Paco Ureña reaparecerá en la feria de Fallas “con el toro de primera”

El torero volverá a los ruedos tras el grave percance en el que perdió el ojo izquierdo

Paco Ureña, tras el anuncio de su reapariciòn en los ruedos.
Paco Ureña, tras el anuncio de su reapariciòn en los ruedos.

El diestro Paco Ureña, que perdió el ojo izquierdo tras un gravísimo percance el pasado mes de setiembre en la plaza de Albacete, volverá a los ruedos en la próxima feria de Fallas, "en una plaza de primera y con el toro de primera".

En medio de una gran expectación, con notable despliegue de medios nacionales y numerosos aficionados, el torero comunicó la noticia en una rueda de prensa celebrada en el salón Sorolla del Ateneo Mercantil de Valencia.

Con voz tranquila, muy sereno, pero que evidenciaba una emoción contenida, Ureña fue desgranando todo lo sucedido tras aquel fatídico día en que fue herido en el ojo izquierdo con lesiones irreversibles.

Ureña, en primer lugar, justificó esta reaparición pública en Valencia, “porque esta plaza ha sido una de las más importantes en mi carrera. Hay una comunicación especial con el público valenciano, por eso he querido hacer esta rueda de prensa aquí”. A continuación agradeció todas las muestras de cariño recibidas durante este tiempo, “estoy muy emocionado por todo el cariño recibido, por parte de mi familia, de mi cuadrilla, que la considero como mi familia, los doctores que me han atendido, los profesionales, prensa, aficionados… todos han sido muy importantes para que recuperara moral y que esté aquí ahora mismo”. Y en ese capítulo de agradecimientos, uno muy especial para Juan José Padilla, “ha sido un apoyo fundamental para superar esta circunstancia, por sus consejos, por sus palabras de ánimo y cariño. Un ejemplo a seguir”.

Sin evitar detalles del percance y los días posteriores, Ureña afirmó que desde el primer momento supo que iba a perder la visión del ojo izquierdo, “desde que salté al callejón me di cuenta de la gravedad y fui consciente de que no iba a volver a ver por ese ojo. Recuerdo, cuando iba camino de la enfermería, que mi compañero Ginés Marín me decía que solo había sido como un puñetazo, pero yo le dije que no, que iba a perder la visión del ojo con toda seguridad”. A partir de ese momento y confirmada la fatal noticia, por la mente de Paco Ureña nunca pasó no volver a torear, “nunca se me pasó por la cabeza y los que me conocen bien, tampoco lo pensaron”. Momentos y días muy duros, como cuando ya en urgencias del hospital procedente de la plaza, aún con la taleguilla puesta, tuvo que comunicar a su madre y a su novia lo que había pasado, “lo más traumático de todo fue cuando les dije a ellas que no iba a recuperar la vista”. Pero la entereza de ambas la considera Ureña como vital, “sin ellas y su respuesta ante la situación, no me hubiese recuperado tan pronto. Gracias a la lección que me han dado, soy más fuerte todavía. He tenido momentos bajos, claro, pero incluso fueron positivos para hacer frente a la situación. Ha sido mucho quirófano en estos meses, dolores tremendos, pero con esta ayuda se supera”.

Desde entonces y hasta esta rueda de prensa, Paco Ureña no ha tenido ningún contacto de manera pública, “no he aparecido durante este periodo en los medios, porque necesitaba tiempo para pensar no solo en mí, sino también en mi profesión, en cómo podía aportar más al toreo. Intenté recuperar la mente y estar seguro de lo que quería y cómo hacerlo”. La conclusión fue tajante, “torear y volver a donde estuve y donde quiero estar. He vuelto, aunque nunca me fui. Pero tuve que descansar”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Con todo, los miedos siempre estuvieron rondando durante todo este tiempo ante la posibilidad de no poder seguir toreando, “pero la vida me ha dado la oportunidad de hacerlo. Lo que ha pasado no va a ser un impedimento, ni un problema, ni una excusa para no ser yo. De no seguir toreando, aquel día en Albacete se hubiera acabado el torero y, posiblemente, también el hombre”. En medio de esos temores, recordó algún pasaje de cuando iba al colegio, “no sé por qué, pero en estos momentos tan difíciles recordé que cuando era chico nunca quería ir de excursión con mis compañeros y mi madre me decía que debía ir. Yo le contestaba que no, porque no quería que me ocurriese algo y no poder torear…es un recuerdo que durante estos meses he vuelto a tener presente”.

La reaparición en los ruedos será en Valencia por Fallas, “por muchos motivos. Porque como he dicho al principio es una plaza de las más importantes en mi carrera, porque con el público siempre he tenido una comunicación especial, porque quiero entrar por méritos propios…porque quiero hacerlo en una plaza de primera y con el toro de primera. En definitiva, espero volver como quiero volver, con todas las consecuencias”.

Paco Ureña está siendo tratado durante todo este proceso en la Clínica Fernández de Vega de Oviedo y tiene pendiente una nueva operación dentro de un tiempo, “para tratar de abrir el párpado y darle al ojo un aspecto más normal, más estético. Si lo hago ahora, como el tiempo de convalecencia es largo, no podría reaparecer en Fallas, por lo que hemos decidido que la intervención sea en octubre del año que viene”.

Tampoco en estos tres meses largos desde la lesión ha tenido oportunidad de torear, “ni siquiera una becerra. Pero no me preocupa la parte emocional cuando vuelva a ponerme frente al toro, porque me dará vida y porque lo necesito”.

La preparación, pues, para su regreso a los ruedos ha dado el pistoletazo de salida con esta comparecencia ante la prensa, “quiero volver siendo el Ureña de siempre, el que conoce la afición”. Por el momento no se sabe ni día, ni toros, ni compañeros de cartel, “pero espero que sea con arreglo a lo que me he ganado en el ruedo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS