteo, Madrid ha sido la última candidatura en tratar de convencer al Comité Olímpico Internacional (COI) para que le confíe la organización de los Juegos de 2020. Esperaba así quedarse en la retina de los 97 miembros del organismo y lograr hasta una decena de votos de indecisos. Para ello ha intentado transmitir su entusiasmo, a sabiendas de que todos conocen ya la candidatura (se ha hecho un repaso minucioso en vídeo, en cualquier caso); los discursos políticos han sido romos, y la candidatura parecía más preocupada en explicar por qué se presentaba por tercera vez. Las principales bazas han sido un vídeo en el que se mostraba la plaza de España como escenario de un espectáculo a medias entre una competición deportiva y un concierto, y, sobre todo, una entusiasta y emotiva intervención del Príncipe. En la ronda de dudas y preguntas, y en la posterior rueda de prensa, ha aflorado un obstáculo que la candidatura creía tener controlado pero que causa aún preocupación en el movimiento olímpico: el dopaje.

Dos preguntas de los integrantes del COI han destapado el punto débil de la candidatura: una general, sobre qué esfuerzos va a hacer España para evitar escándalos como los de años anteriores, y otra más concreta y dañina sobre la Operación Puerto, "cuyas bolsas de sangre se destruyeron sin saberse a quiénes pertenecían". La sentencia privó a las agencias antidopaje de las 211 bolsas de los deportistas acusados -decisión recurrida después por la fiscalía-. Ha respondido el presidente de la candidatura y del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, para quien España está “a la altura de los países que más luchan contra el dopaje, no solo en el número de controles, sino por el compromiso del Gobierno y de los atletas”.

El Ejecutivo se comprometió a cambiar la ley antidopaje, “adaptándola a todas las exigencias de la Agencia Internacional”, ha afirmado Blanco. “Hemos tenido un problema por haber endurecido a la ley; al llevar la cuestión al terreno judicial, con las máximas garantías, se ha alargado el proceso de la Operación Puerto”, ha añadido Blanco, comprometiéndose a que algo así no volverá a suceder con la nueva legislación aprobada el pasado mes de junio, a toda prisa para llegar a tiempo para la elección olímpica.

Hemos tenido un problema por haber endurecido a la ley; al llevar la cuestión al terreno judicial, con las máximas garantías, se ha alargado el proceso de la Operación Puerto"

Alejandro Blanco

El primero en hablar hoy ha sido Juan Antonio Samaranch Salisachs. El hijo del expresidente del COI, que llevó los Juegos a Barcelona 92, ha felicitado a Tokio y Estambul por sus presentaciones y les ha deseado suerte... para 2024. Samaranch ha citado a su padre en su intervención, e incluso lo ha recordado con una fotografía, para recalcar que el COI debe elegir a una ciudad ya preparada para asegurar los Juegos. “¿Por qué nos presentamos por tercera vez? Porque es lo responsable. ¡Cómo no podríamos hacerlo! Les prometemos unos Juegos que tienen sentido financieramente en una ciudad que está hecha para acogerlos”, ha añadido. Acompañado por los otros dos miembros españoles del COI, Marisol Casado y Patxi Perurena, ha recalcado que “Madrid necesita los Juegos, quiere los Juegos, y tiene sentido más que nunca que tenga los Juegos”.

A continuación han intervenido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella. Sus discursos han sido planos, limitados a repetir las directrices generales de la candidatura y con la vista en escenificar el respaldo de todas las Administraciones (los miembros del COI tienen a veces dificultad para entender el reparto competencias español) a la candidatura.

Rajoy, más enfático de lo habitual por consejo del entrenador de la candidatura, apretando el puño para recalcar sus palabras pero leyendo su discurso en papel (al contrario que el resto de intervinientes de las tres candidaturas), ha insistido precisamente en el apoyo de todas las fuerzas políticas y sociales a Madrid, una aspirante “sólida, segura y fiable”. “Nuestra capacidad organizativa y financiera no deja lugar a dudas, Madrid siempre ha cumplido y cumplirá sus promesas. Presenta la base financiera más responsable y razonable de la historia olímpica reciente”, ha concluido, tras presentar una serie de cifras macroeconómicas, ninguna concluyente, para vender la supuesta solidez española.

Tras las intervenciones más institucionales, la tormenta con la que ha despertado Buenos Aires ha dejado sin señal las televisiones y la señal interna, por lo que la exposición no ha podido ser seguida fuera del salón donde se encontraban los integrandes del COI hasta la intervención de Alejandro Blanco. Sin embargo, no se ha podido escuchar a Pau Gasol, que, según ha reconocido después en rueda de prensa, ha emocionado a la delegación con varias anécdotas sobre sus recuerdos olímpicos. La candidatura ha mostrado en un vídeo con el apoyo de Antonio Banderas, Plácido Domingo y Alejandro Sanz, que han tratado de responder de nuevo a la pregunta de por qué una tercera vez: "¿Tiene sentido no abandonar nunca, tras años preparándose para estar listo, para hacer historia? ¿Tiene sentido sentirse orgulloso y nunca abandonar? Sí, Madrid tiene sentido".

Estamos aquí por tercera vez porque creemos en los valores olímpicos. Se lo pido en nombre de toda la nación, estamos preparados"

El príncipe Felipe

La intervención final, y la más relevante por su emotividad y mensaje (en español, ingles y francés), ha sido la del Príncipe, que ha personalizado en sí mismo la ilusión olímpica. Ha aclarado que la crisis "no es una amenaza sino una oportunidad, porque el deporte es la principal inversión posible y no se mide en euros. El deporte da dignidad, tolerancia y respeto. Esa magia de los valores olímpicos explica porque es tan importante esta candidatura. Necesitamos los Juegos ahora y para las generaciones futuras".

El Príncipe ha recordado su papel de abanderado olímpico y atleta en Barcelona 92: "Allí aprendí que no se debe practicar el deporte por la gloria sino para celebrar la vida". "¿Por qué votar por Madrid? Primero, porque se basa en los logros tangibles de las tres veces anteriores. España ha tomado las decisiones difíciles durante los últimos diez años para presentar unos Juegos responsables y pagables. Madrid será un socio fiable para el movimiento olímpico. Y este intento es muy importante, toda España quiere los juegos. Me dirijo a ustedes como padre de dos hijas que esperan un futuro mejor. He visto los Juegos en otros sitios y sé que lo que pueden ofrecer a un país. Estamos aquí por tercera vez porque creemos en los valores olímpicos. Se lo pido en nombre de toda la nación, estamos preparados. Podemos escribir un brillante capítulo de la historia olímpica, y España seguirá así su camino hacia un futuro brillante", ha concluido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información