Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

La película que deberían ver Los Lobos de ‘¡Boom!’

En la película 'Quiz Show', un concurso calcula cuándo echar y mantener a sus concursantes, filtrando preguntas y midiendo fallos, todo para contentar a los patrocinadores y empujar la audiencia

No hay muchos grandes clásicos del cine sobre las bambalinas del televisión. Network (1976), de Sidney Lumet, no es solo una de las mejores películas en la categoría, sino una de las más lúgubres y pesimistas que jamás dio Hollywood, una que ha ganado enteros por su predicción de los informativos de entretenimiento. Quizás sea la gran película de la más brillante década de Hollywood, los setenta. Podríamos dar una posición destacada también a Al filo de la noticia (1987), de James L. Brooks, y, la más olvidada, Quiz Show (1994), de Robert Redford, sobre cómo un concurso calcula cuándo echar y mantener a sus concursantes, filtrando preguntas y midiendo fallos. Todo para contentar a los patrocinadores y empujar la audiencia. Los concursantes acaban como estrellas superados por la fama. Siempre quieren más. El caso real fue tan gigante que llegó a investigarse en el Congreso de EE UU en los cincuenta. ¿Os suena?

Los Lobos (como ellos mismos se denominan) del concurso ¡Boom! acaban de conseguir el récord Guinness como los concursantes con más victorias consecutivas de la televisión mundial. Acumulan 326 programas y 1.661.000 euros desde el 3 de mayo de 2017. No queremos decir que haya habido ni trampa ni cartón, que Constantino Romero (dios de los concursos) nos pille confesados. Se lo han ganado a pulso, pero es indudable que Antena 3 se beneficia de su talante y talento para lograr el espacio con más audiencia de las tardes. Los protegerá y promocionará hasta que la burbuja explote. No nos engañemos, es fácil equilibrar la victoria a uno u otro lado al cambiar una sola pregunta.

Estos antiguos concursantes de Saber y ganar siempre están a un paso de conseguir el suculento bote de tres millones de euros, dejando momentos para vídeos virales y con una audiencia identificada con cada vivencia. Como en una serie policíaca, la estructura siempre es igual, y así seguirán hasta que, como en Quiz Show, el espectador comience a aburrirse con la eterna repetición. Los Lobos, por suerte, parecen suficientemente maduros como para no convertirse en juguetes rotos similares al personaje de John Turturro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información