Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

E.S.T., como si nunca se hubiesen ido

El sello ACT rescata un extraordinario concierto grabado en Londres en 2005, en plena promoción de su célebre disco 'Viaticum'

Esbjörn Svensson, Magnus Öström y Dan Berglund. 
Esbjörn Svensson, Magnus Öström y Dan Berglund.  getty

Cuando en el verano de 1993 apareció el primer álbum del Esbjörn Svensson Trio, nadie se esperaba lo que vendría a continuación. El grupo aún no se hacía llamar E.S.T., ni aspiraba a figurar entre los grupos de jazz más exitosos de la historia o a ser el primer grupo europeo en protagonizar la portada de la célebre revista Downbeat, pero así fue: durante los 15 años que estuvieron en activo, Svensson y su trío definieron gran parte del jazz europeo de su época, encadenando un disco tras otro con un estilo muy personal que no llegaba a evolucionar, pero sí se pulía y depuraba, sonando cada vez más exquisito. Además, Svensson se convirtió en uno de los pianistas más influyentes de su generación: es difícil llevar la cuenta de los proyectos aparecidos en el presente siglo que le deben algo más que un poco de inspiración a E.S.T.

Ahora que se cumple una década desde la inesperada muerte del pianista —fallecido en un accidente de submarinismo a los 44 años—, el sello ACT rescata este extraordinario concierto grabado en Londres en 2005, en plena promoción de su célebre disco Viaticum.

Tal vez porque desde la muerte de Svensson el sello no se ha dedicado a explotar sin escrúpulos la marca E.S.T. —el único material del trío publicado en estos años es Leucocyte, último álbum grabado por el pianista, y 301, con temas sacados de las mismas sesiones—, este Live in London llega en el momento preciso para volver a escuchar al trío con frescura y perspectiva. Una escucha que resulta tan fascinante como la de los momentos más altos de su carrera y que suena mucho más redonda que otros discos en directo del trío, haciendo de él más que un recurrente homenaje a la memoria de Svensson en el aniversario de su muerte. De hecho, estos 100 minutos de nueva música se sitúan entre lo mejor de E.S.T., y nos hacen preguntarnos cuánto material de semejante categoría puede haber aún en los archivos de ACT.

Live in London. E.S.T. ACT.