EL HOMBRE QUE FUE JUEVES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Màrcia Cisteró y los regalos de la vida

Una de nuestras grandes iba para química, pero prefirió pasar la vida en un teatro que en un laboratorio

La actriz Màrcia Cisteró, en una representación.
La actriz Màrcia Cisteró, en una representación.May/Zircus-TNC

Màrcia Cisteró, una de nuestras grandes, iba para química, pero prefirió pasar la vida en un teatro que en un laboratorio. Con autores a cual mejor: para no desbordar la página, ahí van Molière, Sófocles, Chéjov, De Filippo, Valle-Inclán, Mouawad, Friel, Shakespeare, Wesker y Brecht, para quedarnos con 10 de un repertorio de esta altura. “Tuve la suerte de que mis padres me dijeran ‘si te hace feliz, adelante’, porque ahora no sé imaginarme haciendo otra cosa”, dice. “Recuerdo cuando llegó Broggi con Luces de bohemia y yo le dije: ‘No sé cómo vamos a hacer esto, pero sé que será lo que a mí me gusta: jugar a fondo, arriesgando. Ver que estás pasando de un personaje a otro, y creando un ambiente con todo el equipo. ¡Esto es un regalo!”. Broggi es Oriol Broggi, el director y fundador de La Perla 29, teatro de la Biblioteca Nacional de Catalunya. Màrcia Cisteró ha hecho nueve papeles con él.

Ferran Utzet también está en la casa. “Creo que a los dos les conozco bastante y trabajar con ellos es un gustazo. Saben muy bien lo que quieren y te dejan hacer el viaje”. La actriz tiene frases claras y rotundas. “A mí que me echen obras que no sé como hacerlas, pero que al final las haces y dices ‘olé tus huevos’, Cisteró”. Y añade: “Justo ahora estoy de lleno en El jardí, de Lluïsa Cunillé, en la Beckett, con Antònia Jaume, dirigidas por Albert Arribas, del 12 al 31 de enero. Cuando la leí me atrapó, me encantó, y de nuevo: ¿Esto cómo lo haces?”. Los personajes son una mujer que había trabajado de jardinera y desapareció, y la reencuentra una asistenta social con la que había estudiado. “Las dos nos dijimos que es como un haiku de escenas y monólogos. Cunillé la escribió hace tiempo, pero es un estreno: ¡tiene tantas! Ha sido un trabajo muy intenso, como es siempre trabajar con Albert Arribas. Trabajo para descifrar la historia, el halo misterioso de sus obras. A lo que Cunillé responde con una sonrisa igualmente enigmática”. En febrero, La nit de la iguana, de Tennessee Williams, que dirigirá Carlota Subirós en el TNC.

El reverendo Shannon es Joan Carreras. Cisteró será Hannah, la pintora itinerante, el rol de Deborah Kerr; el abuelo Nonno, el poeta, su padre, es Lluís Soler. Nora Navas es Maxine, la dueña del hotel, el rol que representó Ava Gardner. Paul Berrondo es Latta. “Es una función preciosa”, dice Cisteró, “y todo un reto”. Y en marzo le espera una telemovie: Federica Montseny, la dona que parla, de Laura Mañá. Contaría muchas de las estupendas historias de la actriz. Resumo dos: “Un espectáculo que me volvió loca fue The Three Lives of Lucie Cabrol, de Théâtre de Complicité, con Lilo Baur. Me dije: ‘Yo quiero ser esa’. Seguí un par de cursos con Lilo y me sentí volar. Al acabar me dijo: ‘No lo dejes. No lo dejes nunca”. Otro: Trabajó con Anna Lizaran una sola vez en El cercle de guix caucasià, de Brecht. Con Broggi, en el Nacional. “Teníamos una escena muy corta, pero cuando me miraba me hacía sentir que era actriz. Anna y Lilo fueron dos regalos de la vida”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS