Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres campeones olímpicos franceses, salpicados en una trama de apuestas ilegales

La justicia francesa investiga al Montpellier de balonmano por amañar un encuentro

Nikola Karabatic, durante el partido de cuartos de final de los Juegos Olímpicos, ante España
Nikola Karabatic, durante el partido de cuartos de final de los Juegos Olímpicos, ante España

La justicia francesa ha abierto una investigación por la posible implicación de ocho jugadores del equipo de balonmano del Montpellier, actual campeón de Liga, en un caso de apuestas, según ha desvelado la televisión pública France 3. Los jugadores son sospechosos de haberse dejado ganar la pasada temporada por unas apuestas que podrían haber reportado, a ellos o a sus allegados, unos 200.000 euros. Entre ellos se encuentran los internacionales Nikola Karabatic, Samuel Honrubia y Willy Acambray, ganadores de la medalla de oro en los pasados Juegos Olímpicos de Londres. Le Monde cita fuentes judiciales para confirmar la información de France 3.

Los ocho jugadores del Montpellier están siendo investigados por su presunta responsabilidad en una derrota amañada el pasado 12 de mayo frente al Cesson-Sévigné, y están previstos varios arrestos en los próximos días. El Montpellier llegó a ese partido con el título garantizado, mientras que una derrota podía condenar a su rival al descenso. Cinco de sus mejores jugadores (Nikola y Luka Karabatic, Mladen Bojinovic, Vid Kavticnik y Samuel Honrubia) no disputaron el partido por lesión.

El amaño, según France 3, se habría producido con la complicidad de varios directivos del club. Tres personas próximas a los jugadores se encargaron de apostar contra el Montpellier en tres delegaciones de lotería de la región de París, en Bretaña y cerca de Montpellier. Según la información de France 3, la victoria del Cesson-Sévigné se pagaba 90 a 2, y los 5.000 euros invertidos revertieron en unas ganancias de 200.000. La empresa de loterías Française des Jeux puso en conocimiento de la policía las anomalías que detectó antes del partido, ya que el volumen de las apuestas había sido cuatro o cinco veces superior a lo habitual para ese tipo de encuentros.

Los jugadores, de momento, no han contestado a las acusaciones, aunque el agente de Nikola Karabatic ha asegurado esta mañana que su representado “no estaba al corriente” de lo que sucedía. “Pensaba que esta historia había terminado. Nunca se ha escuchado a los jugadores a propósito de este asunto y por lo que yo sé, nadie ha sido citado”, ha explicado el representante.

El Montpellier disputa mañana su primer partido de la Liga de Campeones frente al Flensburg, alemán, y los jugadores no regresarán a Francia hasta el próximo viernes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.