Los Lakers piden calma

Tras haber perdido cuatro de los cinco partidos de la temporada, la franquicia de Los Ángeles manda un mensaje de tranquilidad

Bryant va al vestuario en el partido ante Utah.
Bryant va al vestuario en el partido ante Utah.JIM URQUHART (reuters)

Los malos resultados cosechados por Los Angeles Lakers en el comienzo de la nueva temporada, solo una victoria en cinco partidos, no han alterado la calma dentro de la organización ni de los propios jugadores que ante la presión que reciben del exterior muestran “unión” y “optimismo”. Tras las declaraciones de Kobe Bryant después de los primeros partidos, el último en salir al paso de la crisis del equipo ha sido el vicepresidente ejecutivo de los Lakers, Jim Buss, que reiteró toda la confianza que tiene puesta en el entrenador, Mike Brown, al que los aficionados ya comienzan a cuestionar.

“Nadie quería tener este comienzo de temporada, pero no veo motivos de alarma ante la realidad que estamos en un proceso de aprendizaje de un nuevo sistema de ataque complicado y que necesita su tiempo para que encaje a la perfección”, comentó Buss. Sin embargo, la derrota (95-86) sufrida hace dos noches ante los Jazz de Utah dejó de nuevo en evidencia que el equipo no sólo no progresa en su juego sino que le falta identidad como grupo. Además, unas imágenes en las que aparece Kobe Bryant dándole una mirada de pocos amigos a Brown se ha convertido en uno de los vídeos más vistos por Internet.

Bryant reconoce estar “enfadado” y “frustrado” por el peor comienzo de temporada en las 17 que lleva en la NBA

El jugador estelar de los Lakers reconoció que está “enfadado” y “frustrado” de tener el peor comienzo de temporada en las 17 que lleva en la NBA, pero “en absoluto mi gesto tiene nada que ver con Brown o dije una palabra despectiva, como se ha interpretado”. Bryant dijo que estaba ya demasiado mayor como para entrar en ese tipo de polémica que no existe dentro del equipo y que lo único que tienen que hacer es mejorar su rendimiento porque el apoyo a Brown siempre ha sido “completo” de su parte y el resto del equipo.

El pívot Dwight Howard, que a pesar de las derrotas del equipo tiene promedios de 22,4 puntos; 9,6 rebotes, 2,4 tapones y un 67,8% de acierto en los tiros de campo, admitió que había una gran cantidad de comentarios y crítica, pero ellos seguían trabajando. “Cada uno de nosotros trata de adaptarse para poder jugar y hacer mejor nuestros tiros para al final trabajar juntos, algo que al final lograremos y todo estará perfecto”, comentó Howard.

“Sabíamos que teníamos que pasar por este tipo de adversidad, pero lo vamos a superar y es mucho mejor que suceda ahora que más tarde”, dice Gasol

Por su parte, el español Pau Gasol, segundo capitán del equipo, siguió en su línea filosófica y de optimismo, al considerar que están cerca del lugar donde desean con su juego, al margen de lo que pueda decir su marca, la clasificación y las estadísticas, por debajo del número 15 en todas las facetas del juego. “Tratamos de mantenernos positivos”, comentó Gasol. “Sabíamos que teníamos que pasar por este tipo de adversidad, pero al final lo vamos a superar y es mucho mejor que suceda ahora que más tarde”.

Brown insistió que aunque parezca “extraño” el equipo hizo muchas cosas positivas en el partido ante los Jazz y para nada tenían necesidad de revisar el vídeo del encuentro. “Soy un defensor del vídeo, pero no es necesario hacerlo todos los días”, comentó Brown. “Solo tenemos que seguir trabajando y al final superaremos la situación de manera positiva porque los jugadores creen en lo que estamos haciendo”.

Mientras, el base canadiense Steve Nash sigue el proceso de recuperación de la lesión que sufre en la rodilla izquierda y ya toca balón, pero no puede todavía correr ni hacer ejercicios fuertes. “Aún duele”, comentó Nash al periódico Los Angeles Times. “No me importa el dolor, pero necesita curarse y todavía no lo ha hecho. Trataré de trabajar aunque duela, pero sin perjudicarme”. Nash se lesionó el pasado 31 de octubre durante el partido que los Lakers disputaron en Portland ante el equipo local de los Trail Blazers, y se le detectó una pequeña fractura en el peroné izquierdo. Se espera que el base, que podría estar fuera de la competición durante un mes, sea examinado de nuevo este fin de semana por los médicos del equipo. “No estoy ni siquiera cerca de realizar movimientos en distintas direcciones, pero sí puedo hacer los estacionarios moderadamente”, explicó. “No tengo ni idea de cuando podré volver a jugar, pero siento que cada día voy mejor”, agregó Nash.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS