Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MONTAÑISMO

Edurne Pasabán conquista su décimo "ocho mil"

La montañera vasca alcanza la cima del Dhaulagiri, pero todavía le restan cuatro grandes picos

La española Edurne Pasabán ha alcanzado hoy la cima del monte Dhaulagiri, de 8.167 metros situado en el Himalaya nepalí. Pasabán ha logrado su objetivo de alcanzar la cima del Dhaulagiri en el tercer intento, después de haber fracasado en los años 1998 y 2001. "Ya ha hecho cima. Ya están empezando a bajar. Estamos muy contentos y nerviosos", ha explicado el padre de la montañera vasca, Sergio Pasabán.

El Everest (8.848m.) en 2001; Makalu (8.035m.) y Cho Oyu (8.201m.), en 2002, Lhotse (8.516m.) y Gasherbrum I (8.163m.) y II (8.035m.), en 2003; K-2 (8.611m.) en 2004; Nanga Parbat (8.125m.) en 2005 y Broad Peak (8.047m.) en 2007 han sido las cimas que la montañera guipuzcoana ya ha conseguido ascender, pero todavía tiene trabajo por delante. Le restan cuatro colosos para cumplir su sueño: Shisha Pangma (8.046m.), Annapurna (8.091m.), Manaslu (8.163m.) y Kangchejunga (8.586m.).

La expedición de "Al filo de lo imposible", que ha emprendido esta aventura hace un mes está integrada además por los también montañeros vascos Asier Izaguirre, Alex Chinchón, el catalán Ferrán Latorre y el ecuatoriano Iván Vallejo. Vallejo, de 47 años, ya forma parte de la leyenda. Desde hoy integra el selecto grupo de ocho montañeros que ha escalado las catorce cimas más altas del mundo sin oxigeno artificial. La expedición comenzó su andadura la pasada madrugada desde el campo III, situado a 800 metros de la cumbre, el asalto final al Dhaulagiri. Los aventureros alcanzaron su meta a las 13:00 y en estos momentos se hallan en pleno descenso.

"El simple hecho de poder estar aquí en este momento y tener la posibilidad de luchar por conseguir subir a la cima de uno de los gigantes del mundo, nuestro Dhaula, nos recompensa con creces de todos los sacrificios", escribe. Pasabán en su web, veinticuatro horas antes del iniciar el último ascenso. "La cima parece que está muy cerca, pero todavía quedan unos 800 metros de desnivel que nos van a costar muchas horas de esfuerzo", reconocía la montañera que ya anunció su intención de abordar el próximo otoño la subida al Manaslu, "la montaña de los espíritus".