El Rijksmuseum descubre la génesis de ‘La ronda de noche’ de Rembrandt en un bosquejo bajo el óleo

El museo desvela que la parte superior de la tela está deformada. El Estado holandés quiere comprar otra obra del artista, ‘El abanderado’, en manos de la familia Rothschild

Un detalle del bosquejo bajo el óleo de Rembrandt 'La ronda de noche'.
Un detalle del bosquejo bajo el óleo de Rembrandt 'La ronda de noche'.

La ronda de noche, el famoso cuadro pintado por Rembrandt en 1642, tiene un bosquejo inicial bajo la obra definitiva pintada por el artista. Es el origen de la composición, nunca visto hasta ahora, y se ha descubierto en el curso de la fase de investigación de la denominada Operación La Ronda de Noche, destinada a ahondar en el método de trabajo del artista para afinar su posterior restauración y conservación. El Rijksmuseum, de Ámsterdam, que expone la tela del Siglo de Oro en su colección permanente, ha desvelado el hallazgo este miércoles junto con otro menos gozoso. La parte superior izquierda está deformada debido al tiempo que pasó colgada en otra sala durante la restauración de la pinacoteca, entre 2003 y 2013. Será necesario desprenderla de su bastidor de madera y ajustarla a otro soporte más estable para evitar mayores daños.

Los apuntes efectuados por Rembrandt en La ronda de noche son “el mapa de tiza de la obra, y es como si estuviéramos junto al artista cuando trabajaba”, ha explicado Peter Roelofs, jefe de pintura y escultura del Rijksmuseum, en la presentación de los resultados del estudio este miércoles, realizada por videoconferencia. El experto ha añadido: “Siempre sospechamos que hizo un bosquejo antes de ejecutar una composición tan compleja como La ronda de noche. Hemos mirado mejor que nunca bajo la superficie y tenemos la prueba; es fascinante”. Para Taco Dibbits, director del museo, el boceto supone “descubrir la génesis del cuadro”.

La tiza, que tiene carbonato de calcio en su composición, era el principal elemento presente en algunos pigmentos, y con ayuda de un escáner se ha visto dónde hay trazos blancos, pero no así en las zonas en negro. Los expertos sabían que Rembrandt aplicó primero una capa marrón a la tela. Ahora han comprobado que “en la parte superior empleó una pintura beis con un alto contenido de tiza en las líneas rectas y curvas. Las segundas son para la zona arquitectónica de la obra”, sigue Roelofs. Rembrandt hizo algunos cambios y pintó elementos que luego desechó siguiendo su método de trabajo, “que consistía en desarrollar la composición en su conjunto a medida que avanzaba con el pincel”, añade. Hizo alteraciones posteriores, descubiertas ya en los años setenta.

Gracias a las nuevas técnicas utilizadas en esta operación —entre ellas, fotografía de alta resolución con imágenes en 3D y escaneado con rayos fluorescentes para llegar a todas las capas de pintura sin dañarlo— han aflorado varias más. Como las plumas del casco de un miembro de la milicia urbana retratada, que desaparecieron al final; el cambio de posición de la pierna de otro de los personajes, o el número de lanzas, de las que pintó menos. Se ha encontrado asimismo un pigmento con arsénico, poco asociado a su paleta: lo empleó para el grueso impasto aplicado a la ropa bordada de Willem van Ruytenburg, uno de los protagonistas. “Este pigmento se usaba en los bodegones del siglo XVII y en la pintura italiana, pero no lo habíamos visto en el maestro holandés”, asegura el mismo experto.

Imagen extraída por escáner del cuadro donde se ve la impronta de calcio.
Imagen extraída por escáner del cuadro donde se ve la impronta de calcio.
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El estado de conservación del propio lienzo será abordado en la segunda fase de la Operación Ronda de Noche, y lo más urgente es reparar la deformación de la parte superior izquierda. Hay también abrasiones debidas a los distintos tratamientos y barnices aplicados con los años. Y algo llamativo en el color del perro que acompaña a los personajes. El investigador y su equipo pensaron que el tono se había deteriorado por la formación de cristales en la pintura. “Pero hemos descubierto que se debe asimismo a la abrasión de sus capas, que se han perdido. Por eso el perro es mucho más tenue de lo que el artista pretendía”.

A partir del 19 de enero de 2022 se ajustará el lienzo a otro bastidor, una labor muy delicada. “Todo lo que hemos averiguado del proceso creativo de Rembrandt nos permitirá abordar otras obras suyas de otro modo: sabemos lo que debemos buscar”, ha dicho Petria Noble, jefa de conservación de pinturas del museo. Cuidar el estado de la tela es la parte estructural, “y mientras la llevamos acabo decidiremos cómo proceder para que llegue en buen estado a las generaciones futuras”, ha asegurado Roelofs.

Detalle del perro deteriorado por el paso del tiempo.
Detalle del perro deteriorado por el paso del tiempo.

La ronda de noche se titula en realidad La compañía militar del capitán Frans Banning Cocq y el teniente Willem van Ruytenburg, que son las dos figuras centrales del grupo de arcabuceros que les acompañan. Salían de día a cumplir su misión de vigilancia, pero las sombras que lo envuelven ahora se deben al barniz, oscurecido con el tiempo. Es un lienzo monumental, de 3,79 metros de largo por 4,36 metros de alto, y pesa, sin marco, 170 kilos. En 1715, fue llevado desde la sede de esta guardia cívica al Ayuntamiento de Ámsterdam. No calcularon bien las medidas y lo recortaron. Se perdieron tres personajes de la parte izquierda y varias porciones de la zona superior y a la derecha. El pasado junio, el Rijksmuseum presentó la reconstrucción de los fragmentos cortados en 1715. Con ayuda de la inteligencia artificial, se combinaron los datos de una copia del cuadro, atribuida a Gerrit Lundens, con el original de Rembrandt. El resultado fue una reproducción digital de los pedazos hecha en alta resolución que se encajó, barnizada y durante unos meses, en el original sin dañarlo.

‘El abanderado’

Tras el descubrimiento, se ha conocido que la rama francesa de la familia Rothschild, cuyo linaje les vincula a la nobleza británica y el sector financiero, ha llegado a un acuerdo para vender al Estado holandés —por 175 millones de euros— el lienzo del pintor titulado El abanderado. El Gobierno francés permite su exportación, y el gabinete en funciones de Países Bajos, que aportará 150 millones de euros, espera contar con apoyo parlamentario para la operación. Pintado en 1636, El abanderado está considerada la obra más importante de Rembrandt en una colección privada. El dinero restante será aportado por la Asociación Rembrandt holandesa y el Fondo del Rijksmuseum. Los abanderados encabezaban las tropas que lucharon en la Guerra de los Ochenta Años (la Guerra de Flandes) que acabó propiciando el nacimiento de Países Bajos y Bélgica, y el artista se autorretrata como uno de ellos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS