Reventón de Alonso

“Llevamos seis carreras con el mismo coche”, se queja el asturiano tras sufrir un pinchazo

Alonso, ayer, en Suzuka
Alonso, ayer, en SuzukaDIEGO AZUBEL (EFE)

Un pinchazo en el peor momento provocó que todo el temple que Fernando Alonso había mantenido en este campeonato se convirtiera de golpe en una crítica directa hacia Ferrari. Según se desprende del discurso del español, La Scuderia lleva demasiado tiempo desorientada. No sabe cómo optimizar el F2012 mientras que la competencia, unas veces McLaren y otras Red Bull, da pasos agigantados. En Suzuka, Alonso arrancó el sexto, aunque no pudo pasar de la primera curva, a la que llegó prácticamente emparejado con Kimi Raikkonen. El alerón delantero del Lotus del finlandés rozó el neumático trasero izquierdo del Ferrari del asturiano abriéndole una brecha que le obligó a abandonar una carrera por segunda vez esta temporada.

Nada más poner el pie en tierra, Alonso habló para las televisiones que poseen los derechos del certamen, aún en caliente, y dijo cosas en un tono que Ferrari estuvo toda la tarde tratando de rebajar. Acto seguido, se fue antes de que ondeara la bandera de cuadros. “Llevamos seis pruebas con el mismo coche. Si Felipe [Massa] rueda el segundo, es debido a las casualidades y a que está haciendo una carrera perfecta, pero es evidente que hay gente que va mucho más rápida que nosotros. En la cronometrada terminamos el séptimo y el undécimo”, soltó el líder del Mundial, que llegó a Japón con más de una cita de ventaja y el domingo que viene afrontará el Gran Premio de Corea del Sur con un colchón de solo cuatro puntos sobre Sebastian Vettel.

Si Massa rueda el segundo, es debido a las casualidades y a que está haciendo una carrera perfecta" Fernando Alonso

Por más que Stefano Domenicali, el director de la estructura de Il Cavallino Rampante, hiciera virguerías después para tratar de quitar hierro a las palabras de su primer piloto, la paciencia del bicampeón del mundo (2005 y 2006) parece haberse agotado. “Debéis entender la frustración de Fernando, pero no es verdad que el coche no haya mejorado en todo este tiempo. De ser así, estaríamos mucho más atrás, aunque es verdad que el nivel de los progresos que han llevado a cabo nuestros oponentes es muy alto”, argumentó Domenicali. “En estos momentos es cuando hay que mantener la calma y caminar con la cabeza bien alta. La fuerza de los grandes campeones pasa por demostrar a los demás cómo se sale de situaciones difíciles”, añadió el ejecutivo, que prefirió apelar a las buenas sensaciones que le transmitió la actuación de Massa (“el ritmo que ha mantenido en todo momento demuestra que no estamos tan mal”, dijo) para relegar la andanada de Alonso.

A Ferrari le incomoda que alguien pueda interpretar las palabras de Alonso como un ataque directo al trabajo de sus ingenieros y técnicos, pero casi sería peor que todo el empeño que ponen estos en Maranello no sirviera de nada porque la mirilla esté desviada. Los problemas en el túnel de viento que Luca di Montezemolo, presidente de la compañía, advirtió hace unos días no han hecho más que avivar la incertidumbre alrededor de la capacidad del equipo italiano para desarrollar su prototipo. Por un lado, el ovetense se queja de que su coche está estancado porque muchas de las piezas que se le incorporan no encajan en él como deberían, aunque, al mismo tiempo, reconoce que eso es algo inherente a esta disciplina y que también ocurre en McLaren y Red Bull pese a que no trascienda.

De cualquier forma, el escenario no es el más propicio para Ferrari, que en cuatro grandes premios ha visto cómo el cojín de 40 puntos que Alonso poseía sobre el segundo, Webber, antes del parón veraniego ha quedado reducido a cenizas a la espera de una reacción que cada vez parece más utópica.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS