Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un paseo bajo el sol

Federer abruma a Beck y Davydenko y Cilic se despiden del torneo

Cuando comienza el día, el alemán Andreas Beck se pasea saludando a todo el mundo por los pasillos del Abierto de Estados Unidos y se detiene a charlar hasta con quien no conoce, guardias de seguridad incluidos. Es un ritual de despedida. Horas después, ya con el sol bien alto, el alemán salta a la central y se marcha sin hacer ruido: 6-3, 6-4 y 6-3 ante el suizo Roger Federer, que se clasifica para tercera ronda, donde jugará contra el vencedor del Mathieu-Rufin, sin moverse más de la cuenta. El número dos, por momentos desenfocado ante la falta de incentivos en el partido, juega andando, sin someterse a esfuerzos, como si condujera un gran coche de lujo. Fue un paseo bajo el sol.

Lo que para Federer es un placer para otros es una tortura. Le ocurre al ruso Nicolay Davydenko, que siguió arriesgando su sitio entre los diez mejores al caer eliminado en segunda ronda por el francés Richard Gasquet (6-3, 6-4 y 6-2). Y le pasa al croata Marin Cilic, que se despide del torneo y se complica acudir a la Copa de Maestros, que reunirá en Londres a los ocho mejores a finales de temporada, tras ceder en un larguísimo partido contra el japonés Nishikori (5-7, 7-6, 3-6, 7-6 y 6-1 en 4h59m).

Luce el sol en Nueva York, pero empieza a soplar el viento. Esto dicen las previsiones: este viernes debe jugar Rafael Nadal contra el uzbeko Denis Istomin, pero llega el huracán Earl, y con él el frío y una probabilidad de lluvia del 80%.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.