Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Favoritos de otra pasta

Mientras Errani lamenta su incapacidad para aguantar la presión, Djokovic, Nadal, Murray y Federer la asumen como un privilegio

Djokovic golpea la pelota ante Becker. Ampliar foto
Djokovic golpea la pelota ante Becker. EFE

Sara Errani, número cinco mundial del ránking individual y número uno del de dobles, apenas puede dormir por las noches. La finalista de Roland Garros 2012, que perdió en segunda ronda con Penetta (6-3 y 6-1), sufre una parálisis competitiva que nace en su propio éxito. “No sé qué ocurre”, reconoció en Nueva York. “Creo que es la presión [de ser favorita]. Estoy sintiendo mucha. Todo se me hace muy difícil. No quiero salir a la pista. No quiero jugar. No quiero estar ahí fuera. Me siento mal. No tengo ningún problema con salir, luchar y perder. El problema es salir y no luchar”.

Emocionada, la italiana, de 26 años, retrató lo que separa a Novak Djokovic, Rafael Nadal, Andy Murray y Roger Federer del resto del circuito. No hay otros tenistas sometidos a mayores presiones, no hay otros competidores que deban cargar con el peso de mayores expectativas. Y, sin embargo, los cuatro favoritos juegan en la gran manzana con la ligereza de los elegidos y mandándose mensajes cruzados con sus resultados.

Nole, Nadal, Federer, Murray... Los favoritos siguen demostrando que ellos son gigantes de la raqueta

Cuando Nole salió a jugar contra Becker —el alemán tuvo dos puntos de set en la primera manga; el serbio se impuso 7-6, 6-2 y 6-2— ya sabía que sus contrarios habían dejado su tarjeta de visita, que Nadal solo había cedido tres juegos ante Silva en segunda ronda —6-2, 6-1 y 6-0, su récord en un grande sobre cemento, jugará con Dodig—; que Federer se había dejado la minucia de seis ante Berlocq camino de la tercera fase; y que Murray había engullido a su rival de primera ronda (6-2, 6-4 y 6-3 a Llodra) antes de medirse a Mayer, al que ganó 7-5, 6-1, 3-6 y 6-1.

“Cada vez que salgo a la central del Abierto de EE UU, la más grande que hay en nuestro deporte [casi 25.000 espectadores], disfruto”, dijo Nole, al que le pesa el buen momento del resto de favoritos pero no le causa temor el escrutinio de las cámaras, el peso de las expectativas, la obligación de la victoria frente a los rivales de menor rango. Eso mismo les pasa a Nadal, a Federer, a Murray. En el mismo torneo que vio derretirse a Errani, los favoritos siguieron demostrando que ellos son tenistas de otra pasta, gigantes de la raqueta.Como dijo Billie Jean King, ganadora de 12 grandes: “La presión es un privilegio”.

Hombres. Segunda ronda. T. Haas (Al.)-Y. Lu (Tai), 6-3, 6-4 y 7-6. M. Youzhny (Rus.)-A. Dolgopolov (Ucr.), 7-5, 6-1 y 6-3. Mujeres. Tercera ronda. N. Li (Ch.)-L. Robson (R. U.), 6-2 y 7-5

Las "siete vidas" de Granollers

J. J. M.

“¡Siete vidas!”, grita Marcel Granollers cuando culmina su fabulosa remontada de segunda ronda frente al estadounidense Ram (3-6, 4-6, 6-2, 6-3 y 7-5). Es un día caluroso, y la grada anda revuelta intentando salvar a uno de los suyos. El español, especialista en partidos apretados en Nueva York, donde ya apuró las cinco mangas en su debut individual (6-1, 3-6, 1-6, 6-3 y 6-4 a Zopp), no se deja acogotar y acaba revirtiendo el resultado gracias a su servicio, que le mantiene a flote a partir de la tercera manga.

            “El primer día ya estaba medio muerto, ayer en el doble, lo mismo. Estaba muy complicado… y los tres partidos han caído de mi lado”, cuenta luego el español. “He intentado concentrarme en el tercer set, no pensar más allá. Una vez ganado, el partido vuelve a estar bastante igualado. Mi saque ha mejorado muchísimo en el tercer, cuarto y quinto, pero cuando ganas 7-5 en el quinto set tienes que tener un pelín suerte”, añade.  “Al final, el público te contagia un poco la fuerza que ellos transmiten [en un partido en Estados Unidos contra un estadounidense]. Sin duda, en esos momentos en los que el partido está tenso, disfrutar del ambiente te relaja un poquito”.

            Número 43 del mundo en individuales y seis en dobles, el español competirá ahora por los octavos con el ganador del Bogomolov-Smyczek. Sea quien sea, su contrario ya sabe una cosa: en tercera ronda, donde también están Rafael Nadal, Feliciano López y Tommy Robredo, le espera un tenista con siete vidas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información