Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toni Nadal: “Lo que más le falló a Rafael fue la actitud”

El técnico señala a la mentalidad y al cambio de superficie como los causas de la derrota: “Aquí te ves menos ganador y eso te dificulta más”

Nadal se lamenta durante el partido ante Darcis
Nadal se lamenta durante el partido ante Darcis AP

El lunes, Rafael Nadal perdió por primera vez en la ronda inaugural de un grande (ante Steve Darcis, que hoy se ha retirado lesionado en un hombro), moviéndose entre respingones, cuidando muy mucho cómo apoyaba en la resbaladiza hierba de Wimbledon la dolorida rodilla izquierda, responsable de que estuviera siete meses de baja entre junio de 2012 y febrero de 2013. Dos días después, Toni Nadal habla por primera vez de esa derrota, y centra su argumentación en un eje fundamental: la articulación, dice, está igual que cuando el español ganó en cemento o tierra; lo que ha variado es el césped y las sensaciones de inseguridad que provocó en el número cinco, que acabaron afectando a su mentalidad competitiva.

Esta superficie al día de hoy nos va peor que otras. Hay que ir más al límite. ¿Es fácil? No, no es fácil”

¿Tuvo una buena sensación cuando vio la movilidad del campeón de 12 grandes en el tercer set de su derrota ante Darcis?, le preguntan. “No, no tuve una buena sensación de nada: ni de golpes, ni de movilidad ni de actitud. Lo que más le falló, para mí, fue la actitud. Por eso perdimos”, responde Toni, vestido con una camisa azul. “Al final, no encaró bien el partido”, continúa, reforzando el argumento de aquellos que escucharon cómo el mallorquín expresaba en el vestuario la “inseguridad” que sentía al pisar el césped. “Después de un parón de siete meses, después de regresar con muchas dudas, de hacer un gran esfuerzo y de que todo nos fuera muy bien [siete títulos en 10 torneos], Rafael bajó un poco la intensidad”, prosigue el técnico. “Esta superficie al día de hoy nos va peor que otras. Es verdad que la movilidad no era muy buena o que aquí nos cuesta todo un poco más. Hay que ir más al límite. ¿Es fácil? No, no es fácil”.

Nadal empezará a entrenarse de nuevo esta misma semana, y entonces decidirá si juega algún torneo sobre arcilla en Europa o se reserva para la gira de cemento estadounidense que precede al Abierto de Estados Unidos. Según el entrenador, no hay más problemas ahora en la rodilla izquierda que antes. “Aquí tenemos más problemas para jugar y la mentalidad no la tienes al 100 por 100”, resume el técnico. “En Roland Garros, en Indian Wells, tienes los mismos problemas, pero sabes que haciendo aquello te irá bien y la cabeza te da. Aquí lo que hay es que tú no ves tan claro la posibilidad de victoria con lo que tienes. En los otros sitios dices: ‘Me aguanto, lucho y a lo mejor puedo ganar’. Aquí te ves menos ganador y eso te dificulta más”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.