Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÍA

Rodchenko: mirando al mundo desde otro ángulo

Una exposición reúne algunas de las fotografías más emblemáticas del polifacético artista agrupadas dentro del Archivo Lafuente

Lily Brik, 19241997 Ver fotogalería
Lily Brik, 1924/1997

En 1934, la también fotógrafa Eugenia Lemberg posaba para Aleksandr Rodchenko (San Petersburgo, 1891-Moscú, 1956). Bañada por la luz que atravesaba lo que podría ser un enrejado en una estación de tren, su figura se desdibujaba como parte de un entramado abstracto compuesto por sombras. Así, las facciones de su rostro desaparecían dentro de un juego de cruces geométricas, el mismo que atravesaba las formas de su cuerpo modelado por el blanco del vestido e impedía al observador discernir si detrás de sus manos se escondía la cámara que da título a la obra, Chica con Leica. La luz esculpía la realidad, y los horizontes se ensanchaban mientras el fotógrafo torcía la cámara.

Se trata de una de las últimas fotografías que el artista tomó de su musa, poco antes de que esta falleciese en un accidente. Es también una de sus obras más emblemáticas. En ella se observan las aspiraciones visuales y temáticas compartidas por muchos de los fotógrafos modernistas. Aquellos que como Alfred Stieglitz, László Moholy-Nagy, Man Ray, Albert Renger-Patzsch, y Edward Weston, incentivaron la imaginación apuntando nuevas formas de ver que desentrañaban las cualidades formales de la imagen fotográfica y reivindicaban su valor como medio de expresión artístico independiente. La fotografía era el nuevo medio que se ajustaba a las necesidades del versátil artista ruso, donde confluía su búsqueda de la pureza de las formas, su atracción por la mecánica y la abstracción.

Rodchenko: mirando al mundo desde otro ángulo

La obra forma parte de El pensador óptico. Rodchenko. Museum Series Portfolios, que como parte de la programación de PHotoEspaña puede verse en el Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS). La muestra tiene su origen en dos carpetas, que bajo el mismo título incluyen 58 fotografías divididas en dos apartados: Portraits (Retratos) y Classic Images (Imágenes clásicas). Estas pertenecen al Archivo Lafuente y fueron editadas en 1994 y 1997 por Varvara Rodchenko, hija del fotógrafo, y Alexander Lavrentiev, su nieto y uno de los mayores especialistas en su obra. “Las obras se positivaron en el laboratorio de Rodchenko, utilizando siempre que fue posible los negativos (de vidrio o plástico) y cuando no fue posible se reprodujeron copias vintage”, explica Manuela Alonso Laza, comisaria de la exhibición. “Una de las carpetas incluye un anexo, a modo de descripción catalográfica de cada obra, realizado por Lavrentiev que aporta información imprescindible para entender la forma de trabajar del artista ruso y la historia de dichas imágenes.” La exposición toma su nombre de una cita del autor: “Me resulta difícil escribir, mi pensamiento es óptico”.

“La fotografía tiene todos los derechos, y todos los méritos necesarios para atraernos como el arte de nuestro tiempo”, diría Rodchenko, quien en 1924 (y hasta 1954) comenzó a explorar las posibilidades del medio como expresión artística. Hacía ya tres años que el autor, destacado representante del constructivismo y de la vanguardia rusa, había declarado la muerte de la pintura. “Abajo el arte. Larga vida a la ciencia tecnológica”, escribió junto a su compañera Varvara Stepanova, en el Manifiesto Productivista, donde definía el quehacer artístico como un tipo de pericia profesional alejada de cualquier connotación espiritual. El ego del artista no tenía cabida en la obra de arte. Pintor, escultor y diseñador utilizó por primera vez la fotografía en la creación de carteles o fotomontajes. Buscaba un nuevo medio de expresión alejado del lenguaje del pasado. Así, su ansia experimental se vio reforzada por el deseo de documentar la nueva realidad social impulsada por la revolución soviética. En un país donde más de la mitad de la población era analfabeta, la fotografía se vislumbraba como un medio muy adecuado para la propaganda. Así lo entendieron los líderes de la revolución, y así mismo un grupo de fotógrafos, entre los que se encontraba Rodchenko, que con sus Leicas sirvieron al Estado, publicando sus imágenes en libros y revistas.

