Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El díscolo Balotelli desprecia la camiseta del Inter

El delantero 'neroazzurro', abucheado tras posar con la elástica del Milan, responde a la grada con un desplante

No fue completa la alegría del Inter de Milán ayer tras derrotar por 3-1 al campeón de Europa, el Barcelona. El díscolo delantero Mario Balotelli, de 19 años, fue abucheado por su propia afición, que no le perdona que hace unas semanas posara en televisión con la camiseta del club rival, el AC Milan. Tras recibir insultos e improperios, al acabar el partido el joven se quitó la camiseta y la arrojó al suelo, en un notorio gesto de desprecio.

Durante el partido ya se había encarado con la afición, profiriendo insultos. Y su desplante final desató la indignación. Algunos seguidores intentaron agredirlo a la salida del campo y tuvo que ser escoltado al abandonar el estadio de San Siro, según informa el diario deportivo Gazzetta dello sport . Su compañero de equipo Marco Materazzi, conocido por sus salidas de tono, le recriminó su actitud en el túnel de vestuarios, ante un atónito Zlatan Ibrahimovic, delantero azulgrana y ex compañero de ambos en el club milanés. "Materazzi ha atacado a Mario en el túnel de vestuarios; no había visto algo así en toda mi carrera. Tendría que haberlo dejado y haber salido a celebrar. Si me llega a hacer algo así a mí, lo tumbo". Incluso el entrenador, José Mourinho, reconoció: "He visto una cosa fea", en referencia al ademán de Balotelli.

En el club interista se aprecia la estampa imponente de Balotelli, su velocidad y su destreza con el balón. Siendo una joven promesa, suma diez goles esta temporada. Lo que no gusta tanto es que sea también un seguidor confeso del AC Milan, rival acérrimo de la entidad que le paga. Seguramente, su devoción prohibida no tendría importancia si la reservara para su ámbito privado. Pero exhibirla en televisión ha sido demasiado.

Trampa en televisión

Un conocido programa de humor le tendió una trampa, mientras lo entrevistaba en un restaurante. ¿Qué le parecería posar con la camiseta rossonera? Balotelli se muestra reticente en las imágenes y sólo accede a tenderse la camiseta sobre el pecho brevemente. Pero cuando cree que no le graban , el joven se la enfunda sin problemas. Algo que equivale a pecado se lesa fidelidad entre los dos grandes clubes de la capital lombarda. Las imágenes tuvieron una gran repercusión y provocaron el rechazo del técnico y, sobre todo, de la afición. Mourinho decidió apartarlo del equipo temporalmente y los tifosi no se lo perdonan.

Balotelli regresó ayer tras su retiro forzoso y la grada tenía el rencor a punto. El jugador saltó a la cancha a un cuarto de hora del final para sustituir a uno de los héroes de la noche, el argentino Diego Milito, que marcó un tanto y dio dos asistencias. Tenía el listón alto, así que cuando cometió un fallo con un balón, algunos aficionados se lanzaron a abuchearlo sin contemplaciones. Balotelli, siciliano de origen ganés, y que suele recibir numerosos insultos racistas, llegó al pitido final muy quemado. Su reacción: respondió a los insultos con insultos. Se desprendió de la elástica y la arrojó al césped.

Mourinho afeó ayer el gesto del delantero, con quien mantiene un pulso desde hace meses, pero tuvo palabras para quienes criticaron su intento de domar al temperamental siciliano. "Estoy en el Inter desde julio de 2009", declaró a la televisión italiana RAI, "recuerdo los palos que me han dado tantas luminarias en Italia porque quería intentar educar a un buen talento. Hoy, en un escaparate importante como una semifinal de Champions, ante los ojos del mundo, ha pasado algo feo". Con todo, el técnico portugués sigue contando con el ariete: "Mario jugará el sábado. Espero que los hinchas le perdonen".