Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un buen partido dignifica la Copa de Catalunya

El Barcelona gana al Espanyol en los penaltis y se adjudica un trofeo que no ganaba desde 2007

El Barça celebra el triunfo ante el Espanyol. Ampliar foto
El Barça celebra el triunfo ante el Espanyol.

El Barça es demasiado equipo para el Espanyol. La diferencia la marcó ayer la ruleta de los penaltis después que Cesc Fàbregas, siempre más goleador que jugador, empatara el partido en el último minuto tras una asistencia de Song. Al Espanyol se le escapó a última hora la primera victoria del curso contra el Barcelona. No pudo administrar la ventaja que adquirió con un gol de Simão después de un error de Adriano. Muy exigido y superado reiteradamente en la segunda parte por el Barça, el plantel blanquiazul claudicó a balón parado: 4-2.

Vilanova mezcló a futbolistas profesionales con los del filial mientras que Aguirre apostó por los jugadores que dieron la permanencia al Espanyol. Las alineaciones no cambiaron en cualquier caso el libro de estilo de los dos equipos: tocaban los azulgrana a partir de la posesión y aguardaban los blanquiazules para tirar la contra. Un error de Adriano permitió el tanto de Simão: Wakaso le robó el balón, tocó para Cristian Gómez y su asistencia la culminó el portugués con un tiro a la izquierda de Oier. Ante la falta de profundidad, Vilanova optó por un enroque de extremos: Pedro volvió a la derecha y Deulofeu pasó a la izquierda para aprovechar su habilidad, y el cambió despertó al Barça. El joven expresó su potencial y fue una pesadilla para Mattioni.

BARCELONA, 1; ESPANYOL, 1

Barcelona: Oier; Patric, Sergi Gómez (Piqué, m. 68), Adriano (Mascherano, m. 45), Balliu (Alba, m. 68); Busquets (Song, m.45), Sergi Roberto (Espinosa, m.45), Dos Santos (Xavi, m.45); Rafinha (Cesc, m.65), Deulofeu (Villa, m.45) y Pedro (Alexis, m.45). No utilizados: Pinto.

Espanyol: Kiko Casilla; Mattioni (Javi López, m.87), Raúl Rodríguez, Forlín, Clerc (Capdevila, m.70); Víctor Sánchez (Colotto, m.45), Baena (Sergio García, m.92); Simão (Stuani, m.45), Cristian Gómez (Verdú, m.70), Cristian Alfonso (Petrov,m.45); y Wakaso. No utilizados: Cristian Álvarez, Tejera.

Goles: 0-1. M: 20. Simão, después de un error de Adriano. 1-1. M.89: Cesc, a pase de Song. Penaltis: 0-0: Xavi, desvía Casilla. 0-1: Wakaso. 1-1: Cesc. 1-2: Petrov. 2-2. Piqué. 2-2: Colotto, al travesaño. 3-2: Alexis. 3-2: Verdú, al travesaño. 4-2: Villa. El Barcelona gana la final por penaltis: 4-2.

Árbitro: Álvarez Izquierdo. Mostró la tarjeta amarilla Colotto, Simão, Adriano, Forlín, Wakaso, Cesc, Piqué y Baena. Expulsó a Stuani y Song por agresión mutua (m.94)

Camp d'Esports de Lleida: 11.620 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del alpinista Juanjo Garra.

Los barcelonistas aumentaron su intensidad en la segunda parte y encerraron al Espanyol en el área de Kiko Casilla, que rescató de nuevo a su equipo, como tantas veces en la temporada, después de un recital de paradas. A Deulofeu y Rafinha solo les faltó concretar la superioridad y buen juego del Barça, cosa que ocurrió con la salida a la cancha de Xavi, Piqué, Cesc, Villa y Alba. Los internacionales provocaron el entusiasmo de la hinchada reunida en Lleida. Aunque Villa marró un par de remates francos, al final apareció Cesc, certero sobre la salida del portero, que con anterioridad le había sacado un remate de cabeza con una intervención prodigiosa. El marcador fue justo con la superioridad el Barça de la misma manera que los penaltis resultaron crueles de acuerdo al guion del partido: Casilla no pudo coronar su gran noche y se redimió por contra Villa. No ganaba el Barça la Copa Catalunya desde 2007.

Ambos equipos dignificaron el trofeo con la alineación de sus titulares y se batieron con tanta intensidad que hasta Song y Stuani acabaron expulsados. Fue una buena edición para la Copa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.