Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llorente despide a Fernando

El presidente del Valencia destituye al director deportivo por "razones económicas" pese a que estaba dispuesto a bajarse el sueldo.-También prescinde del director financiero

El presidente del Valencia, Manuel Llorente, ha despedido hoy a los dos principales ejecutivos del club: el director deportivo, Fernando Gómez, y el director financiero, Javier Gómez, por "razones económicas". Fernando, que cobraba 420.000 euros anuales, estaba dispuesto a bajarse el sueldo, pero Llorente no le ha dado opción: tiene que marcharse. A Fernando, ex centrocampista histórico del Valencia, le quedaba un año más de contrato.

Las relaciones entre Llorente y Fernando nunca fueron fluidas. No hubo química entre ellos. Cuando el primero asumió las riendas del club, en junio del año pasado, hubo de asumir el cargo de Fernando como una herencia de su antecesor, Vicente Soriano. La distancia entre el presidente y el máximo encargado de confeccionar la plantilla se mantuvo durante los 12 meses en los que han convivido. La labor de Fernando ha estado marcada por la austeridad. Tanto en su primera temporada con Soriano, en la que fichó al portero Renan (cinco millones) y al lateral izquierdo Carleto (por 200.000 euros), como en la pasada campaña, en la que incorporó a Dealbert, a Mathieu por iniciativa propia (ambos gratis), y a Bruno (dos millones) y Moyà (cinco millones), aconsejados por el entrenador, Unai Emery.

Sus relaciones con el técnico también fueron frías a pesar de que Fernando recomendó su continuidad al presidente al final de la pasada campaña. En la confección de la plantilla de la próxima campaña, en la que el Valencia regresa a la Liga de Campeones, Fernando aprobó la venta de Villa al Barça, por 40 millones, e intervino en los fichajes del central portugués Ricardo Costa, el mediocentro turco Mehmed Topal y el media punta francés Feghouli. Gratis todos menos los cuatro millones que costó Topal.

El despido de Javier Gómez quizá sea más sorprendente, sobre porque este fue durante años el hombre de confianza de Llorente en la tarea de llevar las cuentas. Era un contacto bien visto, además, por Bancaja, principal acreedor del Valencia. Gómez, incluso, llegó a ser una semana presidente del club, en el tránsito entre Soriano y la llegada de Llorente, periodo que aprovechó para subirse el sueldo hasta los 400.000 euros anuales, 100.000 más de lo que cobra el presidente. Este, a partir de ahora, se hará cargo de la dirección financiera.