Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:TOUR 2006 | 13ª etapa

El español Oscar Pereiro, líder del Tour de Francia

El alemán Jens Voigt, del CSC, se adjudica la etapa

El español Oscar Pereiro, del Illes Balears, se ha enfundado esta tarde el jersey amarillo de líder del Tour de Francia, tras quedar segundo en la 13ª etapa, disputada entre Beziers y Montelimar sobre 230 kilómetros y que se ha adjudicado el alemán Jens Voigt, del CSC. Se trata de la primera vez en cuatro años que España lidera el Tour, gracias a este gallego de 28 años. Esta etapa, la más larga de esta edición con 230 kilómetros de recorrido, ha estado marcada por el calor y por la llegada del pelotón a media hora del ganador.

ESPECIAL
Tour de Francia

Pereiro, de 28 años, un ex corredor del Phonak que el año pasado conquistó Pau, ha sido segundo tras Voigt después de soportar bajo un intenso calor una escapada de 210 kilometros, consentida por un pelotón que ha decidido tomarse la jornada de descanso. El gallego, el supercombativo del pelotón en 2005, enjugó los 28.50 que le aventajaba el líder Floyd Landis, que llegó en el pelotón a 29.59, sin el menor temor por el liderato de un ex compañero. El ciclista de Porriño, emocionado después de esperar la llegada del grupo, ha vivido su éxito como "uno de los días más importantes" de su carrera y se lo ha dedicado a su familia, especialmente a su hijo Juan.

Segunda victoria para Voigt

La felicidad no la ha podido rematar con el triunfo de etapa porque en el esprint le ha superado Voigt, un enorme alemán de 1,92 metros que ha sido superior a la hora de definir. Y lo ha hecho con un tiempo de 5h.24.36, firmando así su segunda victoria en el Tour, después de la alcanzada en 2001 en Serran. Tercero ha sido el italiano Manuel Quinziato, el Liquigas, a 40 segundos, como el francés Chavanel, del Cofidis, cuarto. El quinto componente de la escapada se ha presentado hundido a 6.24. Pereiro se ha convirtido en el primer español líder desde 2002, cuando Igor González de Galdeano se puso la prenda amarilla durante siete días. Aventaja en la general en 1.29 a Landis, en 1.37 al francés Dessel y en 2.30 al ruso Menchov.

La jornada ha sido dura para cinco corredores y de trámite y reposo para el resto. En el kilómetros 17 se han despedido hasta la meta el quinteto formado por Pereiro, Voigt, Sylvain Chavanel, Manuel Quinziato y Andrei Grivko. En el instante que han salido disparados por la tórrida carretera camino de Montelimar, el pelotón ha hecho el oportuno análisis para comprobar si había algún peligro para alguien. Pereiro, el mejor clasificado, estaba a caso media hora en la general. Por lo tanto, fiesta y pacto de no agresión. Jornada convertida en un paseo cicloturista a 38 grados en el asfalto. Maillots desabrochados, charlas entre amigos y a recuperar fuerzas.

Un alivio para el Phonak el hecho de pensar que podría ceder el amarillo a Pereiro, con muchos amigos en el equipo suizo, y desprenderse de la responsabilidad que conlleva ese cargo, y un premio para el gallego, décimo el año pasado. A 50 kilómetros de meta el proyecto cogía color con un retraso del grupo en torno a los 27 minutos. Rara vez una etapa entre Pirineos y los Alpes llega al esprint y estaba claro que no lo habría. Los equipos de los esprinters tampoco se movían. El Tour pasa factura y las fuerzas se agotan. No había motivo que inquietara al grupo.

"Arrancas tú, arranco yo"

La cota de Villeneuve de Berg (4a), a 25 kms de meta, ha sido el escenario de las primeras escaramuzas entre los escapados, las que acabaron con la resistencia de Grivko. Quedaban cuatro en la carretera de fuego para vivir la fiesta en Montelimar, famosa por el nougat, el turrón de la zona, dulce como una victoria en el Tour, por lo menos. Chavanel ha arrancado a 15 kms de meta y le han seguido todos. Otro fuego de artificio para comprobar las fuerzas de los compañeros de aventura. La armonía a estas alturas de la excursión dejaba paso a la estrategia personal. Voigt, un enorme rodador, ha sido el próximo en atacar, a 5 kms de la llegada. Se ha llevado a Pereiro y ha clavado a Chavanel y Quinziato, que han tirado la toalla, impotentes.

El desenlace ha quedado en un mano a mano entre el alemán y el español, que luchaba segundo a segundo ante la posibilidad de vestirse de amarillo. En la recta de llegada se han producido las miradas habituales, incluso algún comentario. "Arrancas tú, arranco yo". Pues lo ha hecho el alemán para ganar la etapa, pero Pereiro ha compensado la tensa espera con un atracón de nougat, pura miel para un líder. La 14ª etapa acerca el Tour a los Alpes con un recorrido de 180,5 kilómeotros entre Montelimar y Gap. El Col de Perty (2a) a mitad de carrera es la principal dificultad con 8 kms de ascenso al 5,1 % de pendiente media. Las escapadas encontrarán terreno apto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.