Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fórmula Uno

Alonso: "Todo lo que podía salir mal, salió mal"

El asturiano, visiblemente molesto, espera que mejore la situación tras el noveno puesto obtenido hoy

Alonso, molesto

La suerte no ha acompañado hoy a Fernando Alonso en el gran premio de China. El asturiano, noveno, ha tenido una carrera infortunada desde el principio, con la aparición del coche de seguridad y su primera entrada boxes, que trastocó del todo su estrategia de carrera. "Todo lo que podía salir mal, salió mal. Ha sido una decepción, y estoy triste. Salía por delante con un buen coche para seco, pero estaba lloviendo, cuando iba tras el coche de seguridad decidí entrar a echar gasolina y justo una vuelta después se metió en boxes, cada cosa que hacíamos nos salía al revés. Hoy desde luego no ha sido un buen día".

Tendrá que esperar el asturiano hasta una carrera en seco para que se verifiquen las evoluciones instaladas en el R29. “El nuevo difusor, con el agua realmente no se nota. La intención nuestra desde el principio era acabar como fuera la carrera, se convirtió en un test para ver cómo va el fondo nuevo, si funciona y es fiable. Esa ha sido la única nota positiva que podemos sacar de esta carrera, y para Bahrein todo está probado", ha comentado el español, visiblemente molesto.

Alonso ha comparado el inicio de la temporada con el del año pasado. "El año pasado íbamos también mal pero en Singapur tuve suerte y logré la victoria. Esta temporada al principio parecía que íbamos regular y ahora está claro que tenemos que mejorar, solo tenemos cuatro puntos y para luchar por el campeonato no es suficiente".

Button: "Es un logro"

El piloto británico Jenson Button (Brawn GP), tercero hoy en el “loco" Gran Premio de Chino, aseguró que acabar sobre el trazado asiático ya era "un logro en sí mismo" debido a la lluvia que protagonizó la prueba de principio a fin, por lo que se felicitó por un podio que considera "fantástico". "Mark Webber y yo tuvimos una buena lucha durante unas vueltas pero no pude seguirle. Sin embargo, acabar la carrera ya es un logro en sí mismo y estar en el podio es fantástico. No podíamos batir a los Red Bull y felicitó a Sebastian (Vettel) y Mark por su gran resultado", ha declarado Button con deportividad.

El líder del Mundial calificó la carrera como "muy difícil", por lo que su objetivo era "coger tantos puntos como fuera posible" en medio de "una condiciones locas, con ríos de agua por todo el circuito". "Los neumáticos no pudieron coger la temperatura necesaria para funcionar apropiadamente", concluye.

Briatore, esperanzado

El patrón de Renault ha lamentado que la carrera se haya celebrado en esas condiciones, una vez que parecían resueltos los problemas para ser competitivos en seco el resultado final del Gran Premio de China, en el que Fernando Alonso firmó la novena plaza, porque no pudieron demostrar el potencial de su monoplaza, después de la inclusión del nuevo difusor y el buen resultado en la calificación del sábado.

"No ha sido una carrera normal. Ha sido una pena porque no hemos podido demostrar el potencial de nuestro coche. Las condiciones han sido difíciles, pero con la ronda de calificación del sábado pusimos de manifiesto las mejores del monoplaza", dijo el italiano, seguro de que llegarán mejores actuaciones. "Alonso demostró en la calificación que el coche ha mejorado, pero desafortunadamente fuimos perjudicados por el mal tiempo", comenta en relación a la entrada del coche de seguridad en pista al comienzo de la prueba, que relegó al asturiano al último lugar y le obligó a la remontada.

Además, Briatore espera que para la próxima carrera en Bahrein, Renault puede estar más arriba y se mostró confiado de ello. "Será allí cuando tengamos partes nuevas para nuestros dos coches. En esta semana tendremos tiempo para seguir haciendo un gran esfuerzo y mejores en el monoplaza", espetó el transalpino no tan pesimista como hace un par de días.

Raikkonen lo tiene "difícil"

Los errores evidenciados de nuevo por Ferrari en el gran premio chino hacen del campeonato un objetivo difícil para el campeón del Mundo Kimi Raikkonen. El finlandés ha confesado que han cometido algunos fallos, además de que aún no son lo suficientemente rápidos como para ser competitivos. "Obviamente el campeonato se presenta difícil, la situación es así. Hemos tenido algunos fallos y no somos lo suficientemente rápidos como para estar con los mejores", apuntó el nórdico, que partía en el octavo lugar en la parrilla y acabó dos por detrás en la línea de meta. "En las primeras vueltas no estuvimos mal, pero luego, después de mi parada, he perdido adherencia de los neumáticos y ya no era capaz de empujar tan duro como yo quería porque el coche deslizaba mucho", añade Raikkonen, que admitió que su monoplaza no tenía toda la fuerza que hubiera deseado durante la prueba asiática. "Algunas veces, el motor del coche parecía perder fuerza, especialmente cuando me encontraba cerca de otros pilotos", explica. Raikkonen espera nuevas esperanzas para la temporada europea. "En Barcelona, cuando tengamos piezas nuevas, debemos ser capaces de demostrar nuestra mejoría, pero este trabajo llevará su tiempo. El equipo está motivado, yo estoy seguro de eso y vamos a aportar todos nuestro granito de arena. Ahora es fácil criticar, pero sabemos cómo pueden cambiar las cosas", finalizó el finlandés, que aún no ha puntuado en esta campaña y hoy firmó su mejor actuación tras el decimoquinto lugar en Australia y su abandono en Malasia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.