Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sátira, cuestión de Estado

El Gobierno español protesta por las parodias francesas sobre el supuesto dopaje de sus deportistas.- Nadal y Gasol subrayan la limpieza de Contador

Desde Pau Gasol hasta Rafa Nadal, desde las federaciones españolas hasta el ministerio de Deporte, desde la embajada española en Francia a la francesa en España, la resolución del caso Contador ha desatado un cisma hispano-francés. La chispa desencadenada por la emisión de unos vídeos satíricos de Canal Plus Francia sobre las supuestas prácticas dopantes de los deportistas españoles es ya un fuego que se propaga poco a poco. Los políticos españoles no se han quedado al margen. A la sátira de los guiñoles respondió incluso el Gobierno. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, explicó que el Ejecutivo ha enviado una carta al Ministerio de Deportes de Francia para expresar su queja sobre el contenido de los vídeos. La carta, dirigida por el Consejo Superior de Deportes (CSD) al ministro David Douillet, muestra la "extrema preocupación" por la denigración del deporte español. "Los deportistas españoles son un elemento importante de ese conjunto de activos que forman la Marca España al servicio de la imagen del país", dijo García-Margallo. El ministro compareció en el Palacio de Viana de Madrid junto al comisario europeo de Mercado Interior, el francés Michel Barnier, y echó mano de los datos: aseguró que en 2011 se produjeron 171 casos de dopaje en España, por los 233 de Francia.

La Embajada de España en Francia también enviará una carta a Canal Plus Francia y a diversos medios franceses para expresar que la sátira de los guiñoles "ofende gravemente la ética" del deportista español. "Respetando la libertad de información, hay un límite que es la dignidad y el honor de las personas. Los vídeos de marras son de un extraordinario mal gusto y de una profunda falta de ética", expresó el embajador de España en París, Carlos Bastarreche.

Avivado el fuego del debate, la embajada de Francia en España intentó calmar las aguas con un comunicado de buenas intenciones: "La decisión del caso Contador no empaña de ningún modo la admiración que tenemos por el deporte español y sus resultados excepcionales. La Roja, Nadal, Contador y otros muchos han levantado pasiones entre los franceses. Es un testimonio de nuestra cercanía. No cabe duda de que los franceses siguen y seguirán entusiasmándose por los deportistas españoles".

La pólvora, sin embargo, corrió por las redes sociales. Desde la NBA, Pau Gasol alzó la voz. "Estoy sorprendido por cómo ciertos medios han aprovechado la sentencia a Contador, sin pruebas, para intentar manchar la imagen del deporte español. Nuestros éxitos se deben al trabajo, el talento, el esfuerzo y la humildad". El fútbol también expresó su desacuerdo mediante las palabras de Piqué -"está de moda desprestigiar a los campeones con el tema del dopaje. Tenemos que seguir ganando a nivel de país e instituciones, porque es donde más duele"- y de Granero -"marionetas que insultan a nuestros mejores deportistas y frivolizan... penoso. Es envidia y mal gusto"-. Y Nadal, uno de los objetos de burla, respondió en el mismo sentido: "A mí, cuando son reincidentes, no me preocupa. Son siempre los mismos. Sin pruebas y pidiendo explicaciones. La única explicación es nuestro afán de superación, el trabajo diario y muchas horas... Yo me siento querido en Francia, sobre todo fuera de la pista. Allí me siento arropado... Creo en Contador y en todos los deportistas españoles. Es un honesto trabajador y ha llegado ahí por el espíritu de superación y las ganas de estar ahí".

El CSD anunció por la tarde que adoptará "las medidas precisas para impedir que se siembren dudas sobre la honorabilidad del deporte español". Por su parte, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, de la creación de una ley antidopaje en los próximos dos meses. "Tenemos que ser absolutamente estrictos y rigurosos contra el dopaje. Eso incluye el acatamiento pleno de las cosas que no nos gustan. Este compromiso se va a plasmar en una nueva ley antidopaje. Hay que decir las cosas con claridad", aseguró Wert en una entrevista en Antena 3. "Si queremos ser una potencia deportiva reconocida y respetada, al margen de excesos como los que hemos visto, si queremos que nuestro país sea reconocido a la hora de organizar grandes eventos deportivos, tenemos que comprometernos a fondo con la normativa antidopaje". No es una ley inducida por este Gobierno, sino un compromiso del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, que firmó el Código Mundial Antidopaje, lo que obliga a adaptar la ley, que ya tiene un anteproyecto.

La clase política española, mientras, siguió con su defensa a Contador. "Es que el verano francés es muy malo: tenemos Roland Garros, el Tour, luego está el fútbol...", dijo Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE. Y su homóloga en el PP, María Dolores de Cospedal, añadió: "La sanción es una arbitrariedad sin límites".

Más información

  • El Gobierno español protesta por las parodias francesas sobre el supuesto dopaje de sus deportistas.- Nadal y Gasol subrayan la limpieza de Contador