Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | LIGA DE CAMPEONES

"Es un palo, no un fracaso"

"Nos sentimos culpables. La afición nos lo dio todo y más y nos faltó un gol", se lamenta Xavi

Xavi Hernández es duda para el partido del sábado contra el Villareal por una pequeña lesión en el sóleo de la pierna izquierda que muy probablemente le obligará a descansar. "Hemos de valorar el resultado de las pruebas, pero yo quiero jugar. Es la primera final de las cuatro que nos quedan: Haciendo doce puntos, somos campeones" advirtió el volante del Barcelona, que se reconoció que la eliminación de la Champions League "fue un palo del que nos tenemos que recuperar inmediatamente si queremos ganar la Liga". Para Xavi, el problema en la semifinal contra el Inter fue, antes que nada, el juego en la ida y, también, no marcar antes el primer gol en la vuelta: "En San Siro no fuimos nosotros; en el Camp Nou sí, pero nos faltó un gol. No fue un partido extraordinario, no jugamos al nivel más alto, pero dominamos y tuvimos al Inter encerrado a cal y canto en su área, colgado del larguero durante los noventa minutos, incluso antes de la expulsión de Motta. Es su manera de jugar y es respetable, pero nosotros tenemos una filosofia muy diferente y estamos muy orgullosos de ella. No sé qué pensaran los jugadores del Inter de cómo juegan".

Tras recordar que ya llevan tres títulos en este curso, admitió que de ganar la Liga "la temporada sería fantástica, ahora sólo es buena" y descartó que la eliminación en la Champions puede considerarse un fracaso. "Hemos llegado a semifinales y nos ha faltado un gol para clasificarnos. No creo que sea un fracaso, pero si una decepción muy grande" . Admitió que por encima de todo, le supo mal por la afición: "Nos sentimos culpables. Fue impresionante cómo nos ayudaron. Da rabia no poder jugar una final, pero estamos muy orgullosos de haber cambiado la mentalidad de la gente, que ha perdido los miedos".

Xavi, que felicitó al Inter, ninguneó los incidentes al final del partido -"me han dicho que lo del agua fue por seguridad, para que los seguidores italianos no saltaran al campo"- y no mostró preferencia de cara a la final: "Le debo mucho a Van Gaal y también a Mourinho; en el Inter está Eto'o y en el Bayern, Van Bommel... así que gane quien más lo merezca". Admitió que para un culé como él "jugar la final en el Bernabéu era una motivación especial" y sobre la celebración en la plaza de La Cibeles tras la eliminación del Barcelona, se limitó a decir, con una sonrisa indisimulada: "Los madridistas estaban sufriendo... ya estarán tranquilos", dijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.