Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Obituario

Pep Laguarda, el alma del rock mediterráneo

El músico valenciano escribió Brossa d’ahir, uno de los álbumes de culto de la década de los setenta

Pep Laguarda y el grupo Tapinería a findes de los 70
Pep Laguarda y el grupo Tapinería a findes de los 70

En más de una ocasión el músico Pep Laguarda a propósito de su trayectoria artística había comentado su singularidad. “Debo ser de los pocos músicos que han podido fundamentar su carrera profesional a lo largo de más de treinta años con solo dos discos”. En 1977 el sello Ocre, una marca discográfica de la colorista editorial Belter publica Brossa d’ahir, un trabajo que firman conjuntamente Pep Laguarda y el grupo Tapineria. El debut musical recibe todo tipo de elogios por parte de la crítica musical, seducida por esa mezcla de hippismo, folk psicodélico, espíritu carpe díem y canto hedonista que recorre todas las canciones del álbum.

El disco se graba en una atmósfera estimulante y festiva en la localidad mallorquina Deià, en el estudio Bananamoon Observatory, el laboratorio musical del músico británico Daevid Allen, excomponente de bandas históricas del rock progresivo como Gong y Soft Machine. La grabación del álbum se realiza con el apoyo del músico Pau Riba, un nombre referencial para Laguarda que admira la independencia del creador musical catalán en ese tránsito creativo que ha realizado por los caminos de la Cançó, el folk y el rock.

A finales de la década de los setenta, el panorama musical valenciano se ha visto animado con una serie de propuestas en medio del festín libertario que supone el fin de la dictadura. Junto a las proposiciones de grupos como Al Tall que trabajan en una lectura modernizadora y crítica de la canción popular y el folclore tradicional, surge una serie de músicos francotiradores que, haciendo uso del valenciano, abren nuevas vías estilísticas que servirán de líneas maestras para las futuras generaciones del folk-rock valenciano. En este grupo pionero marcan el camino Remigi Palmero, un músico forjado en uno de los conjuntos históricos del rock valenciano, Els 5 Xics, autores entre otros de una singular versión en valenciano del clásico soul When a man loves a woman de Percy Sledge.

Su primer álbum en solitario, Humitat relativa junto con el Brossa d’ahir de Pep Laguarda & Tapineria y el Cambrers de Julio Bustamante- cerrando la trilogía- acabarán sirviendo de buque insignia al llamado rock mediterráneo. A pesar de la buena respuesta crítica de su primer álbum, Pep Laguarda tendrá que esperar para volver a entrar en un estudio de grabación. Para su siguiente trabajo musical contacta con el sello Edigsa, la casa matriz de la Nova Cançó donde han publicado nombres como Raimon, Serrat, La Trinca, etc. El álbum Plexison impermeable, un disco que reivindica el ska como ritmo conductor y anímico, quedará finalmente aparcado por problemas editoriales y habrá de aguardar más de treinta años para su publicación.

Músico ecléctico, Pep Laguarda se reivindica por igual en la voz de Mina y las melodías del swing napolitano de Renato Carosone, Bob Dylan y Jaume Sisa. Su voluntad enciclopédica de grabar cada año un disco de género, pop, rhythm and blues, soul, cabaret, nunca llegará a realizarse, a cambio la etiqueta de músico visionario viajará con él en todas esas décadas.

Fuera de la música, buscará otras vías laborales en el periodismo y la televisión autonómica. No le faltarán las llamadas y ofertas para un regreso a los escenarios musicales, pero este nunca se producirá. Le bastaba con seguir almacenando en sus estanterías la gran discoteca de la música popular del siglo XX, aquellos sonidos pioneros que descubrió en su adolescencia. “Siendo muy jovencito asistí a una de aquellas matinales que se celebraban en el Teatro Principal de Valencia donde actuaba Bruno Lomas con Los Milos y para mí aquello fue como mi confirmación. Aquello era rock and roll y me gustaba”. El músico fallecía el pasado 3 de agosto en su pueblo, Rafelbunyol, una localidad de L'Horta de València.