CICLISMO | GIRO DE ITALIA

Pellizotti cabalga sobre el Blockhaus, Menchov mantiene la 'maglia' rosa

Victoria del italiano; el español Carlos Sastre pierde dos minutos y la tercera posición en la general

El ciclista italiano Franco Pellizotti (Liquigas) se ha impuesto en la decimoséptima etapa del Giro de Italia , de 83 kilómetros, disputada hoy sobre Chieti y el Blockhaus, con una entrada en solitario que no impide que el ruso Denis Menchov (Rabobank) permanezca como líder una jornada más. Pellizotti ha sido el gran triunfador con un ataque al inicio del duro Blockhaus y ha ganado con una renta de más de 40 segundos sobre Stefano Garzelli (Acqua e Sapone) y Danilo Di Luca (LPR), que ha podido recortar algo de diferencia con Menchov, sólido hasta los últimos metros donde ha cedido algo de tiempo frente a su gran rival.

La victoria del corredor transalpino ha provocado que éste arrebate el tercer puesto del podio al español Carlos Sastre (Cervelo), que no ha podido responder a un ataque de Di Luca y ha perdido casi dos minutos. "Ha sido una etapa espectacular, corta, rápida y explosiva, con la subida final al Blockhaus. Tengo que dar las gracias a todo mi equipo, que ha hecho un sensacional trabajo, ayudándome a hacer la carrera lo más dura posible en mi beneficio, pero hoy mis rivales en carrera han sido más fuertes que yo y han conseguido sacar una ventaja importante en la general", dijo Sastre, quinto a 3m30s del líder, el ruso Denis Menchov.

Para despejar dudas, Sastre ha descartado cualquier problema físico durante la etapa. "No me he encontrado mal; simplemente ellos han sido mejores que yo. He intentado romper la carrera abajo del puerto y quizá haya pagado en exceso ese comienzo tan explosivo. Pero he podido mantener el pulso con ellos, no he perdido demasiado tiempo y eso ha sido importante para mí con vistas a mantener una de las opciones, aunque en estos momentos lo vea francamente difícil", reconoce.

No obstante, el corredor sigue con esperanzas. "Seguimos en este Giro. Queda la etapa con final en el Vesubio, y ahora sólo pienso en descansar, recuperar y afrontar lo que me queda con ilusión y las mismas ganas que tenía antes del día de descanso", concluye Sastre.

La victoria de Pellizotti

Pellizotti sacó premio al buen hacer de su equipo y a un ataque lejano en las primeras rampas, las más duras, del puerto final. El ruso Denis Menchov (Rabobank) dejó hacer y se preocupó únicamente de Danilo Di Luca (LPR), el otro valiente del día y cuyos intentos y ritmo frenético acabaron con Sastre, que se quedó sin ayuda y sin el podio provisional, aunque con margen para recuperarlo en el Vesubio.

Además, el vencedor se tornó en el jefe de filas de su equipo por delante incluso de Ivan Basso, que tuvo que dejar hacer a su compañero y se limitó a no ayudar a Di Luca en su afán por descolgar a un Menchov, sólido hasta los metros finales, donde cedió un tiempo, precioso por el escaso margen que tiene sobre el segundo clasificado, al que su compatriota Stefano Garzelli (Acqua e Sapone) le hizo un flaco favor al arrebatarle en el sprint la segunda plaza y una buena bonificación.

El último ganador del Tour de Francia, Carlos Sastre, por su parte, no encontró colaboración en sus compañeros, entre ellos el estadounidense Lance Armstrong (Astana), y pese a sus esfuerzos fue cediendo tiempo, perdiendo dos plazas en beneficio de Pellizotti y Basso.

Premeditado

El Liquigas preparó bien la corta jornada montañosa, en busca de las opciones tanto de Pellizotti, su mejor clasificado, como de Basso, su teórico jefe de filas. Desde el principio, la formación italiana estuvo muy activa y se preparó el terreno con un ataque en las primeras rampas, las más duras del polaco Silvester Szmyd, que provocó que se realizase una selección con los favoritos.

Al centroeuropeo, le siguió Pellizotti, que logró marcharse en solitario, ''atando'' a su ''jefe'', que no quiso inmiscuirse. En cambio, el escapado sí era una amenaza para Sastre, que le sacaba menos de un minuto en su lucha por el tercer puesto. Al cuarto clasificado sólo le siguió Armstrong, que hoy se olvidó de inicio de su compañero y compatriota Levi Leipheimer, también damnificado en esta jornada.

Sin embargo, el texano que no pudo seguir la estela del ciclista del Liquigas, mientras que por detrás era Di Luca el que daba la primera muestra de su valentía atacando a falta de diez kilómetros, un ataque que cortó desafortunadamente a Sastre. El del Abruzzo, impulsado por su deseo de recortar diferencias con un sólido Menchov y por ganar ante sus paisanos en una de las zonas dañadas por el terremoto de abril, impuso un ritmo frenético y fue el único de los favoritos en intentar poner en dificultades a la maglia rosa.

Di Luca tiró de Menchov, Garzelli y Basso, mientras que Sastre lo hacía por detrás, pero no encontraba colaboración ni en Armstrong, ni en Gilberto Simoni (Diquigiovanni), ni en Szmyd, otro ''Liquigas''. Sin relevos, el ciclista español fue perdiendo gas y poco a poco tiempo con los de delante. El líder aguantaba con la misma tranquilidad que el lunes y respondía a un nuevo furibundo ataque del corredor del LPR, que descolgaba a Basso, pero no a un veterano Garzelli, a mejor nivel en estas semanas decisivas que en las primeras. Sin embargo, Pellizotti fue constante y no tuvo problemas para hacerse con la victoria y convertirse en una amenaza para Menchov, que en los metros finales no resistía el enésimo intento de Di Luca, ansioso en su búsqueda de una jugosa bonificación, que le privó un aún más ''avaricioso'' Garzelli. El ruso mantiene la ''maglia rosa'', pero ya tiene a su más directo rival a 26 segundos y al ganador de hoy a dos minutos. Basso es cuarto, con dos segundos de ventaja sobre Sastre, que tiene el podio a minuto y medio.

Mañana, se disputará la decimoctava etapa de este Giro de Italia centenario, que discurrirá entre las localidades de Sulmona y Benevento, sobre 182 kilómetros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS