Los ciclistas boicotean el Campeonato de España en protesta por las informaciones sobre dopaje

EL PAÍS desvela que al menos 58 corredores están implicados en la "trama criminal" para obtener alto rendimiento fraudulentamente

Los ciclistas profesionales españoles han decidido a última hora no disputar el Campeonato de España que debía celebrarse hoy en el circuito de Móstoles (Madrid) en protesta por las informaciones publicadas hoy en EL PAÍS sobre la trama de dopaje desarticulada por la Guardia Civil en mayo y que proporcionó supuestamente sustancias prohibidas a 58 ciclistas, algunos de ellos del máximo nivel internacional.

Más información
"He concretado con 'el Gordo' un día para que me pague"
La "trama criminal" del dopaje en el deporte facilitó sustancias prohibidas a 58 ciclistas

Los corredores han decidido en el último momento no participar en el Campeonato de España. Aunque reafirman su apoyo a toda lucha contra el dopaje, critican que la operación llevada a cabo está dañando la dignidad de todo el colectivo. Por esta razón, han pedido ayuda tanto al Consejo Superior de Deportes como a las instituciones privadas que realizan labores en torno al ciclismo para que se recobre la "normalidad que nunca se debió perder", al tiempo que piden "comprensión" y confianza" en este deporte y en el trabajo de cada uno de ellos.

Según la información hecha pública por EL PAÍS, la "trama criminal" desarticulada proporcionó supuestamente sustancias prohibidas — EPO, hormonas de crecimiento y anabolizantes— a 58 ciclistas, algunos de ellos del máximo nivel internacional. La investigación apunta que el médico deportivo Eufemiano Fuentes y Manolo Saiz, ex director del equipo Liberty Seguros, eran los cabecillas de esta trama.

Además de facilitar sustancias dopantes, esta red gestionaba costosos tratamientos consistentes en autotransfusiones de sangre. Periódicamente, se extraía sangre a los ciclistas y se entregaba a los cabecillas de la trama para que, mediante compuestos farmacológicos y maquinaria adecuada, la lavaran e hicieran con ella concentrados de glóbulos rojos. Cuando llegaba una competición, los deportistas se la inyectaban. El precio era 40.000 euros anuales.

La fiscalía de Madrid atribuye a los implicados un delito contra la salud pública. Ante el juez admitieron haber favorecido el dopaje, pero adujeron que ello carece de tipificación penal en España. En este caso, cada corredor se autotransfunde su propia sangre. El delito radicaría, según ha explicado el fiscal jefe Manuel, en la forma en que son conservadas las bolsas de sangre.

Tras el anuncio hecho público por los ciclistas, la Federación ha publicado una nota oficial en la que lamenta la suspensión del Campeonato de España, víctima de una decisión tomada por los corredores y que la institución no comparte. Además, ha pedido disculpas a las ciudades de Móstoles, Arroyomolinos y Moraleja de Enmedio, como organizadoras de los campeonatos.

El colectivo de ciclistas, durante la reunión en la que han decidido boicotear el Campeonato de España.
El colectivo de ciclistas, durante la reunión en la que han decidido boicotear el Campeonato de España.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS