Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zahara: “Nuestra nostalgia lleva chándal de tactel y escucha cintas de casete”

La cantante andaluza conecta con fenómenos generacionales como 'Expediente X' y los sonidos de los años ochenta en su nuevo disco

Las composiciones de Astronauta están invadidas por la ciencia ficción. Tanto las letras, como los sonidos. Hay un tema titulado Multiverso, otro David Duchovny, como uno de los protagonistas de la serie de ciencia ficción Expediente X. También incluye un homenaje a la sintonía de la serie en Hoy la bestia cena en casa, el sencillo de presentación que, además, reflexiona sobre la política neoliberal que conquista los gobiernos y el debate en torno a la gestación subrogada. Al final del disco hay, además, una canción en la que utiliza un símil aeroespacial para cantar sobre su recién estrenada maternidad.

Zahara, durante la promoción de 'Astronauta'. En vídeo, la artista habla del sencillo de su nuevo disco.

Zahara admite que, durante los primeros meses cuidando a su hijo, se sentía como una cosmonauta aislada en el universo. "Esa imagen proviene de la soledad nocturna del periodo posparto", explica durante la entrevista de promoción del disco. "Pero imaginarme siendo una astronauta supone algo más grande. Es una idea que proviene de la búsqueda de querer ser algo más, de no tener miedo a descubrir qué habrá después", añade. Este tema, que dedica al "bichín", como denomina en las redes sociales a su vástago, se titula El astronauta. "Fue el que originó toda la idea del viaje por el cosmos que impregna el disco", asegura. No se trata de una nana o una oda a la maternidad, sino de una reflexión sobre el futuro de su hijo. "Habla de él pero a través de los miedos a los que una madre y un padre se enfrentan y cómo al final solo quieren que sea un buen hombre o una buena mujer", añade.

A sus 35 años recién cumplidos, y después de más de una década de carrera, la exploración incansable de la que Zahara habla le ha transportado hasta su momento más popular. Una situación favorecida por sus recientes apariciones en televisión. En los últimos dos años ha sido una habitual colaboradora en Likes!, un magazín de Movistar. Además, una de las canciones de su primer disco, Con las ganas, fue interpretada en la pasada edición de Operación Triunfo por Amaia y Aitana, las dos favoritas que se coronaron como ganadora y finalista. Esta explosión mediática hizo que el single, publicado en 2010, acumulase visualizaciones en YouTube hasta llegar a los 50 millones, pero también que el vídeo de Hoy la bestia cena en casa, el primer sencillo de Astronauta, se acerque al millón. Todo un logro si se tiene en cuenta que El frío, el último clip de su anterior álbum, Santa, solo cuenta con 800.000 visualizaciones en tres años. 

La otra parte del mérito es, por supuesto, suyo: su carisma, su sentido del humor y sus composiciones, que mantienen un elegante equilibrio entre el pop y el indie. En ese combo se mueve Austronauta, que ha entrado en el quinto puesto de la lista de ventas, solo por detrás de Vanesa Martín, Rosalía, Operación Triunfo y Bunbury y por encima de grandes estrellas internacionales como Mark Knopfler o Michael Bublé, uno de los artistas que más vende durante las fiestas navideñas. También ocupa la posición 14ª en la lista de streaming, toda una heroicidad para una artista al margen de las grandes discográficas. Ella se codea en los charts con rockeros de toda la vida, una cantante andaluza con mucho tirón y el fenómeno musical del momento. Su combinación de melodías pop luminosas y baladas atmosféricas, llenas de pequeños detalles, convence.

De santa a exploradora

A sus 35 recién cumplidos, Zahara disfruta de su momento más popular. ampliar foto
A sus 35 recién cumplidos, Zahara disfruta de su momento más popular.

Astronauta es una colección diferente de Santa, entre otras cosas, porque ha cambiado de productor. "Con Sergio [Sastre] fue genial, pero repetir lo que funciona no es algo que se me dé bien", admite. Para encontrar uno nuevo que le ayudara a definir el sonido de las maquetas que había grabado durante más de dos años, reflexionó sobre cuál era el disco que más había escuchado recientemente. Resultó ser Curve of the Earth de los británicos Mystery Jets. Su productor era Matt Twaites, de The Electric Soft Parade, una banda adherida a la nueva ola de pop psicodélico. "Le llamamos esperando un no por respuesta, pero le gustaron las demos y aceptó el presupuesto", recuerda.

En verano, Zahara se marchó sola a Gales, donde Twaites tiene su estudio. Pasó 15 días dando forma a los diez temas que forman la colección. Un proceso que disfrutó como nunca lo había hecho. "Todo fue demasiado fácil. La primera canción que grabé, Multiverso, la hicimos solo en tres tomas. Cuando salí de la cabina todos los músicos me aplaudieron emocionados. Me sentí superpoderosa. Después, escuchamos lo grabado y se nos saltaban las lágrimas de lo sencillo que estaba siendo", recuerda.

Las sesiones dieron lugar a sonidos entre los que, además de su querencia a la ciencia ficción noventera, se filtra la nostalgia por los años ochenta. Bandera Blanca, el quinto corte del disco, es una balada rock con riffs de guitarra propios de Bon Jovi y toques de technopop. El reverb, otro elemento esencial de la música de aquella época, también acompaña la voz de Zahara en varias grabaciones. Ella promete que no ha sido algo meditado."Seguramente haber nacido en los años ochenta tiene mucho que ver. Mi imaginario se creó ahí. La nostalgia de la que se nutre nuestra generación lleva esos chándales de tactel y escucha cintas de casete", cuenta.

Esa estética ochentera estaba ya presente en el videoclip de Leñador y la mujer América, primer sencillo de La pareja tóxica (2012), el disco con el que rompía con el sonido y la imagen, naïf y almibarada, con la que su anterior compañía, Universal, quería mostrarla al mundo. Desde entonces, Zahara está inmersa en una carrera de fondo para seguir haciendo la música que a ella le gusta hacer para un público que sigue siendo fiel y que crece poco a poco. Ve el futuro con optimismo. Según cuenta, OT tiene algo que ver en ello. Precisamente, este año, formará parte del jurado que elegirá qué canción y qué finalistas del concurso irán a Eurovisión: "Observo el mundo en el que nos ha tocado vivir y, a veces, me desencanto. Pienso, ¿qué sentido tiene educar a mi hijo en unos valores si luego la sociedad le va a llevar a otros? Pero después veo a las nuevas generaciones como en OT que hablan de feminismo con naturalidad y de sus ganas de hacer cosas y eso me da tranquilidad", explica. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >