La última tragedia de la plaza de toros

Kuznetsova, campeona en 2009, salva cuatro puntos de partido en la mítica pista, que puede desaparecer

Cuando Svetlana Kuznetsova, la campeona de Roland Garros 2009, entra en la pista uno, la circular plaza de toros, juega en un escenario mítico y con fecha de caducidad. Cuando Sveta se marcha, suma una tragedia más a la leyenda de la pista con más personalidad del mundo, tan solo 4.000 asientos, cerca siempre los tenistas, sus respiraciones y el ruido de sus pisadas. La rusa, enfrentada a la alemana Andrea Petkovic, debe salvar cuatro puntos de partido (4-6, 7-6 y 6-4) para escapar al imán que marca que los renglones más torcidos de la historia de Roland Garros se escribieron en esa plaza, donde se debió suspender por falta de luz el Andy Murray-Juan Ignacio Chela (6-2 y 3-3), lo que no ocurrió hasta 30 minutos más tarde en la central con el Gael Monfils-Favio Fognini, pese a las reiteradas protestas del italiano ("¡Por qué! ¡Por qué!"), castigado con un punto por el juez de silla, al que luego le dice loco con los dedos (6-2, 6-4, 5-7, 4-6 y 5-5).

Más información

"Y lo que pasa", cuenta la rusa; "es que en esa pista el sonido de la bola es diferente, que las tenistas jóvenes no nos respetan, se creen nuestras iguales sin haber hecho nada, y que me acordé de que allí, en 2004, perdí contra Myskina (que luego ganaría el torneo), tras tener un punto de partido". También allí, pero en 1980, es descalificado por incomparecencia Manuel Orantes, que protesta así que la organización no aplique el reglamento y le regale un retraso de su partido al argentino Guillermo Vilas, enfermo del estómago. Allí, en 1997, el mundo descubre a un tenista porque elimina al favorito, el austriaco Tomas Muster: Gustavo Kuerten. Allí, en 2004, Marat Safin se queda en calzoncillos para celebrar un punto de los cientos que debe disputar durante los 212 minutos que tiene que jugar para ganar a Felix Mantilla. Y por allí puede que en breve pasen las excavadoras.

La federación francesa estudia llevarse el torneo fuera de París por falta de espacio, tan agobiantes están los pasillos, tan imposible se pone todo cuando cae la lluvia, tan difícil es acercarse a ver al croata Marin Cilic ganando a Daniel Gimeno (6-3, 7-6 y 6-2) en la pista dos; o al prometedor holandés Thiemo de Bakker eliminar por 6-3, 3-6, 7-6 y 7-5 a Guillermo García López en la pista tres. La alcaldía de París quiere evitar esa huida con una propuesta multimillonaria que extendería de 8,5 hectáreas a 12 la superficie del torneo; que techaría las dos pistas principales y derrumbaría la plaza de toros para ganar espacio. Que cambiaría, dice Roger Federer, algo más que pilares, paredes y entradas: "¿Qué pasaría con el alma de Roland Garros? Quizás, cuando se haya cambiado, la echemos de menos".

La tenista rusa Svetlana Kuznetsova le devuelve una bola a la alemana Andrea Petkovic en el partido de segunda ronda de Roland Garros.
La tenista rusa Svetlana Kuznetsova le devuelve una bola a la alemana Andrea Petkovic en el partido de segunda ronda de Roland Garros.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción