Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mata regresa a Mestalla

El Valencia se medirá con el Chelsea, además del Leverkusen y el Genk

Para el Valencia el bombo fue caprichoso, ya que aceleró la vuelta de Juan Mata (Chelsea) a Valencia. El Bayern Leverkusen y el Genk, campeón de la liga belga, completan el grupo.

La gran última campaña del Oporto han hecho que Roman Abramovich, presidente del Chelsea, haya confiado en el técnico Villas-Boas para ser su nuevo Mourinho. Con su siempre abundante chequera dispuesta al dispendio, la incorporación de Juan Mata no es la única procedente de España, ya que el equipo londinense también se ha hecho con los servicios de un canterano azulgrana, Oriol Romeu. Fernando Torres, que tendrá que mejorar sus prestaciones de la pasada campaña, también tendrá a su lado a Lukaku, el punta por el que han tenido que darle al Anderletch 22 millones de euros, Drogba y Anelka. Cuenta, además, con futbolistas universales como Terry, Lampard y Cech.

Menos favorito, aunque resultón, es el Bayern Leverkusen, segundo clasificado de la última Bundesliga. Peleó por el título hasta el último tramo del campeonato, aunque acabó cediendo en la carrera contra el Borussia de Dortmund. Su apuesta más fuerte para esta temporada es André Schürrle, una de las apariciones más destacadas de la pasada temporada, al que ha traído del Mainz a cambio de ocho millones de euros. Su desborde y la capacidad goleadora que acreditan sus 15 tantos del curso anterior le convierten en unos de los mayores focos de peligro del conjunto alemán. Sin embargo, la gran actuación del equipo que le ha permitido estar en el bombo también ha puesto la mira de otros clubes en sus figuras, lo que ha propiciado la salida de uno de sus referentes en el centro del campo, el chileno Arturo Vidal, al Juventus. También ha cambiado de timonel, con la marcha del técnico Jupp Heynckes al Bayern de Múnich, tras dos temporadas en el equipo. Cambios importantes en el núcleo del conjunto, que tendrá que reinventarse.

Como último contendiente del grupo está el Genk, el campeón belga que está en la Liga de Campeones de penalti. Así fue como tuvo que dilucidar su presencia en los bombos de hoy en la vuelta de la fase previa ante el Maccabi Haifa, disputada este martes. La clasificación del equipo a priori más débil del grupo tuvo un toque heroico. Frank Vercateuren, su técnico, se había marchado la semana pasada a un equipo de Abu Dhabi y uno de sus nuevos fichajes, el portero Grzegorgz Sandomierski, no estuvo disponible al no haber sido inscrito, además de arrastrar la derrota (2-1) de la ida. Sin embargo, el meta Laszlo Koteles se vistió de héroe y, con dos paradas en la tanda final, dio el pase a un conjunto poco habituado a estos niveles de competición y que apunta al cuarto puesto del grupo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.