Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ahora, ¿dónde vemos ‘El Ministerio del Tiempo’?

La tercera temporada de la serie de TVE no está, temporalmente, en ninguna plataforma. Otras ficciones tampoco están disponibles en la web de la cadena pública

Rodolfo Sancho, en el rodaje de la cuarta temporada de 'El Ministerio del Tiempo'. RTVE

El Ministerio del Tiempo, una de las series españolas recientes más premiadas, elogiadas y queridas por el público, ya está preparando su cuarta temporada. Pero si algún espectador quiere ver o recordar la tercera entrega ahora para refrescar la memoria, no puede hacerlo. Se da una curiosa paradoja: mientras que las puertas del tiempo se volverán a abrir en breve para la patrulla a la que dan vida Aura Garrido, Nacho Fresneda, Hugo Silva, Rodolfo Sancho y Macarena García, los espectadores encuentran cerradas sus puertas. Al menos de forma temporal hasta que TVE anuncie cómo y dónde se podrá ver de nuevo, algo que se comunicará en breve, según fuentes de la cadena pública. Previsiblemente, ese visionado tendrá que pasar necesariamente por una plataforma de pago.

Este peculiar vacío es consecuencia de las condiciones en las que se produjo la tercera entrega de la ficción. Creada por Pablo y Javier Olivares, El Ministerio del Tiempo comenzó su andadura en febrero de 2015 con una primera temporada a la que le siguió una segunda en febrero de 2016. La tercera entrega, que se emitió en dos partes en 2017, se hizo de rogar a la espera de que TVE encontrara un socio que permitiera dar a la serie el presupuesto necesario. Ese aliado financiero finalmente fue Netflix, que aportó en torno al 15% del presupuesto de esa tanda de capítulos. A cambio, la plataforma internacional, que ya tenía las dos primeras temporadas en su catálogo, se reservó los derechos de difusión internacional de la serie. Además, poco después de su emisión en La 1, esa tercera temporada también dejó de estar disponible en España en la web de RTVE. Para ver una de las series más alabadas de la pública solo cabía la opción de pagar a una plataforma internacional.

Al expirar el tiempo acordado de permanencia en exclusiva en Netflix, el 1 de febrero la serie desapareció de la plataforma tanto en España como en otros países. La tercera temporada tampoco está disponible en RTVE (sí los capítulos anteriores), por lo que en estos días no hay forma de acceder a esos episodios en streaming. Ni gratis ni pagando.

Otras series de Televisión Española también obligan a los espectadores a abonar una suscripción a una plataforma para poder verlas. Si el usuario acude al servicio de televisión a la carta de RTVE, un mensaje le anuncia que "este vídeo no está disponible en su territorio". Fugitiva, thriller protagonizado por Paz Vega, solo puede verse en Netflix. Promesas de arena estuvo disponible en Amazon Prime Video al completo desde que TVE emitió el primer episodio y ahora solo se puede ver en ese servicio de streaming. Las tres temporadas de Estoy vivo solo se encuentran en Amazon. Cabe pensar que, siguiendo esta inercia, un icono de TVE como Cuéntame cómo pasó, en cuya producción participa Amazon desde principios de 2019, podría seguir un camino similar.

"Las cadenas están buscando su sitio, buscando nuevas vías de financiación, y en el caso de TVE, como no forma parte del negocio publicitario, cualquier ingreso que tenga es bienvenido", dice Elena Neira, especialista en nuevos modelos de distribución audiovisual. Además, estos acuerdos permiten a plataformas como Amazon aumentar su cuota de contenido europeo, todavía lejos del 30% que exige la Unión Europea. "Amazon es el gran pujador de contenido de fondo de ficción española, tanto de TVE como Mediaset y Atresmedia. Con la incorporación de estos catálogos matan dos pájaros de un tiro: les sale más barato y aprenden el tipo de ficción que le gusta al televidente español. Su máxima es incorporar a su catálogo contenido popular, que se vea, y habían constatado que la ficción española funciona muy bien, no solo aquí, en todo el mundo", añade.

La contrapartida a los beneficios financieros que suponen estos acuerdos es la pérdida de TVE de parte de su patrimonio. Sin embargo, según Neira, "las estadísticas de visionado en los servicios de televisión a la carta son residuales" tras los primeros días después de su emisión en abierto.

El dilema frente al que se encuentran las televisiones públicas en la era de las plataformas ya se lo planteó en 2019 un comité del Parlamento británico. Un informe publicado el pasado verano elaborado por expertos de la industria televisiva destacaba el aumento excesivo de los costes de producciones de series y de los contratos de los equipos artísticos, técnicos y creativos. Las coproducciones de la cadena pública con las plataformas son una vía para dar respuesta a estas nuevas solicitudes. Pero los expertos alertaban sobre sus consecuencias: "trabajar con las plataformas de vídeo bajo de manda presenta retos, incluido el riesgo de que la BBC y otras emisoras públicas sean excluidas de futuras oportunidades ya que las plataformas cada vez buscan más trabajar de forma directa con el talento y los productores", decía un ejecutivo de la BBC. También destacaban que las cadenas que trabajan con estos servicios digitales no tienen garantizado mantener sus contenidos en sus propias plataformas. Cuestiones que demuestran que, como incide Neira, "el negocio de la distribución de contenido audiovisual es un negocio en transición ahora mismo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información