Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO | FÓRMULA 1

Sebastian Vettel reta a Brawn

El piloto alemán consigue su primera victoria en una carrera de lluvia extrema seguido de Webber y Button.- Alonso, noveno

Sin difusor mágico, ni KERS, ni inventos, Sebastian Vettel dio una lección de pilotaje acuático en Shanghai . No hicieron falta milagros. El piloto alemán de Red Bull logró el primer doblete de su trayectoria -ayudado por el agua, que equilibró la carrera- con una destreza incontestable y un ímpetu como pocos, dejando en el paddock las primeras dudas sobre la invulnerabilidad de los Brawn GP. Habrá que esperar, no obstante, hasta Bahréin, donde la probabilidad de lluvia es escasa, porque hoy, como en Malasia, también hubo agua. Mucha, casi tanta como sorpresas y salidas de pista. El doblete de Red Bull -Webber terminó segundo- fue tan sorprendente como el trabajo de escalador de Alonso, noveno (fuera de los puntos), que tuvo opciones hasta que su coche se salió de la trazada, la presencia de Hamilton -sexto- al frente de la carrera y el atasco de Ferrari, que sigue esperando el momento para arreglar el desastre.

El aguacero trastocó los planes de todos, salvo los de Timo Glock y Robert Kubica, que pudieron salir desde el principio con los reglajes de agua. La búsqueda del balance de pesos ideal, el trabajo para mejorar la aerodinámica y la estrategia de neumáticos y combustible para una carrera en seco quedaron en nada por el intenso chaparrón que anegó el trazado chino. Diluidos los planes, la urgencia se apoderó de la calle de boxes, pero si la lluvia fue un lastre para todos, para Fernando Alonso fue una pesadilla hasta el término de la cita. La estrategia ultraagresiva planteada por Renault en la sesión de calificación del sábado lo relanzó a la segunda plaza con el coche más ligero de la parrilla, aunque con la condición de repostar el primero en carrera.

Tocaba arriesgar, pero entonces apareció la lluvia, y como no podía garantizarse la seguridad de una salida normal, los comisarios resolvieron hacer una lanzada, escoltada por el coche de seguridad. Las ocho vueltas en formación arruinaron aún más su planteamiento, que cambió radicalmente en su entrada al garaje casi cuando el safety apagaba las luces: neumáticos de lluvia extrema y un tanque de combustible lleno hasta los topes para intentar una escalada memorable mientras Vettel nadaba a toda prisa sin rivales y el resto se peleaba con un ojo en los retrovisores y otro en los charcos del trazado. De la vigésima posición a la quinta con un duelo emocionante con Sebastian Buemi incluido, Fernando Alonso planeaba sobre el agua, pero un trompo en la vuelta 37 trastocó sus planes y acabó con sus opciones de podio. El español levantó el pie. Fin de la épica.

Hubo de todo entre el desastre del primer safety y su percance. Lewis Hamilton, que ya muestra los primeros síntomas de recuperación, lanzó su McLaren a la carga y trompeó, se salió de pista, tuteó a Trulli -que portaba difusor- y ninguneó a Kimi Raikkonen, que sigue sufriendo los problemas de fiabilidad de su Ferrari. La escudería italiana, que perdió a Felipe Massa -su tercer cero esta temporada por problemas eléctricos, tendrá que trabajar a contrarreloj para que no se cumplan las malas predicciones catastrofistas del nórdico, que no reconoce ninguna posibilidad de ganar el título pese a haberse celebrado solo tres carreras.

Por lo demás, apenas hubo más sobresaltos, salvo el accidente de Adrian Sutil, por entonces séptimo. La lluvia convirtió la carrera en una romería sin apenas emoción, y a medida que se acercaba el final, el pilotaje se hizo más conservador, salvo los fogonazos de Hamilton, Rosberg, Piquet y Nakajima, que no terminaron sin pasear de nuevo sus bólidos por la hierba y la grava chinas. Vettel y Webber caminaron juntos hasta la meta, seguidos de Jenson Button y Rubens Barrichello, que confirman su fiabilidad también sobre mojado. Tendrá que esperar el Mundial para comprobar si el potencial humano puede superar a la máquina; si el empuje de la juventud de Vettel es capaz de ganarle el reto a la experiencia de Ross Brawn.

Así ha concluido el gran premio

1. Sebastian Vettel (Alemania) Red Bull

2. Mark Webber (Australia) Red Bull

3. Jenson Button (Gran Bretaña) Brawn GP

4. Rubens Barrichello (Brasil) Brawn GP

5. Heikki Kovalainen (Finlandia) McLaren

6. Lewis Hamilton (Gran Bretaña) McLaren

7. Timo Glock (Alemania) Toyota

8. Sebastien Buemi (Suiza) Toro Rosso

9. Fernando Alonso (España) Renault

10. Kimi Raikkonen (Finlandia) Ferrari

11. Sebastien Bourdais (Francia) Toro Rosso

12. Nick Heidfeld (Alemania) BMW Sauber

13. Robert Kubica (Polonia) BMW Sauber

14. Giancarlo Fisichella (Italia) Force India

15. Nico Rosberg (Alemania) Williams

16. Nelson Piquet (Brasil) Renault

17. Adrian Sutil (Alemania) Force India

R. Kazuki Nakajima (Japón) Williams

R. Felipe Massa (Brasil) Ferrari

R. Jarno Trulli (Italia) Toyota

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información