_
_
_
_

El golf necesita un rescate

La cancelación del Masters de Andalucía, la cuarta de un torneo español en 2012, alerta sobre la falta de patrocinadores y el futuro de un deporte ligado al turismo

Juan Morenilla
Miguel Ángel Jiménez, organizador del Open de Andalucía.
Miguel Ángel Jiménez, organizador del Open de Andalucía.Getty

El año pasado se celebraron siete torneos de golf en campos españoles. Este 2012, menos de la mitad, tres. Para el próximo curso, uno o dos. La crisis ha sacudido fuerte al golf y amenaza con dejar en cenizas lo que hasta hace poco era un fuego vivo. La cancelación del Masters de Andalucía (del 18 al 21 de octubre) por falta de patrocinadores privados y financiación pública ha vuelto a hacer sonar la señal de alerta. Es la cuarta desaparición de un torneo de golf en España en 2012, después de que el Open de Mallorca, el Masters de Madrid y el Masters de Castellón tuvieran también que bajar la persiana porque no hay dinero en la caja ni manera de conseguirlo. En el calendario solo sobreviven, respecto a 2011, el Open de Andalucía, que se celebró el pasado marzo en Marbella y repartió un millón en premios; el Open de Estaña, disputado en mayo en Sevilla (1.988.350 euros) y el Volvo Match Play, en mayo en Málaga (2.750.000). Los tres supervivientes han seguido de pie en Andalucía, cuna del gran crecimiento golfístico español por la alianza de deporte y turismo.

Y el panorama para el futuro pinta igual de desolador, o peor. El Volvo Match Play no se disputará en 2013 en España, sino que los organizadores están buscando otro país; y el Open de Andalucía, que organiza Miguel Ángel Jiménez, depende de los patrocinadores que consiga casi a título personal el jugador andaluz. El encanto de El Pisha contra la crisis. “Lo veo crudo”, asume Jiménez; “si no viene ayuda de la Administración, nada. Me falta la mitad del presupuesto. Este año me ha costado muchísimo dinero de mi bolsillo”. Es decir, que solo el Open de España tiene de momento puesto asegurado en el calendario del próximo curso.

La caída del Masters de Andalucía era una muerte anunciada. El pasado junio, una notificación interna de la Consejería de Hacienda alertó a la Junta de Andalucía: no hay dinero de patrocinadores para el golf. Imposible hacer frente a los cuatro millones (tres en premios y otro en organización) que suponía levantar el Masters, pese a las obligaciones contractuales. La agonía se ha prolongado hasta esta semana, cuando la Junta andaluza, a punto de pedir el rescate al gobierno español y tras solicitar un anticipo de 1.000 millones, ha dicho basta. Ni las arcas lo permiten ni estaría bien visto gastar en plena crisis cuatro millones en un torneo de un golf en una zona exclusiva como Valderrama. El mítico campo que acogió la Copa Ryder de 1997, “un emblema”, se quedará sin echar la bola a rodar por primera vez desde 1988.

Me falta la mitad del presupuesto. Este año me ha costado muchísimo dinero de mi bolsillo" Miguel Ángel Jiménez, sobre la organización del próximo Open de Andalucía

“Con los recortes, es difícil justificar ese gasto en golf”, asume Miguel Ángel Jiménez; “pero hay algo que no podemos dejar de hacer. Tenemos que reinventarnos. En España vivimos del turismo. Hay que enseñarle al mundo las cosas buenas de este país: sol, playa, golf... No podemos cerrar esas puertas. Gracias al golf viven hoteleros, dueños de bares, taxistas, camareros... Es lo que más riqueza genera”. El mismo delegado del circuito europeo, George O’Grady, lamentó la cancelación del Masters de Andalucía “por los muchos aficionados del norte de Europa que habían hecho coincidir sus vacaciones con el torneo”. Desde Irlanda, Alemania e Inglaterra han llegado también reacciones de decepción y sorpresa por la suspensión de viajes. “No se mira el retorno económico, sino el gasto”, añade Jiménez. “La cosa está jodida, pero si hay un euro, hay que invertirlo en el turismo, y en el turista que viene a jugar al golf, porque ese es el que deja dinero”.

El año pasado se celebraron siete torneos en campos españoles. Este 2012, tres. Para el próximo curso, uno o dos

Sin patrocinadores privados ni públicos, otros motivos ahondan en la crisis. Ningún golfista español gana un grande desde 1999 (Olazábal, Masters de Augusta), y a la ausencia de una figura con gancho se suma la derrota en la lucha por organizar la Copa Ryder de 2018, ante París. “Eso hizo perder la ilusión a muchos patrocinadores privados”, razona Gonzalo Fernández-Castaño, golfista e impulsor de GFC Golf&Business, la empresa promotora del Masters de Madrid, uno de los cuatro torneos desaparecidos en España. En paralelo, las bolsas de premios se han estancado, y las licencias federativas bajan desde hace dos años: de 338.000 a principios de 2010 a las 313.000 de este mes. El golf necesita ayuda.

Sobre la firma

Juan Morenilla
Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_