Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO

Vomitando a 300 por hora

Stoner ha corrido las tres últimas carreras del Mundial de MotoGP con gastritis y anemia

La primera curva del circuito de Laguna Seca es una especie de tobogán ciego que los pilotos de MotoGP toman a más de 260 km/h, un punto en el que los hay que llegan a despegar del suelo. "Sientes que el estómago se te encoje", asegura Jorge Lorenzo. "Es como cuando vas en coche y tomas un cambio de rasante bastante rápido", explica el mallorquín.

Menos detalles sobre sus sensaciones dio Casey Stoner. Según han confirmado las pruebas a las que se ha sometido en Estados Unidos durante una semana, el australiano disputó las tres últimas carreras [Montmeló, Assen y Laguna Seca] con una gastritis a cuestas, que le dejó anémico y le hizo correr grogui ?incluso llegó a reconocer haber vomitado dentro del casco?. Aún y con eso, sacó fuerzas y cumplió (dos podios y una cuarta plaza). El problema es que este fin de semana se celebra el Gran Premio de Alemania, en Sachsenring, y sigue enfermo.

Además de sus dolencias estomacales, el motorista aussie también arrastra dolores en las costillas como consecuencia del trompazo que se dio durante la sesión de clasificación del sábado, al salir escupido de su Ducati y estrellarse violentamente contra el suelo. Con ese panorama, no parece fácil que Stoner, campeón del mundo de MotoGP de hace dos años, pueda entrar en la gresca que prometen Valentino Rossi, Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa.

"Todavía no estoy recuperado del todo", reconoce el motociclista australiano, "pero, ahora mismo, el mayor problema que tengo son las costillas, que me duelen mucho debido al último accidente". Y vaticina: "Estoy preparado para afrontar otra carrera muy complicada".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.