Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho partidos de sanción para Luis Suárez

La federación inglesa considera probado que el delantero uruguayo del Liverpool profirió insultos racistas contra el defensa del Manchester United Patrice Evra

La Federación Inglesa de Fútbol ha impuesto ocho partidos de suspensión y una multa de 48.000 euros al delantero uruguayo del Liverpool Luis Suárez, de 24 años, al considerar probado que profirió insultos racistas contra el lateral del Manchester United Patrice Evra. La sanción llega tras acabar una audiencia del Comité de Disciplina de la federación, que comenzó el miércoles pasado y en la que han tenido que declarar los dos implicados, además de otros jugadores. Suárez, no obstante, tiene 14 días apelar contra el castigo.

"Hoy es un día muy difícil para mí y mi familia. Gracias por el apoyo", ha escrito el uruguayo en su cuenta de Twitter. Mientras, el Liverpool, que siempre le ha respaldado, ha emitido un comunicado criticando que la decisión se haya basado "solo en las palabras de Evra". "Nadie más en el campo, ni siquiera los jugadores del Manchester United, escucharon los insultos. Nada de lo que hemos escuchado durante el proceso ha cambiado nuestra opinión de que es inocente. Le daremos todo el apoyo que necesita para limpiar su nombre".

Según denunció Evra, el uruguayo le insultó de forma racista "al menos 10 veces" durante el encuentro jugado por sus equipos el 15 de octubre en Anfield (1-1). El francés se dirigió al colegiado para comunicarle lo ocurrido nada más acabar el partido. Más tarde, repitió la acusación en una entrevista a la televisión francesa Canal +. El delantero ha negado desde el principio la acusación. Aunque reconoció haber discutido con Evra, Suárez alegó que sus palabras fueron malinterpretadas por el francés por una cuestión de lenguaje y de diferencias culturales. Su postura no ha convencido a la comisión, que ha considerado probado que Suárez utilizó "palabras insultantes" que incluían "referencias al color" de Evra, por lo que ha decidido imponerle un duro castigo.