Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bajo la sombra de Van der Sar

Stekelenburg defiende la meta de Holanda, patrimonio exclusivo hasta 2008 del jugador que más veces vistió la camiseta orange

Maarthen Stekelenburg (Haarlem, Holanda; 1982) es el portero titular de Holanda y el segundo que puede atribuirse ese papel desde 1995. Tras el Mundial de Estados Unidos 1994 y hasta la Eurocopa de Austria-Suiza de 2008, Edwin Van der Sar monopolizó la portería orange. El espigado cancerbero batió muchos registros y se convirtió en el jugador que más veces vistió la elástica naranja (130). Stekelenburg tiene ante sí una misión difícil: hacer que los aficionados holandeses olviden a su adorado predecesor.

Por el momento, el meta del Ajax ha sido parte principal de una Holanda que se clasificó para el Mundial sin ceder un solo punto por primera vez en su historia. Además, el equipo solo ha encajado dos goles en la fase previa, uno de ellos de penalti.

Stekelenburg ya está acostumbrado a hacer olvidar a Van der Sar. En el Ajax, desde 2002, la temporada siguiente a la marcha de Van der Sar al Juventus. Llegó con 15 años procedente del VV Schoten, de su ciudad natal. Su estreno en la Eredevisie fue contra el NAC Breda. Ganó el Ajax uno a cero, aunque él todavía era el meta del filial. Ese mismo año llegó a las semifinales de la Copa con el segundo equipo. Su primer partido importante fue al inicio de la temporada 2002-2003. Jugó la final de la Supercopa holandesa que el Ajax ganó por 3-1 al PSV. A pesar de estos prometedores comienzos, no obtuvo la titularidad indiscutible hasta dos años más tarde. En 2004, el conjunto ajacied se proclamó campeón y Stekelenburg jugó 10 partidos. Desde entonces, el Ajax nunca ha vuelto a ganar la Liga, pero sí tres Copas (2006, 2007 y 2010).

Desde que debutó con la selección en 2004, contra Liechtenstein, ha sido un fijo en las convocatorias de los distintos seleccionadores, siempre detrás y aprendiendo de Papi (como se conocía a Van der Sar en el equipo holandés). Acudió al Mundial de Alemania, aunque no jugó, y a la Eurocopa de 2008, donde disputó el último partido de la fase de grupos contra Rumanía, con victoria por 2-0.

En Sudáfrica solo ha encajado un gol en tres partidos y su edad y su progreso aseguran que, de nuevo, la portería naranja está a buen recaudo. De algo ha debido servir el criarse como portero a la sombra de Edwin Van der Sar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.