Manolo Fernández, ‘Toma Uno’ y el triste adiós de Radio 3

'Toma Uno' es un referente para muchos melómanos españoles, un espacio que ha creado escuela y escena en España a través del magnífico criterio de su director

Manolo Fernández, en el bar Legend, en Madrid, en 2018.
Manolo Fernández, en el bar Legend, en Madrid, en 2018.

Son malos tiempos para la experiencia y la calidad. La Dirección de Radio 3 ha decidido prescindir de Toma Uno, uno de los programas más longevos de las ondas españolas. El espacio, dirigido por Manolo Fernández, no se volverá a emitir en la emisora musical a partir de la temporada que viene. Será la primera temporada en tres décadas que los oyentes de Radio 3 no podrán encontrar este territorio radiofónico de gran prescripción musical, especialista en country y todos sus derivados salidos de las raíces de la música norteamericana.

Toma Uno es un referente para muchos melómanos españoles, un espacio que ha creado escuela y escena en España a través del magnífico criterio de su director y creador, Manolo Fernández, quien comenzó en la radio hace casi 50 años en un pequeño estudio de la calle Manuel Silvela de la desaparecida Onda 2. Manolo es una de las grandes voces musicales de nuestro país, un tipo que ha sabido siempre enseñar y contextualizar los sonidos que han levantado el gran paraguas (parafraseándole) de la música americana. De sus programas, muchos hemos aprendido a valorar el country, el folk, el bluegrass y el rock con todos sus matices, aprendiendo a separar el grano de la paja, así como a entender qué importancia tienen los senderos secundarios para explicar el gran fenómeno de la música popular que marcó el desarrollo del siglo XX. Se le debe mucho, tal y como en La Ruta Norteamericana quisimos recordar hace ya unos años con motivo del 40 aniversario de Toma Uno.

La vida es caprichosa: justo hoy domingo se emite el último Toma Uno en Radio 3 cuando se cumplen 30 años de su primera emisión en la emisora musical pública. Lo sé porque Manolo me lo contaba el otro día por teléfono. Una de tantas llamadas o encuentros en restaurantes que tenemos para compartir la pasión por la música, incluso también por la radio.

Es Manolo un “radiólogo”, como le gusta llamarse, de raza. Un hombre dedicado en cuerpo y alma al micrófono, que adquirió este amor incondicional a la radio desde que de niño escuchaba el transistor que su madre tenía encendido en la cocina en una época en la que era más saludable escuchar los programas de Onda Corta que los oficiales del franquismo.

Es triste su salida de Radio 3. Con medio siglo de experiencia al micrófono, Manolo Fernández es un pionero. Lo fue en Onda 2 y lo fue en Popular FM. Incluso en Radio 3 abrió una brecha importante con Toma Uno, un espacio que cambiaba el paso de la programación general y que acabó consolidándose. Tanto se ha consolidado que en el último EGM del ente público apareció como el tercer programa más escuchado de Radio 3 con 144.000 oyentes. No solo eso: sus programas siempre han demostrado un ritmo impecable, perfectamente guionizados, encontrando el equilibrio entre aportar conocimiento y saber difundirlo.

También es triste que Manolo Fernández, que siempre fue un buen continuador del tono didáctico y amable de Ángel Álvarez, se vaya de Radio 3 por la puerta de atrás, de una manera tan poco agradecida. Hay algo que queda como roto en una emisora que sigue mostrando una sangría de despedidas emblemáticas. Su salida coincide con la de otros ilustres veteranos de los micrófonos de Radio 3 como Julio Ruiz, al frente de Disco Grande, José Miguel López, al frente de Discópolis, y Javier Tolentino, al frente de El Séptimo Vicio. Demasiadas salidas y jubilaciones forzosas para una renovación que tiene pinta de ir a más.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50