Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl: "Necesitaba un partido así"

El delantero iguala la marca de Maldini de 139 partidos disputados en la máxima competición europea de clubes.- "La decisión de irme fue la correcta", asegura

Tres lustros blanco de la ira de Mestalla con la camiseta del Madrid, Raúl volvió por primera vez a España para disputar un partido desde que el pasado verano hiciera las maletas y se embarcase en la aventura del Schalke. Regresaba a un estadio que le trae gratos recuerdos y goles a la memoria. En seis ocasiones había celebrado su puntería en él ante el Valencia, un rival que siempre se le ha dado bien y al que había batido en 16 ocasiones en 31 partidos. Ayer sumó uno más, a pase de Jurado, y repitió de nuevo en su competición fetiche. "Necesitaba un partido así para sentirme futbolista. La decisión de irme fue la correcta", dijo al final.

Raúl se marchó a Gelsenkirchen para agrandar su leyenda en la Liga de Campeones. Ayer igualó la marca de Maldini de 139 partidos disputados en la máxima competición europea de clubes. De jugar la vuelta de los octavos, superará el registro del mejor defensa italiano de la historia. Además, con el gol conseguido, lleva ya 69 tantos en la Copa de Europa y es su máximo goleador. Entre todos los torneos europeos suma 71, con lo que bate por uno al milanista Inzaghi.

Le hizo saber la afición valencianista a Raúl que no es bien recibido como no lo es su Madrid, temidos ambos por igual. Pero no todos los presentes en Mestalla le tenían como foco de maldición. Algunos se encontraban de manera expresa en el feudo del Valencia para ver a su ídolo de los últimos 15 años. Entendieron los seguidores blanquinegros que los cerca de 3.000 aficionados alemanes llegados, muchos de ellos con la elástica azul del Schalke, animaran a Raúl y los suyos.

Los chés, sin embargo, no concibieron con tanto agrado que cientos de españoles viajaran con el único deseo de ver de nuevo en directo a Raúl en un terreno de juego. De Madrid, Andalucía y Extremadura, entre otros puntos geográficos, muchos fueron a Mestalla con su 7 en la espalda, vestidos del Schalke, del Madrid o de la selección española. Algunos fueron repudiados por una parte minoritaria de valencianistas.

Ya en el estadio, tras nombrar la megafonía a Raúl, la pitada fue unánime. Y en el partido Mestalla coreó a Villa. Pero Raúl se dedicó a lo suyo. A pelear con honradez y sudor por cada balón, por agrandar su mística en la Champions. Siempre Raúl.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.