Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Damien Jurado, luminosa y triste obra maestra

El nuevo disco del músico recibe una calificación de 9 sobre 10

Supuso la relación de Damien Jurado con el amante de las atmósferas Richard Swift, y aquel, su primer disco juntos, Saint Bartlett (2010), un punto de inflexión en la carrera del de Seattle: el paso de su poderosamente triste americana lo-fi a un universo en expansión, el del nuevo y psicodélico y brillantísimo, sonido Jurado, el de los conceptuales (y de otro planeta y uno alucinante): Maraqopa (2012), Brothers and Sisters of the Eternal Son (2014) y Visions of Us on the Land (2016). Y se diría que The Horizon Just Laughed reconcilia al viejo Damien (perfeccionado hasta lo indecible en Over Rainbows and Rainier, capaz de propulsarse, por momentos, en la dirección del Wonderful World de Louis Armostrong, y, la confesional y dolorosa, y muy Damien Jurado, Lou-Jean) con el que piensa seguir experimentando con todo lo aprendido en su largo e intachable trayecto, en esos 12 discos que son como 12 disparos, o 12 llamadas de teléfono que nunca esperaron respuesta.

Damien Jurado, luminosa y triste obra maestra

Artista: Damien Jurado

Disco: The Horizon Just Laughed

Sello: Secretly Canadian/Everlasting

Calificación: 9 sobre 10.

Así las cosas, The Horizon Just Laughed que se abre con un delicadísimo y atmosférico soul de raíz poderosamente íntima (Allocate), soul que se desdibuja y se convierte en oda a Nebraska y a los diez dólares que nunca, en ningún caso, nos van a poder llevar a casa en – la muy, por qué no, Kiwanuka – Dear Thomas Wolfe, y que se lanza a la conquista de un ardiente yo cada día más complejo, un yo poliédrico, punzante, y narrativo, que trae de vuelta al solitario Damien pre-trilogía Maraqopa (el Damien de Ghost of David) en la ambiciosa The Last Great Washington State, el Damien que ha vuelto al estudio – un modesto estudio de California – a producir su primer disco en 20 años. Y es que como si el tipo eternamente triste hubiera salido al mundo con una maleta vacía y hubiera vuelto luego a casa, una casa lejos de Seattle, con una brillante colección de conchas con aspecto de tipos de sonido y hubiese hecho con ellas un collage fascinante.

Abunda el nombre propio (la diminuta y susurrada Cindy Lee; el luminoso Marvin Kaplan, convertido en la intención de ser, tarde o temprano, una mera voz al otro lado del teléfono; la esperanzadora y ligeramente lisérgica, de un pop destilado en quién sabe bajo qué lúgubre palmera Forence-Jean), y la sensación de colección de polaroids (la nostálgica oscuridad de 1973, la derrota del tipo que se sabe derrotado, aunque llegue a tiempo a pagar el alquiler; el coro sangriento de la callejera y canalla Random Fearless: o el primer e inesperadísimo solo de guitarra con el que se atreve Jurado), en un álbum que viaja (del Monte Rainier de Seattle al desierto de Texas, pasando por el vacío del Medio Oeste, y aeropuertos, carreteras, estaciones de tren: el caos no se ordena y está bien que así sea) y que, dice el propio Damien, empezó siendo un sueño, y acabó convertido en otra pequeña y, a ratos, luminosa, y casi siempre, triste, obra maestra.

COMPRA ONLINE 'THE HORIZON JUST LAUGHED'

Autor: Damien Jurado

Sello: Secretly Canadian/Everlasting

Formato: CD y Disco de Vinilo

Compra desde 14,99€ en Amazon