Rodchenko: mirando al mundo desde otro ángulo

La exposición comienza con un soberbio grupo de retratos realizados durante los primeros años de su práctica fotográfica. Algunos de los cuales se convertirán en obras referenciales del artista, como lo es el retrato de la escritora y directora de cine Lily Brik gritando ¡lIbros!, que cuelga al lado del de su marido, el escritor y crítico literario Ossip Brik. Fotografiado desde abajo, el rostro de una niña Poineer Girl (Pionera) resalta tanto como la escultural cabeza de Sergei Tretyakov, o la muy cercana y natural toma del rostro de la artista Liubov Popova. “Se centra en los rostros y en las manos y destaca su monumentalidad”, apunta la comisaria. “Da igual que se trate de una niña desconocida o de un artista, Rodchenko confiere a los personajes un tremendo poder a través de su extraordinario dominio de la luz”.

Comenzó trabajando con una cámara Lochim con placas de vidrio de 9x 12cm, que intercalaba con una de medio formato. En 1928 compraría una Leica, con la que trabajó durante la década de los años treinta. Con ellas captaría las distintas facetas de esa nueva sociedad soviética a través de atrevidas composiciones que desafiaban la perspectiva convencional. Fue a raíz de su viaje a París, en 1925, cuando comenzaría a utilizar estos puntos de vista inusuales e inesperadas que darían pie a un estilo caracterizado por planos muy cercanos, escorzos, tomas diagonales y perspectivas extremas tomadas de arriba abajo, o de abajo a arriba: “cuando vi por vez primera la torre Eiffel en París, desde lejos no me gustó nada. Pero cuando pasé a su lado en autobús y vi por las ventanas las fajas de hierro que iban hacia arriba, hacia la izquierda y hacia la derecha, este ángulo de visión me ofreció una impresión de su masa y su construcción; desde el ombligo se consigue sólo un bello cuadrito, como los de las postales, ya bastante conocidas”, escribía años más tarde el artista.

Rodchenko: mirando al mundo desde otro ángulo

“Con su nueva forma de mirar se acerca a las vanguardias europeas”, apunta Alonso Laza. “Esas vistas de pájaro son similares a las de la Bauhaus y las de Moholy Nagy. Algunas imágenes como Street (Calle) rozan la abstracción, algo que también podemos observar en los artistas de la Nueva Objetividad y la Nueva Visión con quien también comparte esa tendencia a la repetición de objetos que celebraban la llegada de la tecnología”. Su experimentación con las luces y las sombras produce en ocasiones grandes áreas muy oscuras, como se observa en Diver (Saltador), donde bajo una forzada perspectiva la figura de un saltador queda silueteada sobre un contrastado fondo negro. Este uso innovador de las luces y la sombras influiría también en la estética del cineasta Serguéi Eisenstein. La cámara es para Rodchenko un segundo ojo para poder mirar el mundo, con un mayor alcance que el ojo desnudo del pintor.

Sus fotografías fueron causa en su día de distintas polémicas. Su obra Pine Trees, Pushkino (Pinos en Pushkino) llamó la atención por su parecido con una chimenea de Renger- Patzch, y desde la revista SovetskoeFOTO se le acusó sin demasiados argumentos de plagiar a fotógrafos extranjeros

En 1931 fue expulsado de grupo Octubre, del que había sido fundador. “Comenzó a ser criticado por cada imagen que publicaba”, señala la comisaria. “Acusado de intentar colocar al mismo nivel el arte proletario del arte publicitario. Fue criticado por formalista y de haber abandonado las directrices del realismo socialista. Utilizaron argumentos absurdos como por ejemplo el hecho de que la niña Pionera mirase hacia arriba, cuando las niñas Komsomol deben mirar hacia adelante”. Relegado al ostracismo estalinista, su obra se limitó prácticamente a encargos propagandísticos, un alto precio para alguien que siempre supo que la fotografía podía forzar a la gente a mirar el mundo desde otro ángulo. En 1942 retomó la pintura. Su primera exposición de fotografías en Rusia no tuvo lugar hasta 1957, un año después de su muerte.

El pensador óptico. Rodchenko. Museum Series Portfolios. Centro de Documentación de la Imagen. Santander. Hasta el 31 de julio.