Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LOS DEPORTES

El hombre que cambió la Fórmula Uno

Desde que debutase a los mandos de un Jordan en 1991, el 'Kaiser' ha batido todos los récords

El alemán Michael Schumacher, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, está considerado como el hombre que cambió la Fórmula Uno, categoría de la que en quince años consiguió casi todas las marcas posibles, sobre todo la de sus siete títulos mundiales, los cinco últimos de forma consecutiva. Schumacher disputó en el Gran Premio de Brasil del año pasado su última carrera de Fórmula Uno, aunque no lo pudo hacer como hubiera querido, en lo mas alto del podio y con un nuevo título mundial, pero sí a lo grande, con una remontada espectacular desde el vigésimo al cuarto puesto tras un pinchazo en la octava vuelta de las 71 de que constaba la carrera y consiguiendo la vuelta rápida en su penúltimo giro.

El alemán llegó a la Fórmula Uno a finales de agosto de 1991, en el Gran Premio de Bélgica, el circuito más exigente y el que más gusta a los pilotos. El irlandés Eddie Jordan fue quién le dio la oportunidad de debutar al volante de uno de sus coches. Logró el séptimo puesto en la formación de salida entre los 26 participantes y no completó la primera vuelta por un problema en el embrague. El talento de Michael Schumacher, que ya había demostrado al volante de los prototipos Mercedes que hacía correr el suizo Peter Sauber, no pasó inadvertido y Flavio Briatore, director de la escudería Benetton, no dudó en ningún momento arrebatar el piloto a Jordan y poner en la calle al brasileño Roberto Moreno, que había sido cuarto en Bélgica, en la calle, por "no estar bien de la cabeza".

La salida de Roberto Moreno de Benetton motivó una reacción furibunda de su compatriota Ayrton Senna en el Gran Premio de Italia, y en una conferencia de prensa arremetió duramente contra Briatore, Schumacher y el nulo valor que tenían los contratos en la Fórmula Uno. Un año tardaría Schumacher en lograr su primera victoria, en Bélgica en 1992. Venció en Portugal al año siguiente y no fue hasta 1994 cuando estaría en condiciones de luchar por el campeonato del mundo, sobre todo una vez que el brasileño Ayrton Senna falleciera en el Gran Premio de San Marino, tercera prueba del mundial que ganó el alemán. La temporada 1994 fue una lucha entre Schumacher y el compañero de Senna, el británico Damon Hill, una vez que la escudería Williams se sobre puso al terrible golpe que supuso la muerte del brasileño y las consecuencias judiciales que acarreó.

Mano a mano con Hill

Quién era y quién iba a ser Michael Schumacher se vio en la última prueba del campeonato, en Australia, donde se jugaba el Mundial con Hill. Se salió de la pista cuando era líder, rompió la suspensión de su Benetton, regresó a la pista como pudo y cuando el británico estaba a su altura para adelantarle, le golpeó y ambos quedaron eliminados, pero ganó el título por un punto de ventaja. Schumacher arrasó al año siguiente y cerró su ciclo con Benetton. Era el mejor piloto del momento y fichó por una escudería Ferrari en horas bajas a la que se llevó buena parte de los ingenieros que habían trabajado con él en Benetton como Ross Brawn y el diseñador Rory Byrne. El francés Jean Todt se hizo cargo de la dirección deportiva y el objetivo era el de conseguir el título mundial de pilotos que no conseguían desde 1989 con el surafricano Jody Scheckter.

En Barcelona, bajo un diluvio, logró su primera victoria para Ferrari, pero en ese primer año nada pudo hacer frente a los Williams-Renault de Damon Hill, que ganó el título que le arrebató en 1994, y el canadiense Jacques Villeneuve. Si en Australia logró su primer título de un certero golpe, no le ocurrió lo mismo en 1997 en el Gran Premio de Europa disputado en el circuito español de Jerez de la Frontera, en donde repitió la jugada con Jacques Villeneuve, que tuvo más suerte que Damon Hill y logró terminar la prueba, mientras Schumacher terminaba fuera de la pista. Aquella acción le valió ser excluido del mundial de ese año. El Consejo Mundial de la Federación Internacional del Automóvil consideró que la acción fue "instintiva y no premeditada", y gracias a eso no le sancionaron para el de 1998.

'Dictadura'

La época de mayor esplendor de Michael Schumacher y Ferrari llegó en el año 2000, cuando el alemán logró su tercer título y dio comienzo a una 'dictadura' que nunca antes había conocido la Fórmula Uno. Primero igualó los cinco campeonatos mundiales del argentino Juan Manuel Fangio y luego cerró el ciclo con cinco consecutivos conseguidos al final de la temporada 2004. Sin embargo, a pesar de este periodo de dominio absoluto, la carrera de Michael Schumacher iba a seguir sumida en la controversia. En Ferrari nunca admitió a un compañero que no se doblegara a sus intereses. El británico Eddie Irvine y los brasileños Rubens Barrichello y Felipe Massa son buenos ejemplos de ello y, a pesar de su superioridad, no dudó en humillarlos con tal de lograr mas victorias y mas campeonatos.

En el Gran Premio de Austria de 2002 Rubens Barrichello se tenía que parar a pocos metros de la línea de meta para dejar que ganara Michael Schumacher. El público montó tal escándalo que la ceremonia del podio fue la ceremonia de la confusión. Schumacher pidió a Barrichello que subiera a lo mas alto y que recibiera su trofeo entre los abucheos y silbidos del público. La Federación Internacional sancionó a los pilotos y entonces prohibió las órdenes de equipo, que habían existido desde la creación del campeonato en 1950, pero que nunca se habían ejecutado de una manera tan descarada e innecesaria.

Despedida a lo grande

Dormido en los laureles, Ferrari no pudo dar un coche competitivo a Michael Schumacher en 2005, y el español Fernando Alonso, entonces en Renault, terminó con la dictadura del alemán. La pasada temporada Michael Schumacher volvió a disponer de un coche competitivo y luchó por recuperar su hegemonía y demostrar que, a pesar de los títulos y las victorias, el fin justifica los medios. Así, en Montecarlo detuvo su coche en mitad de la curva de La Rascasse para evitar que Fernando Alonso le arrebatara el primer puesto de la formación de salida. Al final de la pasada campaña se retiró Michael Schumacher, el más laureado y el mas sancionado en la historia de la Fórmula Uno, y los que han sido sus rivales, actuales y pasados, nunca apreciaron las formas del alemán y pensaron que con su marcha ganará el deporte.

El 'Kaiser' nació en Hürth-Hermülheim el 3 de enero de 1969 y estuvo en activo la Fórmula Uno entre 1991 y 2006. Sus siete títulos los logró en 1994, 1995, 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004. En total estuvo presente en 250 grandes premios, aunque inició 248 de ellos. Michael Schumacher logró en total 91 victorias en grandes premios, estuvo 154 veces en el podio, logró 68 ''poles'', estuvo 115 veces en la primera fila, logró 76 vueltas rápidas y sumó un total de 1.369 puntos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.