Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Balonmano | Final de la Copa de Europa

El Ciudad Real vence al Portland en la ida de la final de la Copa de Europa

El conjunto castellano-manchego acaricia el título tras su demostración en Pamplona

acaricia su primer título de la Liga de Campeones tras la demostración de fuerza y calidad exhibida esta tarde en el partido de ida de la final en Pamplona ante el Portland San Antonio, que únicamente puede agarrarse a un milagro deportivo para remontar los seis goles de desventaja (19-25) la próxima semana en el Quijote Arena.

La final entre equipos españoles de la máxima competición continental ha tenido claro color del conjunto castellano-manchego, que ha castigado al equipo navarro con un marcador casi insalvable para el partido de vuelta en Ciudad Real e incluso ha perdonado una victoria más aplastante tras disfrutar de una máxima ventaja de nueve tantos.

El equipo que entrena Talant Dujshebaev, actual subcampeón de la competición tras caer el año pasado en la final ante el Barcelona, ha hecho gala de una fuerte defensa, que ha dejado en seis goles al Portland en la primera parte, y ha jugado al amparo del portero serbio Sterbik.

Primera mitad para el olvido

En una primera mitad de los navarros para el olvido, el equipo visitante ha arrancado mejor, bien plantado en defensa y con un colosal Sterbik desde el comienzo, que ha atascado el ataque antoniano desde el bocinazo inicial. Ni en las situaciones de inferioridad numérica ha aflojado el Ciudad Real, aunque el Portland no ha perdido la cara al partido en los primeros minutos merced a la actuación de Kasper, cuyas intervenciones han permitido a los navarros seguir metidos en el partido hasta mediada la primera mitad (3-3).

El Portland no ha encontrado una dirección de juego y los sucesivos errores de pase y lanzamiento han permitido al Ciudad Real pasar a dominar el marcador de forma clara. Los antonianos han estado más de diez minutos sin anotar un gol, mientras el bloque manchego ha roto claramente el partido con diferencias de hasta seis tantos con la que ha llegado al descanso (6-11). Se esperaba tras el descanso la reacción del Portland, pero lejos de equilibrar fuerzas, ha seguido con la misma tónica para poner en bandeja el partido al Ciudad Real.

El ataque ha seguido siendo un cúmulo de despropósitos y pese a las mil probaturas del técnico local, Zupo Equísoain, sólo Rocas parecía tener la llave ante la portería manchega, mientras el Ciudad Real, mucho más serio en defensa y con las ideas más frescas, ha llegado a disfrutar de una máxima ventaja de 9 goles (9-18, m.45). El equipo de Dujshebaev, sintiéndose ya ganador, se ha relajado en el último cuarto del partido, lo que ha aprovechado el Portland para reducir diferencias con una defensa 5-1 y las paradas de Kasper, el mejor del conjunto local, con lo que se ha llegado al final con un 19-25 que, sin embargo, decanta la final para el Ciudad Real.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.