Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra máscara para Puyol

El central, que se ha fracturado el pómulo cuatro veces durante su carrera y podría jugar la Supercopa con protección

Puyol se duele en el suelo tras un choque con Lamah.
Puyol se duele en el suelo tras un choque con Lamah. DIARIO AS

Carles Puyol no formaba pareja con Piqué en la zaga de la defensa azulgrana desde el pasado mes de febrero, en la eliminatoria de la Liga de Campeones contra el Chelsea. Aquel día fue Piqué quien terminó en el hospital con un golpe en la cabeza. Ayer le tocó al capitán del equipo, que chocó con Lamah a falta de unos 15 minutos para el final del partido contra Osasuna. Puyol se fracturó el pómulo, pero, aun así, terminó el partido en el campo. Eso sí, se fue directo del Reyno de Navarra al hospital de Pamplona, donde ya se advirtió cuál podría ser el alcance de su lesión. Las pruebas que se le han realizado hoy, en Barcelona, confirman que sufre una fractura en el pómulo derecho. El defensa seguirá un tratamiento conservador, aunque este mismo martes se incorpora a los entrenamientos con el resto de sus compañeros, que preparan el partido de vuelta de la Supercopa de España, que se juega el miércoles contra el Madrid en el Bernabéu. Señala el club que su evolución marcará la disponibilidad del jugador para el encuentro, donde se decidirá el primer título de la temporada.

Puyol, con una máscara protectora durante un partido ante el Racing en 2003. ampliar foto
Puyol, con una máscara protectora durante un partido ante el Racing en 2003. DIARIO AS

Puyol no está pues descartado. Y desde la mañana de este lunes el Barcelona busca una máscara protectora para que no sufra ningún riesgo si finalmente salta al campo. Los servicios médicos del club saben que su umbral de resistencia al dolor es muy alto. Siempre lo ha sido. Además, ni es la primera vez que el futbolista sufre esta lesión, ni la primera en que se pone una máscara de goma. El central se fracturó por primera vez el pómulo en el 2002, durante un entrenamiento en un choque con su compañero Gerard López. Y jugó poco después. Volvió a sufrir una fractura similar en 2003, en la base de la órbita del ojo derecho, lo que obligó a una intervención para evitar problemas de visión en el futuro y se estimó que estaría un mes de baja. Tras aquel encontronazo, esta vez en un partido de Champions en San Siro, estuvo un par de semanas de baja y volvió. Con máscara, claro. Un año después tuvieron que buscarle otra; aquella no le servía. En otro choque, en un partido de Copa contra el Levante, se fracturó otra vez el pómulo, el izquierdo en esta ocasión. Es la cuarta vez que se parte la cara en el campo. Y volverá a recurrir a una máscara si así puede colocarse el brazalete y disputarle otro título al Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información